Doctor Reinaldo Contreras: No necesitamos mártires, necesitamos médicos y enfermeras para luchar contra la COVID-19

  • El médico, con postgrado en Medicina Crítica y Cardiología, afirma que “el personal de salud debe exigir sin ninguna otra condición ya que es su derecho, la dotación inmediata de sus equipos de protección personal”.
  • “Pienso en lo personal que quien realice el trabajo en condiciones inadecuadas estaría siendo irresponsable, ya que pondría en riesgo su salud, su vida, la de su grupo familiar y la de la comunidad donde reside”

 

POR ALFREDO CONDE

El doctor venezolano Reinaldo Contreras posee el título de Médico Cirujano egresado de la Universidad de los Andes (ULA), y cuenta con postgrados en Medicina Critica, en Cardiología (UCV) y en Ampliación en Salud Púbica (USM). Su impecable hoja de servicio, escrita con letras de conocimientos, lo coloca como un profesional de la salud con suficiente autoridad para hablar con propiedad sobre la pandemia de la COVID-19 en el país, por lo que sus opiniones deben ser tomadas muy en cuenta.

En esta entrevista para CCNesnoticias, Contreras presenta una verdadera radiografía sobre el tema, en el que habla del actual incremento de casos por coronavirus, lo relacionado a la flexibilización de la cuarentena, el fallecimiento de sus colegas profesionales de la salud por la enfermedad, la real situación de los centros de salud de Venezuela, la persecución y hostigamiento al personal de salud y a los periodistas por parte del régimen, así como la imperiosa necesidad que tienen los ciudadanos de recibir asistencia humanitaria urgente y del temor por lo que pueda suceder, que a su juicio configura, en el argot médico, un cuadro de pronóstico reservado, es decir, difícil de determinar sobre su posible evolución y desenlace.

 

INOBJETABLE INCREMENTO DE CASOS

 –Se ha observado, según los reportes diarios del régimen sobre las incidencias de la COVID-19, que estamos en una fase de crecimiento exponencial del número de casos. ¿Es correcto? Si es así, ¿qué podemos esperar para las próximas semanas?

-Sin lugar a dudas hay un incremento importante en el número de casos, sin embargo existe un subregistro importante que impide conocer los números reales de la pandemia en nuestro país.

-Estamos en la fase 4 de la pandemia, los casos se encuentran en la comunidad, ya no sabemos quién está o no contaminado, aquí las medidas de prevención deben ser extremas, por eso en esta fase los números de casos se incrementan de forma exponencial y es en este momento en que la movilidad en el país debe ser restringida para evitar el aceleramiento de la curva. De no haber el resultado esperado por inobservancia, por no contar con todos los medios necesarios para combatirla, por descuido o por desinterés de la población, pasaremos a las etapas 5 y 6 de la pandemia que no es otra cosa más que el número de casos se salga de control. En estas etapas las decisiones a tomar son extremas, por ejemplo prohibir la movilidad sin excepción en todo el territorio nacional.

 

FLEXIBILIZACIÓN A DESTIEMPO

-Queda claro entonces que hay un crecimiento en el número de contagios y hemos visto aquí en Caracas que se ha generado un estado de cierta alarma.  ¿Qué nos puede decir al respecto?

Yo no percibo la alarma que la gravedad de la situación debería causar. Inicialmente hubo cierta expectativa por lo que el virus pudiese generar en la colectividad y la población respondió con una cuarentena voluntaria, utilizando tapabocas y adhiriéndose relativamente a las medidas sugeridas por la Organización Mundial de la Salud (OMS) para prevenir el contagio. Pienso que las medidas fueron tomas a destiempo, es decir, a partir de las fase 3 o 4 que es donde se debe iniciar una cuarentena con las características que se implementaron hace 4 meses atrás en fases 1 y 2. Considero que prevalecieron más criterios de otra índole, tal vez políticos y no los criterios científicos y/o médicos que es los que se deberían haber utilizado, estas acciones solo disminuyeron la velocidad de contagio en ese entonces, no la posibilidad de contraer la enfermedad, al ver que no pasaba lo que estaba sucediendo en otros países, al verse sin recursos económicos, sin comida en las despensas y al verse animados por una “flexibilización” que no debió haberse desarrollado de la forma en que sucedió, soltó el freno de mano que se había aplicado a la comunidad y esto trajo como consecuencia lo que hoy vemos en la calle: muchos sin tapabocas, distanciamiento social inexistente en algunas zonas, creó el caldo de cultivo y las condiciones perfectas para que el virus hiciera lo que ha hecho en todos los países donde ha estado, se está comportando tal como se ha presentado en todas partes, en nuestro caso no lo va a hacer de forma distinta, salvo que el contar con ciertas condiciones especiales, tales como déficit en los servicios públicos y el deterioro por todos conocidos del sistema nacional de salud pública, hace que el temor por lo que pueda suceder sea de pronóstico reservado.

