La creación por decreto de un nuevo territorio marítimo en la fachada Atlántica. ¿Es una demostración de fuerza o una estrategia política?

Por: Madrid Cienfuegos M.

 

“El sol de Venezuela nace en el Esequibo”, es una oración repetida como un saludo en los cuarteles y que se ha convertido en una especie de “mantra” por la institución militar. No sólo se trata de concientizar al sector militar hasta los tuétanos que ese territorio es de Venezuela, porque sus integrantes lo saben, el relevo militar ha recibido cursos de especialización militar, donde han puesto a prueba sus conocimientos en las hipótesis de conflicto a fin de ser entrenados y preparados para defender la soberanía del país. No obstante, es el ciudadano común, a quienes no se les ha involucrado mucho en el tema, quienes saben que ese territorio le pertenece a Venezuela, pero no lo sienten como parte integrante del mismo, quizás por errores en las políticas del gobierno venezolano durante décadas. Pero bueno, la situación es que después que la Corte Internacional de Justicia (CIJ), decidió el 18Dci20 que tiene jurisdicción para conocer sobre la disputa que introdujo la República Cooperativa de Guyana contra Venezuela, se han encendido las alarmas ante el peligro inminente de perder ese territorio a través de la vía judicial. En este sentido, no basta que se repita hasta el cansancio que el Esequibo es de Venezuela, con ello no se recupera un territorio, se debe emprender acciones en todos los ámbitos en defensa y recuperación del mismo.

 

 

Una de esas acciones, lo constituyó la creación por decreto de un nuevo territorio marítimo en la fachada atlántica para “salvaguardar los espacios del país”, en medio de la disputa que sostiene Venezuela con la República de Guyana por el Esequibo. Es alentador que el Ejecutivo haya decidido la creación del mismo, y que precisamente establezca la presencia militar en esta área. Sin embargo, es lamentable, que este decreto se haya promulgado tardíamente, cuando Guyana viene ejerciendo desde antes del año 2004 la posesión del territorio, y a la muestra, la entrega de concesiones a empresas extranjeras para que perforen en la zona en reclamación y extraigan petróleo y otros de importancia como el oro y diamantes, ante lo cual el gobierno de Venezuela no reclamó. Me pregunto: ¿la presencia militar será por cuánto tiempo? En este momento, la disputa no solo es por la tenencia del territorio, que Guyana ha demostrado tener la ventaja porque lo detenta y ha realizado de manera ilegal concesiones a compañías extranjeras. Actualmente, la disputa ha ido más allá, al plano jurídico ante una Corte Internacional, para demostrar a quién le pertenece. ¿Es que acaso Venezuela va a alegar derechos en una Corte por medio de la fuerza? Venezuela, tiene que demostrar sus derechos sobre el territorio Esequibo a través de una excelente estrategia jurídica.    

 

Ahora bien, la presencia militar venezolana en la fachada atlántica se debe a una demostración de fuerza o a una estrategia política, ante el peligro inminente de la pérdida del territorio por decisión judicial. Sin embargo, hay que destacar que Venezuela, no ha ejecutado políticas que conlleven a sentir al venezolano como poseedor del territorio Esequibo. 

 

El gobierno chavista durante estas dos décadas, se ha preocupado más en mantenerse en el poder, viendo a la oposición y a sus seguidores como el enemigo interno al que hay que enfrentar y vencer, sin percatarse, ni darle importancia al enemigo externo, que representaba Guyana, en su apetencia de quedarse con todo el territorio Esequibo. Todo ello fue un grave error.  

No obstante, con la CIJ de por medio y la emisión del decreto por parte de Venezuela, se han tensado las relaciones y han generado pronunciamientos no muy cordiales entre ambos países. Mientras el presidente guyanés Irfaan Alí catalogó la medida de “una nulidad legal” y aseguró que no será respetada por “ningún otro Estado del mundo, incluida Guyana”. El gobierno de Venezuela rechazo lo expresado por el presidente de Guyana en contra del decreto de la fachada atlántica. Y señaló que detrás de las palabras de Alí hay “desconocidas y peligrosas pretensiones”, no acordes con el Derecho Internacional, y “los principios de la no injerencia en los asuntos internos y el respeto soberano a los Estados”.

 

Sin embargo, es alentador la presencia militar en este territorio marítimo en la fachada atlántica, ya que se le da un claro mensaje al gobierno de la República Cooperativa de Guyana que Venezuela defenderá su soberanía en esta área y jamás permitirá perder su salida al océano atlántico. 

 

Si bien es cierto que el gobierno de Nicolás Maduro, y el ala radical del chavismo, siempre han sido reacios a compartir espacios con la oposición. Sin embargo, en estos momentos, el gobierno debería dejar a un lado las discrepancias y diatribas políticas y concientizar que el tema del Esequibo, merece la unificación de criterios, la unidad nacional y el apoyo de todos los venezolanos y de especialistas en el área, aunque éstos pertenezcan a un partido político de oposición o no comulguen con los ideales chavistas. 

 

Ante el problema existente, el gobierno nacional debería preparar una comisión especial de expertos geógrafos, historiadores, militares, internacionalistas, peritos y juristas que estudien y analicen todo lo relacionado con respecto a la reclamación del Esequibo, y que diseñen una estrategia jurídica coherente en los términos en que lo ha planteado Guyana ante la CIJ, que demuestre la pertenencia de ese territorio a Venezuela, a manera que el país salga victorioso en buena lid o por lo menos se dé una solución satisfactoria para ambas partes.

 


Loading Facebook Comments ...