Parroquia El Paraíso arriba a su 26 aniversario sumergida en el más completo estado de abandono

* Sus habitantes señalan que no se cansaran de luchar para lograr el cambio político que se requiere para poder recuperar a la parroquia, Caracas y al país en general.

 

Por ALFREDO CONDE / @Alconde

Hace poco más de 20 años llegar a la parroquia El Paraíso representaba una sensación de acogedora felicidad. Encontrarse en la Plaza Magariaga, visitar los comercios que allí se ubicaban y ver la alegría de los estudiantes de la Universidad Santa María sobrepasaba los límites de lo agradable. Lo mismo sucedía cuando el recorrido era por la avenida Páez, El Pinar con su zoológico, las Fuentes, la avenida Bernardo O’ Higgins, etc. Había orden, limpieza y seguridad, lo cual se reflejaba en los rostros apacibles y el comportamiento ejemplar de sus ciudadanos. Y no lo digo por simple retórica, lo digo muy en serio porque allí viví.

Eran tiempos en que la parroquía El Paraíso era muy joven, porque se recuerda que fue creada el 6 de junio de 1995, por lo que exactamente hoy está cumpliendo 26 años. La parroquia El Paraíso se creó a petición del concejal Héctor Urgelles en 1995, razón por la cual las parroquias La Vega, San Juan y Santa Teresa tuvieron que ceder parte de sus jurisdicciones para que la urbanización El Paraíso pasara a ser parroquia.

Hoy, lamentablemente, se encuentra en condiciones diametralmente opuestas a las que decribí al principio. Dejó de ser aquel Paraíso para convertirse en un territorio en que la angustia, la desesperación, la tristeza y la indignación se han apoderado de sus habitantes, frente a la dura realidad que viven desde que llegó el poder el régimen chavista que hoy encarna Nicolás Maduro.

 

 

EN ESTADO DE ABANDONO

La parroquia El Paraíso, ubicada en el noroeste del municipio Libertador, cuenta con una población aproximada de más 300 mil habitantes. La cuarentena por el coronavirus no permite a los vecinos de esta comunidad caraqueña celebrar su 26 aniversario, pero en realidad no hay muchas razones para ello.

“En la actualidad es notable el estado de abandono en que se encuentran monumentos que son patrimonio turístico, como lo refleja la estatua ubicada en la Plaza Washington, en que se ve cómo se cae a pedazos la figura del prócer estadounidense, ante la mirada indiferente de las autoridades del régimen que no hacen nada por su restauración”, como señaló el dirigente de Voluntad Popular Caracas y vecino de la parroquia, Ismael Mata, quien viene desarrollando un trabajo comunitario de denuncia a través de los distintos medios de comunicación, así como recorridos y visitas a los distintos sectores de la parroquia.

El dirigente de VP-Caracas, Ismael Mata, junto a vecinos de El Paraíso en la Plaza Washington.

Otra denuncia que formula el dirigente Mata es el estado de la vialidad en los distintos sectores, en la que existen calles con huecos de años, el deterioro de las aceras, el alcantarillado sin tapas y la cantidad de basura que abunda en las vías. “De El Paraíso solo el nombre es lo que queda, porque en más de tres períodos municipales que han pasado ninguno de los alcaldes dieron soluciones a los problemas, al mostrar solo una total inoperancia y burla hacia los habitantes con puros paños de agua caliente”, afirmó Mata.

 

La parroquia El Paraíso, ubicada en el noroeste del municipio Libertador, cuenta con una población aproximada de más 300 mil habitantes. La cuarentena por el coronavirus no permite a los vecinos de esta comunidad caraqueña celebrar su 26 aniversario, pero en realidad no hay muchas razones para hacerlo.

