¿Makro se va o no de Venezuela? ¿El “socialismo” también la destruyó?: esto es lo que se sabe

Este martes 23 de febrero se ha hecho viral en las redes sociales la noticia sobre la supuesta venta de la cadena holandesa de tiendas de autoservicio de ventas al por mayor de insumos comerciales Makro.

 

La información, que no ha sido confirmada de forma oficial la propia empresa, fue difundida por el usuario de la plataforma digital Twitter identificado como RDA (@OWeapons), que “¡Hoy la cadena Makro está liquidando los activos con la venta de sus 11 locales en 30.000.000 de dólares! ¡Se van de Venezuela gracias a la plaga roja!”

 

Aunque el propio usuario se negó a confirmar si ciertamente Makro cancela sus operaciones en Venezuela, sí hizo referencia a una información que posee del ramo inmobiliario -la cual tuiteó-, en la que la cadena de tiendas holandesa estaría vendiendo sus propiedades en el país,

 

“Si es o no es verdad, no podría asegurarlo, pero no hay ningún intermediario que se le ocurra rayarse vendiendo esas 11 propiedades emblemáticas si no fuere verdad”, añadió en otro tuit @OWeapons, en el que mostró una captura de pantalla de una cadena difundida en el servicio de mensajería instantánea WhatsApp sobre la puesta en venta de bienes que serían propiedad de Makro.

 

 

LA REALIDAD Y LA FALTA DE INFORMACIÓN ALIMENTAN ESPECULACIONES

Quien tuvo la oportunidad de conocer estas tiendas años atrás y las compara con su situación actual, apreciará que el declive es evidente: sus inmensos galpones, otrora repletos de casi cualquier cosa que se quisiera comprar, hoy lucen vacíos, casi fantasmagóricos, al punto que lo que principalmente se expenden son alimentos de alta rotación.

 

  • EL DATO: Makro fue intervenida por el régimen de Nicolás Maduro en noviembre 2017, lo que significó el inicio de la debacle de lo que una vez fue una exitosa cadena de tiendas en Venezuela

 

En el caso de la súpertienda Makro ubicada en La Yaguara, en el municipio Libertador de Caracas, con solo llegar a la entrada se percibe cómo la crisis dinamitó lo que una vez fue una empresa próspera: un estacionamiento dispuesto para clientes prácticamente desolado, mientras que al ingresar al local lo que llama la atención es la cantidad de espacios y anaqueles vacíos, situación que se repite incluso en el área de las proteínas, donde la mayoría de las cavas no están operativas, y solo algunas son las dispuestas para exhibir carnes, pollos, pescados y otros alimentos.


Loading Facebook Comments ...