Los choques en Irlanda del Norte deben acabar antes de que alguien muera, dice ministro

Los estallidos de violencia callejera en Irlanda del Norte deben cesar antes de que alguien muera, dijo el jueves el ministro irlandés de Asuntos Exteriores, Simon Coveney, quien pidió a los líderes políticos y locales que colaboren para rebajar la tensión.

El gobierno norirlandés celebrará una reunión informativa de urgencia este jueves sobre la escalada de disturbios que se produjo durante la noche, con enfrentamientos, continuos ataques a la policía y el incendio de un autobús secuestrado.

La violencia se produce en medio de la creciente frustración de muchos unionistas probritánicos ante las nuevas barreras comerciales posteriores al Brexit entre Irlanda del Norte y el resto del Reino Unido, que muchos advirtieron que podrían ser el detonante de violentas protestas.

“Esto tiene que parar antes de que alguien muera o resulte gravemente herido”, dijo Coveney a la cadena nacional RTE, calificando de “especialmente preocupante” la extensión de la violencia a un enfrentamiento entre las comunidades unionistas y nacionalistas irlandesas.

“Son escenas que no hemos visto en Irlanda del Norte desde hace mucho tiempo, son escenas que mucha gente creía relegadas a la historia y creo que tiene que haber un esfuerzo colectivo para intentar rebajar la tensión”.

Grandes grupos se lanzaron fuegos artificiales, ladrillos y cócteles molotov desde ambos lados de uno de los llamados “muros de la paz” de Belfast, que han dividido a las dos comunidades en algunas partes de la ciudad desde que comenzara el conflicto norirlandés hace más de 50 años.

Algunas partes de la región siguen profundamente divididas, 23 años después de que un acuerdo de paz pusiera fin en gran medida al derramamiento de sangre. Muchos nacionalistas católicos aspiran a la unificación con la República de Irlanda, mientras que los unionistas protestantes quieren permanecer en el Reino Unido.

El primer ministro británico, Boris Johnson, se mostró “profundamente preocupado” por la violencia, que ha causado decenas de policías heridos en los últimos días. Al menos siete agentes resultaron heridos el miércoles, según declaró a la BBC de Irlanda del Norte el presidente de la Federación de Policía de la región, Mark Lindsay.

Aunque los políticos norirlandeses de los bandos condenaron los enfrentamientos, los nacionalistas irlandeses y los rivales unionistas que lideraron su coalición de poder compartido obligatorio se culparon mutuamente.

El Sinn Fein y otros partidos han acusado al Partido Unionista Democrático (DUP) de la primera ministra norirlandesa, Arlene Foster, de avivar las tensiones con su firme oposición a las nuevas barreras comerciales que muchos unionistas consideran que borran parte de su identidad británica.

El DUP, a su vez, ha señalado la decisión de la policía de no procesar a los nacionalistas irlandeses del Sinn Fein por un gran funeral celebrado el año pasado que infringió la normativa para contener la propagación de la COVID-19. También pidió que el jefe de policía de Irlanda del Norte dimitiera por este asunto.

Coveney, que habló con el ministro británico de Irlanda del Norte sobre la violencia a última hora del miércoles, dijo que una serie de factores estaban inflamando la división y la polarización, y que los acuerdos del protocolo post-Brexit son claramente uno de ellos.

“No creo que un vacío político en el que todos hablamos por separado en lugar de hacerlo juntos con una sola voz sea la forma de mostrar liderazgo en nuestra comunidad”, dijo a la BBC la ministra de Justicia de Irlanda del Norte, Naomi Long, del partido intercomunitario Alianza.

Fuente: Reuters

 


Loading Facebook Comments ...