Marco Cardozo: Todas las Empresas Básicas de Guayana están a punto de un cierre técnico

  • El dirigente político de VP-Gremios en el estado Bolivar afirma que las industrias de la Corporación Venezolana de Guayana “están totalmente inoperantes o en su mínima capacidad de producción y trabajo”.
  • “La ineficiencia, la corrupción, la falta de gerencia, las malas decisiones, la crisis eléctrica, han sido el común denominador de la debacle de las empresas básicas de Guayana”, señala.

Por ALFREDO CONDE

El dirigente de Voluntad Popular-Gremios en el estado Bolívar, Marco Carlo Cardozo, en entrevista exclusiva para CCNesnoticias, presentó el dantesco escenario en que se encuentran las empresas de la Corporación Venezolana de Guayana y de la destrucción que ha generado el extractivismo minero en la entidad. Y afirma que está claro que solo un urgente cambio de gobierno puede revertir esta situación.  

Cardozo subraya que las Empresas Básicas de Guayana “están totalmente inoperantes o en su mínima capacidad de producción y trabajo (…) Las empresas del conglomerado, aunque no están paradas al 100%, están en un mínimo histórico de funcionamiento o a punto de un cierre técnico”. 

 

TRABAJADORES PASANDO PENURIAS

– El estado Bolívar sin lugar a dudas es de suma importancia en el desarrollo del país y para su recuperación económica. En fechas recientes hemos observado protestas de los trabajadores de las Empresas Básicas de Guayana y eso es preocupante. ¿Qué sucede con ellos? ¿Cuáles son en concreto sus reclamos?

-Siempre antes de iniciar es bueno contextualizar a los lectores en cuanto al tema, por lo tanto comienzo indicándoles que las Empresas Básicas de Guayana son un conglomerado de compañías, pertenecientes al Estado Venezolano, situadas en Puerto Ordaz, Municipio Caroní del estado Bolívar. Este conjunto de empresas industriales se encarga de operar los recursos mineros, diseminados por toda la entidad, tales como hierro, bauxita, oro, y otros minerales, así como de gestionar los recursos forestales e hidroeléctricos. Entre estas empresas y muchas con características estratégicas podemos mencionar  a Alcasa, Alucasa, Alunasa, Bauxilum, Venalum, Briquetera del Caroní, Briquetera del Orinoco, BriqVen, Cabelum, Carbonorca, Comsigua, Conacal, CVG Internacional, CVG Minerven, Ferrocasa, Ferrominera, Refractarios, Rialca, Sidor y Tecmin.

-La instalación de estas empresas comenzó en la década de 1960 hasta finales de 1990, que es cuando inicia su debacle. Generó el asentamiento y desarrollo próspero de una nueva población bien llamada como Ciudad Guayana, emporio empresarial, los urbanismos, avenidas y centros comerciales crecieron vertiginosamente, así como la generación de empleos directos e indirectos, que eran una referencia nacional.

-En el caso de los trabajadores y sus convenciones colectivas en estas industrias eran de las más apetecibles. Un trabajador gozaba de beneficios privilegiados, como seguros de HCM con las mejores clínicas, beneficios de juguetes para sus hijos, que pocas empresas podían entregar, el paquete de sueldos y salarios, vacaciones, bonos y utilidades, cubrían con holgura todas las necesidades del núcleo familiar de un trabajador. Adicional a ello las condiciones de trabajo eran adecuadas y satisfactorias, todos los trabajadores que vivían en ciudades distintas al centro de trabajo contaban con transporte, les eran suministrado sus uniformes y artículos de seguridad.

-Y cuando hablamos de un grupo de trabajadores hay que destacar que no era menor de 20.000 personas, distribuidas entre todas estas industrias, que con este cúmulo de beneficios, daban al estado una movilidad económica y de desarrollo que no solo se percibía sino que se sentía a simple vista.

-Ahora bien, los trabajadores y sindicatos de estas empresas básicas son luchadores natos de las reivindicaciones laborales, las protestas y pronunciamientos eran comunes en esta luchas, pero el deterioro progresivo bajo una anomalía de corrupción y deterioro del sistema laboral nacional, fue socavando la capacidad de reacción de los trabajadores.

-Hoy todos esos beneficios están casi en su totalidad perdidos, hasta el punto que los trabajadores son humillados en largas colas para recibir un cartón de huevo, a través de esos paupérrimos programas alimenticios que ejecutan estas empresas. Son cientos los trabajadores de otras ciudades que están en sus casas sin ir a laborar por no contar con el beneficio del transporte; la entrega de juguetes fue sustituida por un bono insignificante. Estas y otras situaciones han conllevado a que los líderes sindicales y la masa trabajadora reaccionen ante la mirada impávida del régimen, con protestas reivindicativas con más fuerza cada día.

 

Marco Cardozo siempre se reúne y está atento a los problemas de los trabajadores de las Empresas Básicas de Guayana.