 

Vemos a diario médicos y periodistas detenidos, expuestos a tratos humillantes y a vejaciones, limitados en sus derechos por tribunales que dejan mucho que pensar, tan solo por el simple hecho de actuar correctamente, tan solo por utilizar las frases adecuadas a lo que todos los ojos han visto pero que ninguna boca se atreve a decir”.

 

 

PERSECUCIÓN AL PERSONAL DE LA SALUD Y A PERIODISTAS

-¿A qué atribuye la persecución por parte del régimen contra el personal de salud y los periodistas? 

 -La naturaleza humana muchas veces nos hace formar una coraza para evitar escuchar cuando estamos haciendo algo inadecuado, porque nadie quiere fracasar y el terror a esto pasa por la negación y la no aceptación. Los médicos y los periodistas se han convertido en esa voz de la conciencia que siempre van a estar recordándole al fracasado que las cosas no están bien hechas, que hay errores, que los resultados de lo implementado está causando daño y eso molesta al extremo de criminalizar acciones que están protegidas dentro del marco jurídico vigente, como lo es la libertad de expresión de pensamiento y las leyes de ejercicio de la profesión, siendo el caso de nosotros los médicos, donde la ley del ejercicio de la medicina nos obliga en su Artículo 25: Sin perjuicio de lo que establezcan las disposiciones legales vigentes, los y las profesionales que ejerzan la medicina están obligados a: 1. Prestar su colaboración a las autoridades en caso de epidemias, desastres y otras emergencias; suministrar oportunamente los datos o informaciones que por su condición de funcionarios o funcionarias, médicos o médicas, de acuerdo con disposiciones legales, les sean requeridos por las autoridades… 5. Denunciar ante las autoridades competentes las condiciones de insalubridad o de inseguridad que observen en los ambientes de trabajo, así como aquellas que noten en lugares públicos o privados que constituyan riesgos para la salud o la vida de quienes a ellos concurran.

-Y sin embargo vemos a diario médicos y periodistas detenidos, expuestos a tratos humillantes y a vejaciones, limitados en sus derechos por tribunales que dejan mucho que pensar, tan solo por el simple hecho de actuar correctamente, tan solo por utilizar las frases adecuadas a lo que todos los ojos han visto pero que ninguna boca se atreve a decir.

 

EL CONCEPTO “APLANAR LA CURVA”

-Muchas personas desconocen el significado del concepto “aplanar la curva”. En este sentido, puede explicarnos los procesos o fases de la enfermedad hasta llegar a ese estadio y en teoría qué seguiría?

-Para hacerlo didáctico y entendible primero hay que decir que la curva es una línea que se forma cuando sumamos todos los casos positivos de la enfermedad, si hay pocos casos esa línea crece poco, pero si hay muchos casos esa línea crece mucho y se empina como una colina buscando su máximo nivel el cual representa el pico. Si los casos comienzan a ser menos la línea decrece como una cascada,  si se implementan las medidas necesarias y se cumplen de forma adecuada esa curva entrara en un periodo aplanamiento que estaría dado por un numero bastante constante de contagiados e implicaría control en la enfermedad. Lo que vendría luego es que esa línea inicie su descenso o lo que es igual a una disminución en el número de contagios y una muy probable remisión de la enfermedad. Es idéntico a un viaje en avión, sales del aeropuerto, despegas, inicias un ascenso hasta cierto punto que el avión se nivela, luego de cierto tiempo de vuelo, cuando se acerca a su destino inicia el descenso, esto es lo más parecido a las fases de la enfermedad y como se presentan.

 

DE HÉROES A VÍCTIMAS

– Con tristeza nos ha tocado registrar el fallecimiento a causa de la COVID-19 de los bien llamados héroes de la salud, es decir, los médicos, enfermeros, etc. En reciente entrevista que le hice al diputado, médico y presidente de la Subcomisión de Salud de la legítima Asamblea Nacional, José Trujillo, me dijo que los profesionales de la salud, en especial los del estado Zulia, están enfermando porque carecen de los insumos de bioseguridad necesarios e indispensables para encarar su riesgosa tarea. Otras fuentes me han indicado que hasta los tapabocas o barbijos tienen que reciclarlos ¿Qué nos puede comentar al respecto? ¿En qué condiciones están trabajando?

