Frase de hoy, Donald Trump y lo que tiene entre manos contra Maduro. ¡Evite caer en shock!

Por Pedro Francisco Aranguren Gualdrón @PedroAranguren

 

 

“Nosotros hace un año ofrecimos la opción de conversar, pero no sucedió́. Ahora será luego de la elección, pero será́ un trato más agresivo”, Donald Trump

Según la noticia que nos remiten las agencias del día 25 de septiembre, Donald Trump ofreció conversar con Irán y Venezuela, a solicitud de estos, pero después de las elecciones del 3 de noviembre, acotando que “Nosotros impusimos las sanciones más duras que alguna vez se habían aplicado hacia Venezuela y haremos tratos increíbles para todos estos países, pero tienen que esperar hasta después de las elecciones”.

Debemos explicar a donde queremos llegar porque al discurso político hay que sacarle su jugo, porque una cosa es la fachada que ofrece un discurso y otro lo que tras bastidores se está cocinando.

Trump: “Yo soy la autoridad”
Donald Trump “Yo soy la autoridad”

Muchos, digo yo, incautos creyeron que Trump invadiría a Venezuela y sacaría a Nicolás Maduro por las greñas, lo vestiría de amarillo y se lo llevaría en un helicóptero apache para enjuiciarlo vía exprés.

Quienes así pensaron fueron víctimas del terrorismo psicológico que aplicó el Pentágono al presidente Maduro: “todas las cartas están sobre la mesa”, que tanto estrés proporcionó a la cúpula del chavismo, pero cuya intención era presionar al máximo, creando  la sensación de una invasión en curso, para poner al gobierno manos arriba sin disparar un tiro.

Pero Trump siempre ha sido y es un negociador, no un guerrerista, por mucho que sus actitudes belicosas parecieran develar a un militarista trasnochado, siendo que la personalidad, el ser de alguien, vaya delante de sus acciones, y no al revés, cosa que puede suceder muy excepcionalmente.

Extrapolando la teoría del bote de basura de Cohen, March y Olsen, podemos decir que quien tiene un martillo ve clavos por doquier y a martillazos quiere arreglar el mundo, que aplicado a Donald Trump significa que él quiere arreglar el mundo a punta de negociaciones,  mostrándose agresivo a punta de sanciones y más sanciones. Claro, ya a nadie engaña con esa melodía de “todas las cartas están sobre la mesa”, porque sus enemigos ya saben que es pura finta engaña bobos. Una carta menos en su bolsillo para negociar.

Así, que no descartemos negociaciones entre Trump y Maduro en el 2021, si Trump pasa la prueba electoral el 3 de noviembre, como todo parece que sucederá.

Así que vayan preparándose para evitar caer en shock emocional cuando tal cosa ocurra.

Eso sí, Trump siempre ha sido  un despiadado negociador que trabaja implacablemente para doblarle la mano a cualquiera, porque siempre se ha salido con la suya.

Aunque el gobierno de Maduro está contra las cuerdas, ha demostrado que mocho no es, y si tienen dudas, vean ahora mismo la delegación de la Unión Europea enviado por Borrell a nuestro país tratando de llegar a un compromiso con el gobierno.

Y la Unión Europea puede ser la puerta a través de la cual Maduro escape de la ratonera que le ha tendido Donald Trump.

*CCNesnoticias: Donald Trump    https://tinyurl.com/y3e4lfjs


Loading Facebook Comments ...