Madrid recibe a Plácido Domingo con una ovación de 8 minutos

La ciudad de Madrid ha recibido con un estruendoso aplauso, de más de ocho minutos, a Plácido Domingo en su regreso a los escenarios. El tenor, ahora reconvertido en barítono, volvía a subirse a las tablas después de año y medio de ausencia este miércoles 9 de junio en el marco incomparable del Auditorio Nacional, en una gala a beneficio de Cruz Roja, y los espectadores le tributaron un sonoro homenaje. Emocionado, el cantante cumplía así su deseo y su promesa de volver a actuar en España después de dejar atrás las polémicas que salpicaron su vida y condicionaron su carrera recientemente.

Han sido años en los que Plácido Domingo se ha enfrentado a varias acusaciones de acoso sexual de varias mujeres, siempre a través de los medios y nunca materializadas en procedimiento legal alguno. Recientemente, también fue ingresado por Covid en un hospital de Acapulco, en México, enfermedad que ya dejó atrás igualmente.

Pues bien, este miércoles, Madrid le hizo toda una demostración de afecto a la leyenda española de la música, que este agradeció con hasta cinco bises.

Han sido casi ocho minutos en los que gran parte de los 1.620 asistentes, el aforo completo permitido en pandemia, han ido poniéndose en pie para saludar la aparición del tenor, de 80 años, en una gala benéfica titulada «#VocesResponden», impulsada por él y organizada por la Fundación Excelentia a favor de «Cruz Roja Responde» y de las personas más vulnerables afectadas por la pandemia.

Además de ciudadanos anónimos, también han querido arroparlo personalidades del mundo de la cultura y de la política, como la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz-Ayuso, que también recibió su particular sesión de aplausos al ocupar su localidad.

La espectacular Sala Sinfónica del Auditorio Nacional ha sido el espacio que ha acogido la vuelta a su ciudad bajo las notas curiosamente del aria «Nemico della patria» (Enemigo de la patria, en español) de la ópera «Andrea Chénier», de Umberto Giordano, culminada con otra cerrada ovación de los asistentes.

Como el título de la gala indicaba, el tenor madrileño no ha estado solo en su empeño filantrópico, sino acompañado de la Orquesta Clásica Santa Cecilia bajo la dirección de Josep Caballé Domenech y de otras estrellas líricas, especialmente femeninas, como la soprano uruguaya María José Siri, la argentina Virginia Tola y las españolas Ainhoa Arteta y la joven Marina Monzó.

La veterana bailaora Lucero Tena y sus castañuelas (ovacionadísima también), el guitarrista clásico Pablo Sáinz Villegas, el bajo estadounidense Nicholas Brownlee y el tenor español Jorge de León han sido otros de los invitados participantes en una gala en la que han sonado extractos de «Don Pasquale» de Donizetti, de «La Wally» de Alfredo Catalani o de «Pagliacci» de Ruggero Leoncavalli.

Las dos horas y media de concierto han transcurrido tranquilas, sin más incidentes que algún móvil inoportuno y un atril que ha decidido plegarse en plena intervención de Domingo cuando acometía «Madamigella Valéry» de «La Traviata» de Verdi. En ese momento su compañera Siri ha estado rauda reemplazándolo por otro sin que se le quebrara la voz al tenor.

Este ha regalado al público otras intervenciones de altura con algunas de sus interpretaciones más carismáticas, como «Piango, perché mi patria» del «Simon Boccanegra» o «Invano Alvaro ti celasti al mondo…» de «La forza del destino», ambas de nuevo de Verdi, el otro protagonista de la velada por su masiva presencia en el programa.

Para el cierre, no obstante, ha escogido una zarzuela, concretamente una pieza de «El dúo de La Africana», de Manuel Fernández Caballero, «No cantes más la africana», otro guiño a su casa, al género que cultivaron sus padres y al teatro al que ansía volver cuanto antes.

 

Información de OkDiario


Loading Facebook Comments ...