OVP: Por presuntas represalias suspendieron suministro de agua y alimentos en el retén de Cabimas

Reclusos del Centro de Detenciones y Arrestos Preventivos de la Costa Oriental del Lago, conocido como el retén de Cabimas, ubicado en el estado Zulia, denunciaron que tienen dos días sin suministro de agua y alimentos.

Aunque el retén de Cabimas es un recinto policial, donde los detenidos no deberían permanecer por más de 48 horas, la situación allí es distinta. En este lugar hay presos con hasta diez años de reclusión, no hacen traslados a centros penitenciarios y tampoco hay planes de descongestionamiento.

La población actual es de 1.025 privados de libertad y el suministro de los alimentos, como en todos los centros de detención del país, depende de los familiares.

En vista de la situación del transporte y la falta de gasolina en la región, a estos presos les permiten el ingreso de comida cruda semanalmente para que ellos mismos la preparen dentro del recinto. No tienen un día específico para que los familiares les lleven los alimentos, todos los días está permitido en un horario comprendido entre las 10:00 de la mañana y 12:00 del mediodía.

No obstante, desde hace dos días funcionarios de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB), quienes están a cargo de la revisión de los alimentos, suspendieron el suministro de cualquier tipo de comida o agua potable, la cual también debe ser comprada a diario por los reclusos porque no tienen distribución de agua por tubería.

En ese sentido, los presos del retén de Cabimas explicaron al equipo del Observatorio Venezolano de Prisiones (OVP) que hace algún tiempo hicieron un pozo para obtener agua, pero la que llegaba era del lago de Maracaibo, un líquido totalmente salado y contaminado que no es apto para el consumo humano. Aún así, hay personas que carecen de recursos para adquirir el agua potable a través de un camión cisterna y no tienen otra opción que tomar el agua del pozo, así como también la usan para su aseo diario. Muchos de ellos sufren enfermedades en la piel.

Por represalias

Este martes 4 de mayo, además de negar el pase de los alimentos y el agua potable, el retén de Cabimas fue rodeado por funcionarios de la GNB y del Comando Nacional Antiextorsión y Secuestro (CONAS).

Según denunciaron los presos al OVP estaban presentes dos tanquetas, algunos vehículos llamados “machitos” y muchos de los funcionarios vestían con uniforme de orden público, llevaban armas largas y tenían rodeado todo el recinto, aún cuando en el lugar no se había registrado ningún hecho violento que ameritara su presencia o intervención.

Los reclusos relataron que la medida se debe a un hecho que se registró en el municipio Santa Rita, donde atacaron un comando de la GNB. En el ataque violento murió un funcionario castrense, mientras que los presos desmintieron su participación en el hecho.

Cabe recordar que dentro del retén de Cabimas se encuentran 75 mujeres privadas de libertad, algunas de ellas embarazadas, y 115 presos que están enfermos con tuberculosis, quienes necesitan agua y alimentos para continuar sobreviviendo. En ese sentido, claman a las autoridades que atiendan a estos enfermos y les suministren medicamentos.

Comunicado de prensa


Loading Facebook Comments ...