¿Le piden que sea valiente o gafo? Una carta muy inteligente dirigida a Juan Guaidó por el movimiento autodenominado “Volver al voto”

Por Agapito Garrido C.

Nos llama la atención una carta “abierta” dirigida a Juan Guaidó dirigida por el movimiento “Volver al voto”, y decimos que inteligente porque no contiene las recurrentes diatribas e insultos que ya nos tienen acostumbrados los dirigentes que asumen o dicen asumir liderazgo dentro de la oposición, y precisamente si de algo adolece esa oposición es de falta de inteligencia política para volver sus acciones racionales  entorno a los objetivos que ha enarbolado con bombos y platillos, y que a estas alturas lucen río seco y estéril.

Y es inteligente dicha carta porque comienza por reconocer a Guaidó el “liderazgo que usted encarna en una parte importante del pueblo venezolano y el reconocimiento internacional que ha concitado”, lo que en este trópico venezolano de la política no es usual que los movimientos asuman el reconocimiento de las virtudes ajenas, reconociéndole el coraje que ha tenido el “presidente encargado” en su accionar quijotesca en Venezuela.

Juan Guaidó

Líneas más abajo le piden que dé un vuelco a la situación política que se vive en Venezuela.

Pero más abajo aún, le imputan que el mantra guaidonista “cese a la usurpación, gobierno de transición, elecciones libres” no ha cosechado ningún éxito, y que por lo tanto, lo aconsejable es echar esas banderas a un lado y tomar nuevos rumbos.

Lanza la idea-esta carta pública a Juan Guaidó- que se debe seguir luchando por mejorar las condiciones  electorales, “pero este esfuerzo no puede convertirse en una excusa para seguir insistiendo en el llamado al cese de la usurpación”.

Y aquí está el pero… Esta carta le recrimina prácticamente a Juan Guaidó que no ha usado su otro lema: que todas las cartas están sobre la mesa, siendo obvio, en el contexto del discurso de la carta, que una de las cartas de la oposición es la electoral, pero le espetan que debe poner fin al objetivo del cese a la usurpación, es decir, le ponen como condición que reconozca a Maduro como presidente y que deje de llamarse presidente interino; por supuesto, todo esto en entrelíneas, en el contexto del discurso de la carta que le dirigen a Guaidó.

Y es obvio, si Juan Guaidó reconoce a Maduro como presidente todo el andamiaje de las sanciones se vendrían abajo porque estas cabalgan sobre el hecho de que Maduro es un usurpador, y precisamente, sabemos que Jorge Rodríguez ha ido a las mesas de diálogo con esta propuesta: reconocimiento por parte de la oposición al gobierno de Maduro para que este le abra las puertas de la participación política-electoral, con lo cual desmontarían las sanciones que es lo que tiene asfixiado al gobierno chavista.

Es decir, lo que esta carta pública le está pidiendo a Juan Guaidó no es concha de ajo, es que desmonte toda la política sobre la que ha cabalgado las sanciones contra el presidente Nicolás  Maduro, y es por eso que explícitamente la carta le pide expresamente a Guaidó que se olvide del cese de la usurpación.

Juan Guaidó está viendo el tablero y sabe que no es fácil mover la pieza que esta carta pública le está pidiendo que haga: sabe que si la mueve todo un mundo se le vendría abajo, y tal vez muera, políticamente,  debajo de tales ruinas.

¿Le están pidiendo que sea valiente o gafo?

Pero no hay dudas que el juego por ahora sigue trancado y…  Jorge Rodríguez tiene la “cochina”.

 

Carta Pública a Juan Guaidó by TalCual


Loading Facebook Comments ...