“El Catire” se dedicaba a extorsionar comerciantes en Táchira: les exigía 3 millones de pesos colombianos “para no matarlos”

Una banda que se dedicaba a cometer extorsiones en la zona norte del estado Táchira, amenazando de muerte a sus víctimas, fue desmantelada por efectivos del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas, delegación municipal La Fría, que lograron la captura de uno de sus supuestos integrantes y busca a otros que, de acuerdo con la versión suministrada por las autoridades, están plenamente identificados.

 

El comisario general Wílmer Uribe Guerrero, director del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (CICPC), del Táchira, dijo que desde hace varias semanas los detectives se encontraban tras la pista de sujetos que se dedicaban a cometer este tipo de delitos y que particularmente se presentó un caso que fue clave para la investigación, debido a que durante un intento por cobrar una fuerte suma de dinero a un conocido comerciante de la zona norte dejaron una serie de cabos sueltos, que no fueron desaprovechados por los investigadores, relató lanacionweb.com.

 

TRES MILLONES DE PESOS

Dijo el jefe policial que todo comenzó cuando un comerciante de La Palmita, municipio Panamericano, empezó a recibir llamadas telefónicas a su celular por parte de sujetos que se identificaron como integrantes de una organización irregular y que exigían el pago de tres millones de pesos colombianos -unos 820 dólares o 1.640.000.000 de bolívares-, para no causarle ningún daño a él, ni a ninguno de los integrantes de su grupo familiar.

 

La persona era acosada telefónicamente y una vez que los detectives del CICPC La Fría dan inicio a las investigaciones, determinan que el aparato del cual provenían las llamadas está afiliado a una empresa de telefonía colombiana. No obstante, se comienzan a realizar los trabajos utilizando como base el celular de la víctima y se cumple con un par de las labores de inteligencia policial e investigaciones de campo, que resultan positivas.

 

Los expertos en telefonía del CICPC logran establecer que las llamadas no provenían de territorio colombiano, sino de la zona norte, y a través de una triangulación se ubica, como lugar de origen, el municipio Samuel Darío Maldonado, hasta donde se trasladan los investigadores en busca de mayores detalles.

 

IDENTIFICADO “EL CATIRE”

El comisario Uribe Guerrero destaca la labor de los detectives, que bajo el comando del comisario

 

César Zambrano Pérez, jefe del CICPC La Fría, logran establecer que un sujeto, conocido como “El Catire”, sería el responsable de varios casos de extorsión cometidos en poblaciones al norte del estado Táchira. En poco tiempo logran identificarlo como José Alberto Méndez Guzmán, de nacionalidad venezolana y 42 años de edad, quien utiliza para desplazarse una motocicleta marca Keeway, color rojo, que de inmediato comienzan a buscar.

 

 

José Alberto Méndez Guzmán, alias “El Catire”, de nacionalidad venezolana y 42 años de edad, quien utilizaba para desplazarse una motocicleta

 

Los funcionarios logran interceptar y verificar la identidad de al menos veinte motociclistas que tripulaban máquinas con las características de la buscada, hasta que el pasado 27 de marzo, en horas de la noche, se percatan de una motocicleta roja que se desplazaba por la carretera Panamericana, la cual logran interceptar a la altura del peaje de La Palmita. Era conducida por Méndez Guzmán, el ciudadano que aparecía investigado en el caso de extorsión.

 

 

El hombre es trasladado a la sede del CICPC de La Fría para ser entrevistado. En tanto se logra averiguar que un sujeto, conocido con el apodo de Perico, con residencia en Caño Amarillo, municipio Samuel Darío Maldonado, también está involucrado en el hecho, por lo que un grupo de funcionarios parte en su búsqueda, pero al llegar al lugar se enteran que el hombre, al conocer de la detención de Méndez, optó por huir. Quedó identificado como J. González Sánchez. Así mismo, se identifica a otras dos personas vinculadas al hecho, incluyendo a una mujer, familiar cercano de la víctima, quien fue la persona que supuestamente aportó detalles a Perico para que cometiera la extorsión, por lo cual recibiría una parte del dinero cobrado.

 

El director del CICPC Táchira dijo luego que, a pesar de la fuga del sospechoso, se procedió al allanamiento de su vivienda en Caño Amarillo, donde fue encontrado un equipo de telefonía celular, que fue sometido a detallado análisis que permitió establecer que era el mismo aparato utilizado para establecer contacto con la persona víctima de la extorsión. En cuanto al ciudadano J. González Sánchez, alias “Perico”, se descubre que aparece solicitado, con fecha 17 de febrero del 2017, por el Juzgado I de Ejecución del estado Táchira, por cómplice no necesario en el delito de homicidio calificado por motivos fútiles.

 

Uribe se abstuvo de revelar las identidades de otros involucrados y explicó que el caso pasó a las órdenes de la Fiscalía XXXIII del Ministerio Público, de la circunscripción judicial del estado Táchira, junto a la evidencia incautada, consistente en una motocicleta, marca Keeway, modelo Horse II, color rojo, sin placas de identificación, y dos teléfonos celulares vinculados al caso.

 

‏-vía lanacionweb.com


Loading Facebook Comments ...