 

 

EN RUINAS LAS EMPRESAS BÁSICAS DE GUAYANA

 -También mucho se ha hablado precisamente del precario estado de las empresas básicas de Guayana. No debe ser fácil hacer un diagnóstico preciso de lo que allí sucede porque el acceso no está permitido, pero con base en las denuncias que se han hecho y lo que usted puede alcanzar a conocer, ¿qué puede decir de las condiciones de esas empresas?

-Las empresas básicas de Guayana no han estado excluidas del deterioro progresivo de nuestro país en todos los sentidos: educación, vialidad, comunicaciones, seguridad, estabilidad económica, seguridad jurídica, etc. Las empresas básicas hoy están totalmente inoperantes o en su mínima capacidad de producción y trabajo.

-La consecuencia de esto descansa sobre algunos elementos que merecen nuestra atención, uno de ellos es el tema laboral, que ya describimos. La masa laboral está en un lockdown económico, lo que deja contra las cuerdas la posibilidad de un regreso a los centros de trabajo. Segundo, la corrupción en la inversión de reactivación anunciada con bombos y platillos desde Miraflores, no ha permitido mantener estas empresas en pie. Otro elemento bien importante es la decisión de mantener al país con energía eléctrica a costa de la paralización total o parcial de las empresas básicas y pasamos a explicarles:

 

El sistema eléctrico nacional tiene un total de capacidad instalada de 34.800 MW entre energía hidroeléctrica y termoeléctrica, de ellas apenas podemos generar entre 11.000 y 13.000 MW. Todo esto debido a la ineficiencia en la renovación, mantenimiento e innovación del sistema eléctrico”. 

 

GENERACIÓN ELÉCTRICA EN MENOS DEL 50% DE LA CAPACIDAD INSTALADA

-El sistema eléctrico nacional tiene un total de capacidad instalada de 34.800 MW entre energía hidroeléctrica y termoeléctrica, de ellas apenas podemos generar entre 11.000 y 13.000 MW. Todo esto debido a la ineficiencia en la renovación, mantenimiento e innovación del sistema eléctrico. Solo el estado Bolívar por energía hidroeléctrica de los 17.000 MW instalados estamos generando aproximadamente entre 4.000 y 6.000 MW, menos del 50% de lo instalado, esto entre Guri, Macagua y Caruachi. A ello adicionamos el proyecto Tocoma que se inició en el año 2002, que se ha tragado una montaña de dinero y hoy casi 20 años después no ha generado un solo MW. ¿Ineficiencia y corrupción? ¿O ambas?

-Digo todo esto para expresar la gran crisis eléctrica que en distintas ocasiones se ha profundizado en el país y el régimen ha preferido apagar las empresas básicas que consumen un porcentaje importante de suministro de energía eléctrica, antes de tener al país en las tinieblas. Esto nos ha costado y nos costará mucho dinero, que será perdido.

 

Alcasa quedó para el recuerdo y nada más.

 

LA DEBACLE DE VENALUM Y ALCASA

-Para que tengan una idea, el sector aluminio, es decir, Venalum y Alcasa, disponían de 1.301 celdas de reducción electrolíticas que tenían la capacidad de producir 640.000 toneladas de material de aluminio al año. Pero en la primera crisis eléctrica que puso en vilo a los venezolanos con programas de racionamiento a finales de 2009 y principios de 2010, el gobierno de Hugo Chávez decidió apagar más de 500 celdas del sector aluminio, perdiendo casi la mitad de su producción, esto con la finalidad de desviar la energía eléctrica allí invertida a la de consumo para los ciudadanos.

-Allí inicia el apagado constante de las demás celdas hasta que el 7 de marzo del año 2019, cerca de las 5:00 pm, el corazón del sector aluminio dejó de latir por primera vez luego de más de cuatro décadas. Ese día salieron de funcionamiento las últimas 71 celdas reductoras de aluminio que quedaban operativas, esto debido a una falla eléctrica que perduró por más de 24 horas.

-Recuperar una celda requiere de una inversión aproximada de 450.000 dólares, necesitando así más de 500 millones de dólares para reactivar nuevamente las más de 1.000 celdas que una vez estuvieron en funcionamiento. Es algo aberrante ver como dejaron en quiebra total a unas empresas tan importantes como son las del sector aluminio.  

-Un mismo destino corren las demás empresas del conglomerado, que aunque no están paradas al 100%, están en un mínimo histórico de funcionamiento o a punto de un cierre técnico. La ineficiencia, la corrupción, la falta de gerencia, las malas decisiones, la crisis eléctrica han sido el común denominador de la debacle de las empresas básicas de Guayana.

 

EL ECOCIDIO DEL ARCO MINERO

-Cambiemos de enfoque. Frente al ecocidio que se comete con en el ilegal arco minero del Orinoco se inició una campaña para solicitar a la Unesco incluir a Canaima en la lista de Patrimonio Mundial en peligro. Además, se denunció que en el río Cuyuní, en plena reserva forestal de Imataca, hay una zona minera del tamaño de 6.300 canchas de fútbol. En otras palabras, la destrucción avanza sin freno. ¿Qué opina de esto? ¿Cómo impedirlo? 

