Ariel Peña: Cambiar espacio por tiempo

              Por Ariel Peña /@arielpenaG

 

Emilio Archila, vocero oficial del gobierno en los diálogos con el comité de paro, anuncio que habrá participación de las regiones con más de 200  mesas y la intervención de las autoridades locales; ante esa posición surge la pregunta: ¿en qué quedan las negociaciones del pliego de emergencia, presentado hace un año al gobierno por el CNP?, porque pareciera  que el ejecutivo central con ocasión del paro utilizó como táctica, cambiar espacio por tiempo, visto que no arremetió  de manera decidida desde el primer momento en contra de las barricadas y los bloqueos, sino que fue parsimonioso evitando la confrontación con los vándalos, salvo algunas excepciones, lo que ha conducido al desgaste de la protesta, demostrándose que el gobierno  ganó tiempo.

En la segunda Guerra Mundial, la famosa Operación Barba Roja que realizaron las tropas nazis en contra de la Unión Soviética, cuyo inicio fue  hace 80 años el 22 de junio de 1941, demostró como el dictador comunista Stalin, le cambio espacio por tiempo a Hitler, quien pensó que ocupando territorios de Rusia y de otros países soviéticos, tendría una victoria rápida, pero tuvo el efecto contrario, debido a que los nazis sufrieron una humillante derrota casi 4 años más tarde; guardadas las proporciones en Colombia con el paro que se inició el 28 de abril, no obstante las pérdidas económicas sufridas, el gobierno supo enfrentar la arremetida y de esa manera erosionar la protesta, que tendrá una  importante incidencia política electoral en el 2022.

 

Como es de público conocimiento a la gruperia marxista en su aventurerismo, poco le importan las movilizaciones que buscan las reivindicaciones económicas y sociales de la población, porque lo que le interesa es  la “huelga política” para la toma del poder,  de ahí que los actos terroristas violentos  son  “la chispa que enciende la pradera”, por eso en las movilizaciones sociales hay que repudiar a los vándalos encapuchados y otra hierbas que responden a los intereses del comunismo totalitario; pero miembros de lo que llaman izquierda han  dicho con todo descaro en varias ocasiones que los encapuchados son policías infiltrados o miembros del gobierno, lo cual es un sofisma, porque si eso fuera cierto, los primeros que deberían defender el desarrollo pacífico de las movilizaciones tendrían que ser los que hacen semejantes afirmaciones, pero por el contrario a los mamertos les interesa  el caos, y ahí hemos visto a la llamada “primera línea” que mediante el terror amedranta a la ciudadanía, debido a que en la cartilla comunista los sufrimientos de las personas importan un comino.

 

El marxismo leninismo con sus diferentes remoquetes, lo que ha  buscado es desestabilizar al  Gobierno Nacional; subrayando que para el comunismo totalitario de acuerdo a las orientaciones leninistas hay que agravar el sufrimiento de las masas, para que pueda haber “una situación revolucionaria” siendo el caos el fundamento para ese objetivo, observando que en algunas oportunidades cuando en las movilizaciones hay actos  de violencia, los sectores democráticos comprometidos en las manifestaciones, no deberían permitir que los mamertos manejen la agenda de la protesta ciudadana.

 

 

La lucha social es humanista y dialéctica, pero de ninguna manera el totalitarismo comunista  puede guiarla, debido a  que los intereses mamertos son diametralmente opuestos a los del pueblo colombiano, resaltando que al marxismo por su doctrina absolutista poco le importa  las aflicciones de las masas, pues lo que le interesa es utilizarlas para alcanzar el poder político y así montar una dictadura que conducirá a la nación  a una esclavitud  vitalicia.

 


Loading Facebook Comments ...