Manipular información sobre la COVID-19 atenta contra esfuerzos para controlar la enfermedad

  • En las conclusiones del foro Salud: COVID-19, vacunación y Contraloría Ciudadana, los ponentes resaltaron el mal manejo de la pandemia por parte del régimen, que irresponsablemente oculta las cifras reales de contagiados y fallecidos, las cuales son muy superiores a las que informa a diario. 
  • Además, señalan a Maduro de politizar el tema y de establecer un orden de prioridades para la vacunación en el que se favorece más a la cúpula de su régimen y no a los grupos que se anteponen en el mundo entero.

Por ALFREDO CONDE

En las redes sociales se puede percibir la delicada situación que se vive en Venezuela por el notable incremento de casos de la COVID-19. Lo que en su mayoría se divulga en esos canales de comunicación corresponde a la realidad de los ciudadanos del país, quienes denuncian e informan de una manera tan contundente sus padecimientos, que contrastan por completo con lo que dice el régimen de Nicolás Maduro cada día.

Hemos leído a usuarios que señalan que el Twitter se ha convertido en un medio en el que prevalecen los obituarios y ha llegado a convertirse en principal tendencia la etiqueta #QEPD, que como sabemos quiere decir qué en paz descanse

En los últimos días también han denunciado la cantidad de fallecidos por coronavirus que han llegado a la morgue Bello Monte de Caracas y el alto número de cremados en algunos cementerios, por lo que al sacar cuentas se percatan que en nada se parecen a la cantidad de fallecidos diarios que anuncia el régimen a diario.

La desinformación también se presenta con el tema de las vacunas. Son contados los países del mundo en que los planes de vacunación contra la COVID-19 y todo lo referente a ello no son divulgados con total transperencia y prontitud, como debería ser, por ser un problema de salud pública o mejor, mundial. Aquí en Venezuela impera el secretismo o declaraciones que se traducen o parecen solo vagas ideas que en el fondo no le dicen nada a la población ni al personal sanitario del país. Esto es grave.

Las cifras que manejan organismos serios y confiables sobre la vacunación en América Latina colocan a Venezuela en una situación de alarma. La mayoría de los países comenzaron a inmunizar a sus ciudadanos entre diciembre y enero, destacando Chile, que presenta la tasa más alta de vacunados (más de 4 millones) por cada 100 mil habitantes. Mientras en Cuba ni siquiera han comenzado, a la espera de las vacunas que desarrollan en sus laboratorios, como la Abdala y Soberana 02.

Venezuela, en cambio, apenas ha recibido 750 mil dosis y hasta el 4 de marzo solo había vacunado a un insignificante 0,1% de la población, según datos de Our World in Data. Nuestro país es superado por amplio margen por Chile, Argentina, Brasil, México, Costa Rica y Colombia, entre otros.

Aún así, el régimen de Nicolás Maduro ha rechazado de manera caprichosa el ingreso al país de las 12 millones de dosis de la vacuna AstraZeneca, que se lograron garantizar a través del mecanismo COVAX, gracias al acuerdo alcanzado por la legítima Asamblea Nacional electa en el 2015, que bien podrían ser empleadas a grupos priorizados como lo son el del personal de salud, adultos mayores  y ciudadanos de alto riesgo, es decir, aquellos que presentan patologías que los colocan en plano de mayor vulnerabilidad. 

 

Uno de los más graves problemas que tenemos en esta pandemia es la desinformación del régimen y no hablar con la verdad, porque eso impide a los infectólogos, médicos, personal de enfermería y trabajadores de la salud en general, poder encarar como es debido esta terrible situación”. 

 

Para el régimen el orden de prioridades es distinto al que vemos en el mundo. Desde que llegó el primer lote de 100.000 vacunas Sputnik V de Rusia, el propio Maduro, quien ya se vacunó, habló que las dosis eran para el personal médico, militantes chavistas, personal militar y de altos cargos de su régimen, miembros del Psuv, gobernadores, alcaldes y policías. Como era lógico, la inconformidad y la irritación se apoderaron de inmediato de la ciudadanía en general.

Por cierto, aunque Maduro nombró a los médicos del país (lo correcto era nombrar al personal sanitario), el número de vacunados a la fecha, según nos han reportado, es en extremo bajo.

 

El cardiólogo y médico intensivista, Reinaldo Contreras, quien fue uno de los ponentes del foro, ha hecho público sus llamados al régimen de Maduro para que permita el ingreso de las vacunas del mecanismo COVAX, por ser una posibilidad real para evitar más muertes entre el personal sanitario del país.

 

LA VERDAD EN UN FORO

Sobre todo lo anterior y mucho más se habló durante el foro Salud: Covid-19, Vacunación y Contraloría Ciudadana. El coloquio, auspiciado, programado y realizado por el Frente Amplio Profesional y la Confederación de Profesionales Universitarios (Confepuv), fue moderado por la doctora la Dra. Margarita Zurita, presidenta de Confepuv, y contó con la participación como ponentes del doctor Enrique López-Loyo, presidente de la Academia Nacional de Medicina, la doctora Mercedes De Freitas de la Organización Transparencia Venezuela, el doctor Reinaldo Contreras, médico cardiólogo e intensivista y la licenciada Zuleida Cuiba, presidenta del Colegio de Profesionales de Enfermería del estado Anzoátegui, así como la del diputado a la legítima Asamblea Nacional por Caracas y al Parlasur, Rafael Veloz García.

