¿Es real la historia del arca de Noé y el diluvio universal?

Probablemente todos hemos escuchado de cómo Noé salvó a la humanidad y a las especies animales con su arca, pero poco se conoce de la verdadera historia y qué tan real podría ser este particular relato bíblico… ¿Quieres averiguarlo?

¿Quién era Noé?

Noé era hijo de Lamec, que no es el mismo Lamec, descendiente del tercer hijo de Adán, pero igualmente se considera descendiente de Adán por otra línea sanguínea.

Noé es considerado como uno de los profetas principales de las tres religiones monoteístas más importantes (judaísmo, cristianismo, islamismo) y también para el bahaísmo y mandeísmo; además, fue el último de los patriarcas antediluvianos y uno de los más longevos.

En el libro del Génesis se dice que Dios se comunicó con Noé para informarle que enviaría un gran diluvio, le ordenó que construyera un arca (una especie de barco gigantesco) para que se salvara él, los suyos, y además a los animales, llevando una pareja de cada especie; también le ordenó específicamente llevarse a todos los tipos de aves que encontrara y le avisó que cualquier animal o humano que no entrara al arca, moriría.

Pintura de 1675 de “el Maestro francés” (Französischer Meister) representando la construcción del arca – Imagen: Wikimedia.-

Noé trató de avisar a las otras personas de la tragedia que se avecinaba, pero los demás no creyeron sus advertencias y durante el período de construcción del arca (muchos años) todos continuaron sin creerle y era objeto de burlas constantes.

Aunque en síntesis la leyenda de Noé es básicamente la misma en las tres religiones principales, la historia puede variar un poco entre ellas. Algunas leyendas apócrifas judías relatan que Noé se reunió con Matusalén antes del suceso y que realmente quien predijo el diluvio fue Enoc, pero esta versión no es aceptada por todo el judaísmo.

También existe el caso del Noé mostrado en el Corán, donde se cuenta que el arca fue construida con la madera de un árbol que Noé cuidó desde niño y que durante este período no hubo nacimientos, es decir que durante el gran diluvio no moriría ningún «inocente» (niño).

Una vez terminada la construcción del arca toda la familia de Noé ya estaba encerrada en la embarcación junto a su familia y los animales, y todavía el gran diluvio no comenzaba, haciendo que las personas lo tomaran aún menos en serio.

El diluvio

Finalmente, las grandes lluvias comenzaron y según los Testigos de Jehová, el nivel del flujo de agua que caía del cielo era comparable a cuando se arroja líquido desde una cubeta.

Una vez que había comenzado la terrible lluvia, la familia de Noé (la cual estaba conformada por ocho personas contando a su mujer, hijos y respectivas esposas)  simplemente flotó por encima del desastre ya que el arca comenzó a navegar por su cuenta, sin rumbo, rápidamente.

Hubo 40 días continuos de lluvia y cuando finalmente dejó de llover, prosiguieron otros 150 días donde el agua se expandía y cubría las montañas por “15 codos”, haciendo que lo único que podía observarse desde la nave, hacia los cuatro puntos cardinales, era un gigantesco océano.

Tiempo después, el fondo del arca tocó el monte Ararat y posteriormente pudieron ver que las cimas de las montañas comenzaban a salir del agua. Después de 40 días, que los picos se hicieran visibles, Noé envió un cuervo para traer pruebas de que existía un lugar apropiado para establecerse y no hubo respuestas positivas, finalmente decide enviar una paloma en más de una ocasión, y tras su segundo viaje el ave llega con respuestas positivas (una rama de olivo) y finalmente después del tercer viaje la paloma no regresó, así que la familia de Noé puede salir del arca, ya que el agua se había drenado.

Mosaico veneciano representando a Noé – Imagen: Wikimedia.-

También, a través de esta historia Dios hace la promesa de no volver a destruir su creación, de hecho explica el origen de los arco iris diciendo: “Cuando traiga nubes sobre la tierra, aparecerá en las nubes el arco y recordaré mi alianza con vosotros y con todos los animales, y el diluvio no volverá a destruir a los vivientes”, extracto del Génesis, 9, 14-15, mencionado por  José María Marco para el portal El Medio.

Debido a la construcción del arca y la salvación de la familia de Noé, él es considerado (incluso más que Adán) como el padre de la humanidad, ya que aunque no fue el progenitor de los hombres, fue el salvador de la raza humana. Noé murió 350 años después del diluvio a sus 950 años de edad, haciéndolo el tercer personaje bíblico más longevo después de Matusalén y Jared, y el último en poder vivir tantos siglos…

¿Exitió realmente Noé?

En cuanto a la historia de Noé, unos exploradores evangelistas alegan haber encontrado pruebas del arca en el monte Ararat en Turquía. Se trata de restos de una estructura gigantesca de madera (4 mil metros), y la investigación realizada posteriormente, indicó que databa de hace 4.800 años, lo cual se ajusta al tiempo de construcción del arca, que se cree que ocurrió, según las religiones monoteístas, hace aproximadamente 5 mil años.

Aunque el monte Ararat se encuentra en Turquía, es uno de los símbolos más importantes de la cultura armenia y puede observarse perfectamente desde Ereván, la capital – Imagen: Serouj Ourishian.-

El descubrimiento de 2010 fue considerado tan importante, que en 2017 decenas de científicos de todo el mundo comenzaron un simposio para determinar si se trata realmente del arca bíblica, pero el estudio puede tardar años y al parecer no han llegado a una conclusión.

¿Existió el diluvio universal?

Lo que hace la historia del diluvio universal un relato más creíble es que esta lluvia masiva se encuentra presente en cientos de culturas y religiones antiguas, no solo en el monoteísmo: hay historias sobre una inundación global en culturas premonoteístas como la griega o la mesopotámica (el Poema de Gilgamesh).

Pero lo curioso del relato es que puede encontrarse en culturas radicalmente distintas y tan lejanas entre sí que hace poco probable que haya algún tipo de conexión, como en la hindú o la china; pero más sorprendente aún, el diluvio universal existe en las leyendas precolombinas y prehispánicas, como en las culturas chibcha, inca, maya, mapuche, azteca, entre otras.

Cabe destacar que la mayoría de estos relatos preceden al libro del Génesis en términos cronológicos.

En la creencia hindú existe la historia de Shraddhadeva Manu, la cual se asemeja mucho a la historia de Noé, pero con la importante diferencia de que son guiados por Matsia (avatar pez de Vishnú) a través del diluvio – Imagen: Wikimedia.-

Si bien no se ha podido corroborar que los restos encontrados en Turquía sean realmente los del arca, y todos los relatos sobre el diluvio son considerados leyendas o mitología, es inevitable pensar en que es algo sumamente curioso y que el hecho de que tantas creencias y religiones estén de acuerdo con la historia no debería ser simple casualidad…

  • Culturizando


Loading Facebook Comments ...