Combinación de vacunas, ¿el futuro de la lucha contra el coronavirus?

Los resultados anunciados en un artículo publicado en Lancet informan que los programas mixtos -que involucran a Pfizer-BioNTech seguido de Oxford-AstraZeneca y Oxford-AstraZeneca seguido de Pfizer-BioNTech- indujeron altas concentraciones de anticuerpos contra el SARS-CoV2 pico de proteína IgG cuando las dosis se administraron con cuatro semanas de diferencia. Lo que sugiere que la combinación a veces supera a dos inyecciones de la misma vacuna, y una imagen similar está emergiendo de estudios alemanes.

El profesor Matthew Snape, profesor asociado de pediatría y vacunación en la Universidad de Oxford e investigador jefe del ensayo, afirmó: “El estudio Com-COV ha evaluado alternativas de mezclar y combinar las vacunas Oxford y Pfizer para ver en qué medida éstas se pueden usar indistintamente, lo que potencialmente permite flexibilidad en el Reino Unido y el despliegue mundial de las dosis. Los resultados muestran que cuando se administran en un intervalo de cuatro semanas, ambos esquemas mixtos inducen una respuesta inmune que está por encima del umbral establecido por el esquema estándar de la vacuna Oxford / AstraZeneca. Es de destacar que el orden de las vacunas marcó la diferencia, con un programa Oxford-AstraZeneca /Pfizer-BioNTech que induce anticuerpos y respuestas de células T más altas que Pfizer-BioNTech / Oxford-AstraZeneca, y ambos inducen anticuerpos más altos que los estándares autorizados, y un programa Oxford-AstraZeneca de dos dosis resulta altamente eficaz. La respuesta de anticuerpos más alta se observó después del programa de dos dosis de Pfizer-BioNTech, y la respuesta de células T más alta de Oxford-AstraZeneca seguida de Pfizer-BioNTech”.

Snape indicó que “estos resultados son una guía invaluable para el uso de esquemas de dosis mixtas; sin embargo, el intervalo de cuatro semanas estudiado aquí es más corto que el esquema de ocho a 12 semanas más comúnmente utilizado para la vacuna Oxford-AstraZeneca. Se sabe que este intervalo más largo da como resultado una mejor respuesta inmune, y los resultados para un intervalo de 12 semanas estarán disponibles en breve “.

El escenario que viene

La combinación de vacunas COVID-19 se perfila como una buena manera de brindar a las personas la protección que necesitan cuando se enfrentan a problemas de seguridad y suministros impredecibles. Las personas pueden ahora “sentirse un poco más cómodos con la idea de mezclar y combinar”, señala el inmunólogo Leif Erik Sander en el Hospital Universitario Charité en Berlín.

Los resultados también les dan a los investigadores la confianza de que la combinación de otras vacunas COVID-19, que aún no se han probado juntas, también podría funcionar. Aunque ya se han aprobado al menos 16 vacunas en uno o más países, y los estudios de combinación hasta ahora han sido pequeños.

Estos últimos análisis fueron motivados por preocupaciones sobre la seguridad de la vacuna desarrollada por la Universidad de Oxford y la compañía farmacéutica AstraZeneca en Cambridge, ambas en el Reino Unido. La aplicación se ha asociado con casos raros de una condición de coagulación de la sangre conocida como trombosis con trombocitopenia, y en marzo, algunos países europeos decidieron suspender su uso en algunos grupos de personas. Esto dejó a muchas personas parcialmente vacunadas, a menos que cambiaran a una marca diferente para su segunda dosis.

En mayo, investigadores del Instituto de Salud Carlos III de Madrid anunciaron los resultados del ensayo CombiVacS . El estudio encontró una fuerte respuesta inmune en personas que recibieron la vacuna desarrollada por la compañía farmacéutica Pfizer, con sede en la ciudad de Nueva York, y la firma de biotecnología BioNTech en Mainz, Alemania, 8-12 semanas después de recibir una dosis de la vacuna Oxford-AstraZeneca.

No hubo comparación directa con las personas que recibieron dos dosis de la misma vacuna, pero los autores encontraron que, en las pruebas de laboratorio, los que recibieron la combinación produjeron 37 veces más anticuerpos neutralizantes del SARS-CoV-2 y 4 veces más SARS. Las células inmunitarias específicas de CoV-2, llamadas células T, que las personas que recibieron una sola dosis de Oxford-AstraZeneca inyectable.