 

El régimen de Maduro no presta atención a las alertas y sugerencias de la Academia Nacional de Medicina, que preside Enrique López-Loyo, para el manejo de la pandemia, lo cual es algo insólito.

 

Después de las brillantes exposiciones que se presentaron durante el foro, en el cual se abordó con suma claridad y objetividad la situacion de la pandemia, las vacunas y la contraloría social en Venezuela, salieron a la luz importantes aportes, que deben conocer los ciudadanos, como destacó la doctora Zurita, quien indicó que “uno de los más graves problemas que tenemos en esta pandemia es la desinformación del régimen y no hablar con la verdad, porque eso impide a los infectólogos, médicos, personal de enfermería y trabajadores de la salud en general, poder encarar como es debido esta terrible situación. Pero a la vez si se minimiza lo que sucede y no se presenta en su real magnitud, pues la gente se relaja más y no acata como debe las medidas de protección personal.

 

La doctora Mercedes De Freitas de la Organización Transparencia Venezuela, durante su intervención en el foro Salud: Covid-19, Vacunación y Contraloría Ciudadana

 

CONCLUSIONES Y SUGERENCIAS

Al final del foro los organizadores y participantes del mismo acordaron que las conclusiones, observaciones, informaciones y sugerencias había que hacerlas llegar a toda la sociedad civil.

 

Entre las sugerencias volvieron a llamar a la ciudadanía a cuidarse:

  1. a) Cumplir el aislamiento físico.
  2. b) Abstenerse de salir a la calle excepto por una real necesidad. 
  3. c) Mantener el distanciamiento de 1,5 a 2 metros de distancia con otras personas. 
  4. d) Usar permanentemente la mascarilla o tapabocas.
  5. e) Lavar las manos y el uso de alcohol o gel desinfectante de manera frecuente.
  6. f) Evitar reuniones sociales, especialmente con personas que no convivan en la misma casa. 
  7. g) NO automedicarse ni comprar “Combos anti COVID-19. 
  8. h) Consultar a los servicios hospitalarios ante la sospecha de haber contraído el virus. 
  9. i) Colocarse la vacuna cuando sea llamado para tal fin. 

j). No hacerse eco de noticias falsas o bulos. 

 

Entre las conclusiones resaltaron que consideran que las directrices del régimen de Nicolás Maduro “no son las más justas y sí las más erradas desde el año pasado, ocultando la realidad por la cual atraviesa la población venezolana. Esto viene acompañado por la existencia de un subregistro de las condiciones de morbimortalidad en la población”, afirman.

Por otro lado, señalan que “se encuentra politizado el supuesto

plan de vacunación, no dando la atención prioritaria al personal de

salud, lo cual queda en evidencia en las cifras de fallecidos desde que llegó al país la pandemia, algo que no pueden ocultar, porque el personal de salud se ha encargado de divulgar la realidad”. “Esto último es motivado porque quien ocupa la silla de Miraflores, junto a los que colocó al frente para manejar todo lo relacionado con la pandemia, no toman en cuenta las recomendaciones de la más alta autoridad en lo científico como es la Academia Nacional de Medicina”, subrayan.

 

La presidenta del Colegio de Enfermería del estado Anzoátegui y líder social de la entidad, Zuleida Cuiba, expuso la delicada situación por la que atraviesa su gremio en todo el territorio nacional.

 

La doctora Olivia Zurita, presidenta de la Confederación de Profesionales Universitarios de Venezuela (Confepuv), fue la encargada de moderar el foro Salud: Covid-19, Vacunación y Contraloría Ciudadana.

 

El parlamentario Rafael Veloz habló con claridad sobre la aberración que significa polititizar el tema de la pandemia de la COVID-19 en Venezuela.

 

BIENVENIDAS TODAS LAS VACUNAS MENOS LOS PROYECTOS DE VACUNAS

“No rechazamos ninguna vacuna real, segura y efectiva; rechazamos las vacunas que estén en proyecto, como por ejemplo la Soberana 02 cubana que quieren imponer. Afirmamos categóricamente que no podemos seguir permitiendo que los venezolanos sean tratados en ensayos como conejillos de indias. De igual manera debemos insistir que se realice la contraloría ciudadana debido a que es mucho dinero para el plan y estamos claros en cuanto al virus de la corrupción imperante en el país”, afirmaron los ponentes.

Por último, alertaron y llaman a la ciudadanía a que “deben reclamar su derecho a la vida y salud”. Y recomendaron a quienes dirigen el Ministerio del Poder Popular para la Salud, que aplicar las vacunas en los llamados hospitales centinelas “no es lo apropiado desde el punto de vista de los estándares de la salud”.

 

Twitter: @Alconde


Loading Facebook Comments ...