 

INSEGURIDAD Y SERVICIOS

PÚBLICOS EN RUINAS

Por otra parte, vecinos de la parroquia El Paraíso, tal es el caso de Beatriz Rachadel, señala que “lo que más preocupa y atemoriza es la inseguridad que se vive en los sectores, donde son blancos constantes del hampa y a su vez sufren los embates de lo que se vive en la Cota 905, por los constantes tiroteos donde han sido heridos innumerables vecinos y hasta han muerto por las balas perdidas”, por lo que aseguro que “la vida de los ciudadanos ha quedado a la voluntad de Dios, porque al régimen de Maduro esa situación se le escapó de las manos completamente”.

Entretanto, Victoria Peña, también residente de El Paraíso, denunció la crisis del agua que se vive en la parroquia, por una perpendicular que está al lado de las Residencias Villa Madrid y del concesionario Ford de la parroquia. “Es increíble que el año pasado reportara este enorme bote de agua en el aniversario 25 de la parroquia y hoy en el aniversario 26 sigue el mismo problema por la incompetencia de las autoridades”, subrayó.

Este hueco que se encuentra en el sector Casco Central de la parroquia tiene 13 años sin reparar. Más de tres periodos municipales y sin respuesta alguna.

“El impacto ambiental y sanitario es bastante alarmante debido a que disminuye la calidad de vida, los botes de aguas negras o residenciales son de origen urbano que provienen de viviendas, sus principales contaminantes son el nitrógeno y fósforo, compuestos orgánicos, baterías coniformes fecales, materia orgánica, entre muchos otros”‘, agregó.

Peña detalló que esto representa un riesgo de salud pública sobre todo en países que tienen recursos económicos limitados y su sistema de atención médico está debilitado, factores que se evidencian en Venezuela y se intensifican por la poca distribución de agua potable en los hogares.

 

Más de dos años tiene este bote de agua sin ningún tipo de solución y afecta a los habitantes de la parroquia El Paraíso.

EL URGENTE CAMBIO POLÍTICO

Muchos habitantes y líderes comunitarios siguen comprometidos y usan las redes sociales y grupos de WhatsApp para informar sobre sus necesidades y exigir respuestas sobre todo en cuanto a los servicios públicos que cada son más precarios o inexistentes.

Los vecinos de esta jurisdicción son unos de los más aguerridos de las 22 parroquias que componen el Distrito Capital, pues no se cansan de alzar su voz de protesta por cualquier vía ante las necesidad y exigencias del colectivo.

El dirigente Ismael Mata, también habló del estado en que se encuentra la vialidad en la parroquia El Paraíso, como es el caso de la populosa zona popular de La Coromoto “donde el deterioro es notable y el colapso hasta de obras inconclusas son una muestra de la corrupción y desidia de los gobernantes que no se ocupan de atender la verdadera problemática de los habitantes”.

Mata indicó que “para cambiar la realidad de deterioro, olvido y abandono de la parroquia el Paraíso hace falta un cambio político integral, para poder contar con autoridades comprometidas con los ciudadanos en todos los niveles y así dar efectivas respuestas a las necesidades de los habitantes. Eso pasa por tener un buen alcalde de Libertador y unos concejales que legislen para el beneficio de los caraqueños. Eso pasa por el control y rendición de cuentas de todas la gestiones de políticas públicas que se realicen, porque el país en este momento es un desastre total precisamente por la anarquía y la corrupción”.

Pero no todo es malo en la parroquia. El dirigente de Voluntad Popular Caracas, Ismael Mata, junto a activistas y vecinos de la comunidad pudieron conocer la historia del señor Norberto Castillo, quien tiene un puesto de flores de más de 50 años, quien dice que trabaja ahí y ha visto cada evolución de la parroquia. Hoy se siente muy triste al ver la condición de deterioro y abandono en que está sumida, pero apuesta que muy pronto pueda recuperar su esplendor y vuelva hacer como es llamada un paraíso terrenal de belleza y que provoque recorrerla en su máximo esplendor.

 

Norberto Castillo (en el extremo derecho), tiene un puesto de flores hace más de 50 años. Dice haber visto la evolución de la parroquia y le da dolor ver su estado actual.

 


Loading Facebook Comments ...