A fines de junio, habían surgido más resultados que mostraban un efecto similar. Sander y sus colegas observaron a 340 trabajadores de la salud que habían recibido dos dosis de la vacuna Pfizer-BioNTech o una inyección inicial de la vacuna Oxford-AstraZeneca seguida de una dosis de Pfizer-BioNTech. Ambos esquemas desencadenaron una respuesta inmunitaria que incluyó anticuerpos neutralizantes y células T .

Un tercer estudio, realizado por investigadores de la Universidad de Saarland en Homburg, Alemania, encontró que el régimen mixto era mejor para provocar una respuesta inmune que dos inyecciones de Oxford-AstraZeneca. También fue tan bueno o mejor que dos tomas de Pfizer – BioNTech.

Hace apenas un par de semanas el equipo detrás del ensayo del Reino Unido, conocido como el estudio Com-COV, publicó una preimpresión en línea que muestra que se obtuvo una buena respuesta inmune independientemente del orden en que se administraron las dos vacunas.

Sin embargo, los ensayos hasta ahora han sido demasiado pequeños para probar qué tan efectivas son las combinaciones de vacunas para prevenir que las personas desarrollen COVID-19. “Mientras no se tenga ningún estudio a largo plazo o de seguimiento con cálculos de eficacia, es difícil decir el nivel o la duración de la protección”, advierte Martina Sester, inmunóloga que dirigió el estudio de Saarland.

Otra limitación del trabajo hasta ahora es que no existe una manera fácil de comparar diferentes combinaciones entre estudios. “Las investigaciones de eficacia a gran escala son cada vez más difíciles·, explica Sester. Esto se debe a que, a medida que disminuyen las tasas de infección, la cantidad de personas en un estudio debe aumentar para detectar cualquier diferencia en los rangos de enfermedad. “Los ensayos que enfrentan secuencias de vacunas de combinación y combinación con un control de placebo también serían poco éticos”, agrega.

Esa es una de las razones por las que se están realizando esfuerzos para determinar un “correlato de protección “: un nivel definido de respuesta inmunitaria que confiere protección contra infecciones y enfermedades. “Esto es extremadamente urgente”, dice Sander.

Hasta el momento, ningún ensayo de combinación y combinación ha informado efectos secundarios graves. En el estudio Com-COV, la mezcla de vacunas provocó más efectos secundarios que la administración de dos dosis de la misma vacuna, según datos preliminares. Pero este no fue el caso en los estudios de Charité y Saarland o CombiVacS, donde los efectos secundarios no fueron peores que con dos inyecciones de la misma vacuna.

“Eso probablemente se deba al intervalo entre dosis”, supone Sester. Los participantes de Com-COV discutidos en el último artículo recibieron su segunda inyección cuatro semanas después de la dosis inicial, mientras que los participantes de los estudios alemanes tuvieron al menos nueve semanas entre inyecciones. Algunos participantes del Com-COV recibieron dosis en un intervalo más largo.

“Sigue habiendo algunas preocupaciones de seguridad -continúa Sander-. Se está combinando dos vacunas diferentes, las cuales pueden tener su propio perfil de eventos y efectos adversos, lo que podría amplificar cualquier problema”.

Los estudios hasta ahora han inscrito solo a unos pocos cientos de personas. Esto significa que son demasiado pequeños para detectar eventos raros como las condiciones de coagulación, que según las estimaciones actuales ocurren en alrededor de una de cada 50.000 personas después de la primera dosis de la vacuna Oxford-AstraZeneca y en menos de una de cada 1,7 millones después de la segunda aplicación. La condición también se ha asociado con una vacuna de adenovirus producida por la compañía farmacéutica Johnson & Johnson en New Brunswick, Nueva Jersey. En estudios pequeños, “uno no detecta su efecto secundario de uno en 1.000, y mucho menos de uno en 50.000”, declaró Matthew Snape, investigador de vacunas de Oxford que dirige el estudio Com-COV, en un rueda de prensa el 28 de junio pasado.

La posibilidad persistente de efectos secundarios raros es una de las razones por las que algunos investigadores recomiendan que las personas se adhieran a las dos inyecciones estándar de una sola vacuna por ahora. “En mi opinión, es mejor que se prefiera por defecto aquello en los que sabemos que funcionan y hay una cantidad conocida en lo que respecta a su seguridad”, concluye Snape.

Pero a medida que surgen nuevas variantes de SARS-CoV-2, los resultados de los ensayos de combinación y combinación podrían proporcionar a los responsables de la formulación de políticas los datos que necesitan para cambiar a combinaciones más protectoras. “Si hay una escasez mundial de una vacuna en particular, entonces, en lugar de detener el programa de vacunación, puede continuar”, sostiene Russell. En tanto Snape se vuelca por cuidar a como dé lugar.

 

Fuente: infobae.com


Loading Facebook Comments ...