Estuvo siete años secuestrada dentro de un ataúd y solo la dejaban salir para violarla

Con su cabello largo y ondulado y su sonrisa encantadora, Colleen Stan de 20 años, sabía que no tendría problemas para pedir un aventón para el cumpleaños de su novio. Y cuando una pareja joven y sonriente con un bebé se detuvo para recogerla, pensó que había tenido suerte.


Sin embargo, aterradoramente, en lugar de dejarla en la fiesta, la pareja regresó hasta su remota casa en Red Bluff, California, donde Cameron Hooker de 23 años y su esposa Janice la encerraron en una caja similar a un ataúd.

 

Los monstruos la mantuvieron allí, debajo de la cama durante 23 horas al día, solo dejándola salir cuando querían violarla o torturarla.

 

Fue golpeada, electrocutada e incluso estirada en un potro por el sádico Hooker, quien la obligó a firmar un contrato de “esclava” y amenazó con matarla a ella ya su familia si escapaba.

Colleen fue obligada a firmar un contrato de ‘esclava sexual’Crédito: Splash News

 

La terrible experiencia de Colleen, que comenzó el 19 de mayo de 1977. Encerrada en una caja y colgada del techo mientras los captores tenían sexo. Colleen señaló que, aunque a menudo hacía autostop, había tenido un mal presentimiento inexplicable sobre la pareja durante el viaje.

Unas pocas millas en el viaje, Hooker se detuvo en una estación de servicio para dejar que Colleen usara el baño, “una voz me dijo que corriera y saltara por una ventana y nunca mirara atrás”, admitiendo que sintió vibraciones extrañas de su nuevo chofer.

Pero, diciéndose a sí misma que estaba siendo tonta, ignoró las campanas de alarma y volvió a subir al auto. Fue entonces cuando vio un objeto curioso: una caja de madera pesada con un agujero en un lado en el asiento junto a ella.

“[Cameron] tomó esta caja de madera y la puso en el asiento trasero. No sabía qué era. Pero luego descubrí que era una caja de ‘cabeza’”, relató Colleen.

La ‘caja de cabeza’ Hooker construida para enjaular a ColleenCrédito: Splash News

 

Media hora después, Hooker condujo por un camino de tierra, donde ató y amordazó a Colleen antes de encerrar su cabeza en la caja con bisagras, construida especialmente por el carpintero experto y forrada con material insonorizado para mantenerla callada.

Después de llegar a la casa de la pareja, Colleen, aterrorizada, fue sacada de la caja y colgada de las vigas del sótano con cadenas.

Aún con los ojos vendados, Hooker la violó y golpeó, luego “celebró” su captura teniendo sexo con Janice en una mesa debajo de ella.

“Estaba aterrorizada. Janice vio como Cameron me torturaba y luego tenían sexo frente a mí. Estaba convencido de que me iban a matar”, comentó Colleen.

Colleen estuvo en una caja debajo de la cama durante siete años. Imagen: KXTV / News 10

 

Encerrado en una caja durante 23 horas al día

Esa noche, Colleen se congeló de miedo cuando la encadenaron y la obligaron a entrar en una caja de madera que era demasiado pequeña para que ella se recostara, lo que significaba que la obligaban a sentarse 24 horas al día, 7 días a la semana.

Cuando la pareja se mudó a una casa móvil remota, poco después, Hooker construyó una caja en forma de ataúd que se colocó debajo de su cama y en la que encerró a Colleen durante 23 horas al día.

Apenas capaz de moverse y atrapada en la oscuridad, se vio obligada a usar una vasija de cama cuando necesitaba ir al baño, colocándola en su lugar con los pies.

Un ventilador soplaba aire a través de un pequeño orificio en la caja, que aún alcanzaba los 38 °C en los veranos calurosos, y se le prohibió hacer ruido.

A Colleen ni siquiera se le permitió salir de la caja cuando Janice dio a luz a su segundo hijo en la cama.

Pasó hambre y se la privó de agua y por la noche la sacaron para quemarla, electrocutarla, azotarla y violarla de forma ritual.

Colleen estuvo en una caja debajo de la cama durante siete años.Crédito: Splash News

 

Aterrorizada que ‘La Compañía’ la mataría si escapaba

A Colleen también le lavaron el cerebro para que creyera que Hooker era parte de una organización en la sombra llamada La Compañía, que la “clavaría en una cruz” o le dispararía si intentaba escapar.

