En Perú: invocaron al diablo y llegó

Por: Madrid Cienfuegos M.

Con el 99,99% de actas procesadas hay un virtual ganador sin todavía anunciarlo el ente comicial: Pedro Castillo de Perú Libre. Han sido unos resultados muy ajustados, donde Keiko Fujimori, dos semanas antes le remontó la cuesta y le dio la fuerte batalla en buena lid. Antes de la elección varias encuestadoras como Ipsos Perú así lo había pronosticado, que la diferencia sería entre 1% y 2%.

El escenario post electoral se viene con una fuerte inestabilidad política. El nuevo presidente asumirá un país totalmente dividido en dos mitades totalmente antagónicas. Todos los sectores llaman ahora a la paz, a la unidad. Algo que se torna muy efímero cuando el candidato del “lápiz” siempre utilizó un discurso de confrontación, de división, de amenaza, con frases como: “No más pobres en un país rico”. Y arengaba que debía haber una distribución de la riqueza a la mala.

Pedro Castillo y Keiko Fujimori

Ninguno de los dos candidatos se da por perdido.  La candidata de Fuerza Popular anuncia que su partido anunciará acciones de nulidad de un número considerable de acta ante el Jurado Nacional de Elecciones, porque están en juego medio millón de votos por maniobras del partido Perú Libre. Mientras Castillo, llama a defender en las calles los votos. Y, por su parte, las Fuerzas Armadas señalan que respetarán los resultados.

Ahora bien, el que triunfe Pedro Castillo, es responsabilidad de esa élite legislativa corrupta, especialmente la que ha gobernado durante los últimos años que hizo posible que hubiese tres presidentes después de la renuncia de Pedro Pablo Kuczynski. Congresistas que han estado implicados en actos de soborno, corrupción y otros delitos.

También su victoria se la deberá al apoyo que recibió de algunos medios de comunicación, quienes se encargaron de destruir la imagen de Keiko y enaltecer la de Castillo. Querían un cambio, y ahí lo tendrán. Tarde o temprano les pasará factura, como sucedió en Venezuela con RCTV y otras emisoras de radio.

Pedro Castillo

Fue esa otra mitad de la población pobre, desasistida u olvidada, la que se siente identificada con el maestro de escuela. Les vendió las ideas de que la riqueza del Perú será de ellos, que serán tomados en cuenta. Que falacia, ojalá fuese cierto.

En lo económico el nuevo presidente, deberá dejarse de discursos divisionarios y trabajar en una agenda enfocada en la pandemia y reactivar la economía nacional. Su mensaje deberá ser claro y creíble a los ciudadanos, porque existe esa otra mitad de la población que lo ha rechazado. Por lo tanto, deberá respetar la inviolabilidad del derecho de propiedad privada, a la libre tenencia y disposición de la moneda extranjera.

Perú, debido a sus fortalezas fiscales y monetarias, ha sido considerado un país con alto grado de inversión, y hasta el momento así continúa siendo. De acuerdo a las calificadoras crediticias Fitch Ratings, S&P y Moody´s, ocupa una mejor posición que el resto de la región, a excepción de Chile.

Sin embargo, al haber un cambio de gobierno, donde su presidente es de izquierda, y su talante es comunista, maoísta y senderista, le genera desconfianza en la calificación crediticia de las firmas financieras.

En este sentido, la firma financiera JP Morgan con respecto a las elecciones en Perú señaló que: “La postura del Banco Central es sólida pero un cambio de régimen podría provocar una rápida reducción de las reservas internacionales. La falta de credibilidad en la autoridad monetaria probablemente exacerbaría la fuga inicial de capitales con implicaciones sobre la inflación y el crecimiento”. El triunfo de Castillo, no sería un buen indicador.

En lo político, el nuevo presidente que asume el 28Jul21, promocionó durante su campaña que cambiaría la Constitución, a través de una Asamblea Constituyente, la cual deberá ser aprobada por el Congreso, con una mayoría calificada de 87 votos, pero que Perú Libre (su partido) no tiene.

Por lo tanto, Pedro Castillo, no tendrá luz verde para hacer lo que le venga en gana. Hay un Congreso de 130 legisladores, que representan a diez partidos políticos, donde si bien es cierto que Perú Libre es la bancada con mayor número de representantes (37), Fuerza Popular (partido de Keiko Fujimori) le sigue en número con 27 legisladores, y las demás agrupaciones en menor cuantía.

En este sentido, es un Congreso muy fraccionado, donde habrá muchas disputas para lograr consensos. Le vienen a Perú tiempos muy complejos con fuertes desafíos y con una población muy dividida. Los peruanos invocaron al diablo, y éste llegó. Así sucedió en Venezuela.


Loading Facebook Comments ...