Así se saca un pasaporte en el Consulado de Italia en Caracas: sin “gestor” del SAIME que te matraquee 3 mil dólares ni humillantes colas

Si usted transita por la madrugada cerca de la Plaza Miranda, verá grupos de personas de distintas edades que a pesar del riesgo que enfrentan de ser asaltados en esas horas oscuras, permanecen durante largas horas allí por un motivo: tramitar la obtención de su pasaporte, el cual expide el Servicio Administrativo de Identificación, Migración y Extranjería (SAIME), cuya sede principal está en esa zona del centro de Caracas.

 

Una vez superado ese trance aparecen mágicamente “gestores” que por el “módico” precio de entre 3 mil y 5 mil dólares, ofrecen entregar en tres días el necesario documento para salir del país. En caso de una prórroga, la “tarifa” -según como le caiga al “matraquero” de turno-, oscila entre los 200 dólares y 2.500 dólares.

 

No obstante, si no se cuenta con ese dinero y se decide ir por los canales “legales”, el calvario puede prolongarse por varios meses: desde una página web que suele estar colapsada que no permite adelantar ninguna operación hasta el pago de unos 190 dólares para obtener un pasaporte nuevo -el equivalente a 285 millones de bolívares o 3,36 petros-, o de 95 dólares -unos 142 millones de bolívares lo que es igual a 1,68 petros-, por una prórroga.

 

 

 

De lograr sortear todos los obstáculos y llegar, al fin, a tomarse la foto frente al funcionario que registra sus datos para obtener el pasaporte, deberá esperar al menos tres meses para que el documento esté en sus manos.

 

LO QUE PASA EN EL CONSULADO DE ITALIA EN CARACAS

Sin embargo, en la propia Caracas existen ejemplos de que ese drama no lo sufren todos los que tramitan un pasaporte: en la red social Twitter, una mujer narró su experiencia sobre la renovación de ese documento en el Consulado de Italia en la capital de Venezuela.

 

 

 

 

La usuaria que se identifica como α-Antares-0111, sin tener que madrugar para ingresar al portal web, envió un correo electrónico para concretar una cita, recibiendo como respuesta que acudiera en tan solo una semana, a la sede del Consulado de Italia, ubicada en La Castellana en el municipio Chacao.

 

En el mismo mail le enviaron el link en el cual “aparecen los recaudos a consignar y la tasa actualizada de los derechos consulares a cancelar por la renovación del documento. El día acordado, acudo con mis documentos (son pocos y nada del otro mundo. Todos súper fáciles de conseguir), mis fotitos y llego al consulado. Poca gente por el tema del distanciamiento y las medidas”.

 

Allí, sin las colas humillantes del SAIME, narra la usuaria que “te chequean la cita en la puerta, muy amables te hacen pasar. En 20 minutos ya estaba adentro”.

 

Aquí no salió ningún “gestor” a cobrar ni 200 o 5 mil dólares: la usuaria α-Antares-0111 continuó su relato detallando que pagó el equivalente a unos 11 dólares, “y me entregaron un libro de pasaporte NUEVO completico, no fue que me sellaron el anterior para prorrogarlo, no. Me trataron con amabilidad y diligencia (sin esperas absurdas ni caídas fantasmas del sistema), no me pidieron la constancia de nacimiento de mi tatarabuela firmada por Giuseppe Garibaldi ni me cobraron como si me estuviesen imprimiendo el pasaporte nuevo enchapado en oro 24k y en Dubai”.

 

A continuación, el relato completo de la tuitera que finalizó con una original etiqueta: #SAIMEVéALavarteEseQLO

 


Loading Facebook Comments ...