“Su esposa me dijo que si sales por la puerta sin nuestro permiso, también podrías ponerte una escopeta en la cabeza y apretar el gatillo”, reveló más tarde. “Hooker un vez le dijo que: Si no haces lo que digo, haré que la gente lastime a tu familia”.

Cada vez más obediente y desesperada por escapar de sus sádicos ataques, Colleen se vio obligada a firmar un contrato de “esclavo”. Ella fue rebautizada con el nombre de “K” y se hizo llamar a Cameron “Maestro” ya su esposa “Señora”.

Sorprendentemente, Cameron incluso la llevó a visitar a sus padres, tres años en cautiverio y, a pesar de quedarse sola con ellos, los convenció de que él era su novio y ella estaba feliz.

Aunque sospechaban que se había unido a una secta, aceptaron su palabra, tomaron una foto de la feliz pareja y luego les hicieron señas para que siguieran su camino.

Colleen con Cameron Hooker, en la foto tomada por sus padres en una visita domiciliariaCrédito: Splash News

 

A medida que pasaba el tiempo, a Colleen se le permitió salir de la caja durante períodos más prolongados para cuidar de los niños y trabajar en el jardín, pero estaba demasiado aterrorizada por la Compañía para cuidar de los niños y trabajar en el jardín, pero estaba demasiado aterrorizada por la Compañía para escapar.

Hooker decidió convertir a Colleen en su segunda esposa, lo que molestó tanto a Janice que decidió sincerarse y le confesó a Colleen que La Compañía que tanto temía no existía.

Si bien inicialmente Janice parecía disfrutar de la tortura sádica de Colleen, luego le contó a la niña que también había sido objeto de agresión sexual y golpizas desde el momento en que conoció a Cameron a la edad de 15 años.

Durante sus enfermizas sesiones de sexo él la azotaba, la suspendía de los árboles esposada e incluso le sumergía la cabeza en agua hasta el punto de casi ahogarse y, cuando ella no obedecía, la golpeaba.

Desesperada, había firmado un contrato con su marido que le permitía secuestrar y encarcelar a una esclava sexual para darle un nuevo objetivo para su abuso sádico, y Colleen era esa víctima.

 

El escape

En agosto de 1984, Janice llevó a Colleen a una estación de autobuses antes de huir con sus dos hijas. Curiosamente, Colleen luego llamó a Hooker para decirle que lo dejaba, y él rompió a llorar.

Increíblemente, no denunció su secuestro y abuso a la policía durante meses, y llamó a Hooker varias veces con la esperanza de que se “reformara”.

En cambio, fue Janice la que finalmente llevó a su esposo a la policía, culpándolo por el secuestro, tortura y asesinato de Marie Elizabeth Spannhake, quien desapareció en enero de 1976.

Janice testificó contra su esposo y se le dio inmunidad. Hooker fue encarcelado durante 104 años.

Janice Hooker firmó un ‘contrato’ con su esposo y lo ayudó a secuestrar a Colleen Crédito: AP: Associated Press

 

Durante las audiencias judiciales, se sugirió que Colleen sufría del síndrome de Estocolmo, que ocurre cuando las personas comienzan a amar a su captor debido al intenso estrés al que han estado sometidos.

Colleen comenzó a preocuparse por Hooker cuando él le mostró la más mínima cantidad de afecto, permitiéndole celebrar su cumpleaños y regalarle una Biblia.

Más tarde comentó que hizo frente a su terrible experiencia dividiéndola en compartimentos. “Aprendí que podía ir a cualquier parte de mi mente. Simplemente se retira de la situación real que está sucediendo y se va a otro lugar. Vas a un lugar agradable, rodeado de personas que amas. Lo que te haga feliz”.

 

Después del juicio, Colleen que ahora tiene 62 años, estudió para obtener un título en contabilidad y tuvo una serie de matrimonios fallidos mientras luchaba por hacer frente a su pasado.

“Tu vida está en el limbo cuando estás en cautiverio. Una vez que recuperas esa libertad y tienes esa opción de nuevo, es como si las puertas se abran… Y simplemente corres por ella. Tengo que aceptar el hecho de que sucedió porque sucedió. No dejo que afecte mi vida ahora porque para mí, se acabó”, afirmó Collen.

Colleen, fotografiada en 2016, cuando se estrenó la película que contaba su historia | Foto The Sun

Fuente:  The Sun


Loading Facebook Comments ...