-El estado Bolívar representa el 26% del territorio nacional y está dividido en 11 municipios. En todos ellos hay material precioso y estratégico, que está siendo explotado sin el menor control y sin importarles el daño ecológico que ello está ocasionando.

-La extracción del oro y diamante son las que generan mayor destrucción, pues no solo vemos la deforestación y uso de balsas auríferas en el río Cuyuní, sino también en todos los afluentes primarios que alimentan las cuencas de los ríos Caura, Caroní, Cuchivero y Parguaza. Esto remueve sedimentos, destruye la capa vegetal que dura cientos de años en recuperarse y contamina las aguas por el uso de químicos como el mercurio o azogue, que son utilizados para recuperar el oro. 

-Esto no queda allí. En todas estas zonas del estado Bolívar la extracción del oro y diamante son manejadas por grupos irregulares de distintas índoles. Difícil vemos recuperar estas zonas y retomar el control sin apoyo de un gobierno nacional que no sea cómplice de esta actividad destructiva como lo es, a la vista de todos, el que desgobierna desde Miraflores.   

-Aunque en los alrededores cercanos a los campamentos turísticos a Canaima, no se observa actividad minera, si lo hay a kilómetros no muy lejanos, por estar ubicado en el epicentro de grandes reservas auríferas, Canaima es un parque nacional inigualable por sus bellezas naturales, que sí merece ser incluido como Patrimonio Mundial en peligro. Pero en realidad todo esto acabará cuando el país se enrumbe a un sistema verdaderamente democrático, donde se respete el estado de derecho y donde la justicia se haga sentir ante este ecocidio, que compromete seriamente el futuro de los venezolanos. 

 

Los trabajadores de las empresas básicas de Guayana protestaron nuevamente el pasado lunes 8 de febrero por la crisis económica y humanitaria que atraviesa el país, como lo muestra esta gráfica de El Nacional.

 

 

EL ESTADO BOLÍVAR ENTRE LA COVID-19 Y LA MALARIA

-El tema de la pandemia por el coronavirus es también importante de tocar. ¿Cuál es la situación en general, pero en especial lo relacionado a los hospitales de la entidad?

-La pandemia de la COVID-19 ha enlutado a muchas familias venezolanas y el desarrollo estadístico no ha sido el más claro por parte del régimen. Si leemos las cifras porcentuales de personal de salud fallecidos en nuestro país y las comparamos con la del resto de la población, se observa una desproporción que no sucede en ningún país del mundo, lo que demuestra que los números que informa el régimen no pudieran reflejar la realidad.

-A lo anterior hay que sumar la crisis en el sector salud, que no garantiza la atención adecuada en los centros hospitalarios por falta, primero, de médicos que han migrados a otros países; segundo, la escasez en medicamentos y equipos quirúrgicos y, tercero, la precariedad en las infraestructuras y servicios de ambulancias.

-En el caso del estado Bolívar hay que decir que no solo ha sido golpeado la COVID-19, sino que es la entidad del país con mayor cantidad de casos de malaria, que si no son tratados adecuadamente, llegan a ser mortales en su mayoría. La actividad minera es uno de los mayores focos de proliferación de esta enfermedad. 

 

En todas estas zonas del estado Bolívar la extracción del oro y diamante son manejadas por grupos irregulares de distintas índoles. Difícil vemos recuperar estas zonas y retomar el control sin apoyo de un gobierno nacional, que no sea cómplice de esta actividad destructiva como lo es, a la vista de todos, el que desgobierna desde Miraflores”.   

 

EL URGENTE CAMBIO POLÍTICO

-Cree usted que a pesar de las condiciones en que se encuentra el estado Bolívar, hoy día, una vez que tengamos un cambio de rumbo político, la entidad pueda contribuir o aportar en la recuperación de nuestro hoy maltratado país.

-Al estado Bolívar lo hemos considerado la joya de la corona por sus innumerables recursos naturales, que si son bien administrados, pueden ser la alternativa no petrolera de Venezuela. El eje de desarrollo Ciudad Bolívar-Caicara del Orinoco lo hemos discutido en varias ocasiones con equipos de profesionales de las distintas áreas del conocimiento. Este eje de 350 km al margen de la mayor cuenca del país, el rio Orinoco, frente a la faja petrolífera de Orinoco, ofrece un sin fin de oportunidades de desarrollo. Se plantea en primer término conectar estas dos ciudades con una gran autopista de 4 canales, que finalice en el tercer puente sobre el río Orinoco en Caicara, Municipio Cedeño, puente que culminaríamos para así conectar el estado Bolívar con el centro del país, continuando hasta la gran capital. Por ello, necesitamos un urgente cambio político.

-El dinero para este gran proyecto saldría de las reservas de Coltán (oro azul) que están valoradas en más 100.000 millones de dólares y están allí mismo en el Municipio Cedeño en las cercanías del río Parguaza. Esto solo es una muestra del potencial de nuestro estado- dijo Marco Carlo Cardozo para concluir.

Twitter: @Alconde


Loading Facebook Comments ...