 -A mí en lo particular no me gusta mucho utilizar ese calificativo, porque pienso que más que héroes son víctimas del momento en que vivimos, de las carencias de insumos, de medicamentos y de infraestructura, de los abusos de poder, de su entorno, y más que héroes son un personal con un altísimo grado de responsabilidad y de altruismo. ¿Sabe lo que implica seguir cumpliendo con tu deber aún a sabiendas que tienes una elevadísima probabilidad de enfermar y de morir? Eso habla de la calidad humana, académica y profesional de nuestro personal de salud. Cuando me refiero al personal hablo de camilleros, choferes de ambulancia, camareros, médicos, enfermeras, bioanalístas, radiólogos, odontólogos, etc., que ciertamente no tienen una dotación adecuada y muy distante de lo requerido de equipos de protección personal (EPP), necesarios para la lucha contra la pandemia. Los héroes usan capas y trajes súper especiales, nuestro equipo de salud no cuenta a veces ni con tapaboca, porque ellos mismos en una gran mayoría de casos deben comprarlo. Los héroes son inmunes a todo y estos están muriendo, protegerse ellos es proteger a los suyos y a la comunidad, por lo tanto pienso que si él personal en pleno no exige dotación inmediata para su protección, si no se corrige esta irresponsable omisión, que trae consigo violaciones importantes a la Carta Magna, ya que el Estado es responsable de proteger la vida y la salud de los ciudadanos del país y en este caso el personal de salud lo es, violaciones a derechos humanos fundamentales, violaciones a leyes como la del trabajo y LOPCYMAT, seguirán lamentablemente cayendo muchos colegas más y miembros del personal de salud. 

-La solución inmediata está en manos de quienes nos dominan, permitir el ingreso de ayuda humanitaria con este tipo de insumos se hace imperante e innegociable, el no hacerlo es asumir la responsabilidad de las consecuencias que este acto acarre sin ningún tipo de argumento para una posible defensa.

-Ayer fue Zulia, hoy, Caracas, mañana Lara, ninguno de los estados y hospitales del país están exentos de correr la misma situación que actualmente y de forma lamentable vive el Zulia.

 

SIN AGUA PARA LAVARSE LAS MANOS

– Igualmente, nos han llegado informaciones de los centros de salud, pues se afirma que  no tienen servicio regular de agua potable, productos de limpieza, etc. En lo que respecta a la higiene, ¿cuál es la situación?

 -Esto es también un punto de extrema importancia, no es solo los centros de salud, que por lógica y sentido común lo deben tener en su totalidad, todos los días mis colegas de todas partes del país me comentan en las condiciones tan deplorables que se encuentran laborando producto del pésimo funcionamiento de los servicios básicos. No estoy diciendo algo que no se sepa, en los barrios y zonas populares del país sus habitantes no tienen agua para cocinar, para limpiar su hogar, para el aseo personal, mucho menos para el simple lavado de manos, bastión de la publicidad de la OMS y una de las acciones principales en la lucha contra la pandemia. 

-El estar en casa sin poder generar ingresos limita la compra y por ende la utilización de productos de comprobada eficacia como el cloro ya que los elevados costos lo hacen imposible de adquirir por esta razón, esto sin lugar a dudas exacerba la posibilidad de contagio y propagación y enlentece la capacidad de control de la enfermedad. El mismo régimen –agrega Contreras- se ha dado a la tarea de dar la orden y la contraorden, demostración fehaciente de la incapacidad de manejo de la situación, establecen una cuarentena, y un distanciamiento social sobre el papel, pero en la práctica vemos colas, aglomeraciones de ciudadanos que no cumplen con nada de esto recogiendo agua de los camiones cisterna para satisfacer esta necesidad. Lo mismo se ve en la de la entrega de la caja alimentaria Clap, y el peor de todos los ejemplos, hasta para el pago de la gasolina se repite esta situación. Entonces la suma de todo esto va armando las condiciones para la replicación del virus –destacó el profesional de la medicina que además pertenece al equipo de Voluntad Popular-Gremios.

 

-He visto a través de canales internacionales la manera como tienen informados a los ciudadanos sobre los hospitales, clínicas etc., en relación a la disponibilidad de camas y de respiradores artificiales que posee cada uno, para que la población sepa a dónde acudir con la prontitud requerida. El régimen de Maduro no informa sobre algo que considero muy importante. ¿Se ha cuantificado lo relativo a las camas y respiradores, manejan los médicos esa información?

-En Venezuela durante los últimos años hemos vivido inmersos en un misterio, todo se transforma en secreto de Estado, comenzando que el boletín de Epidemiología dejó de publicarse desde hace más de 15 años. Conocer el número de camas de hospitalización y el número de camas de cuidados intensivos con el que cuenta el sistema de salud y el número de profesionales que se van a encargar del manejo de esas camas es de suma importancia. El Ministerio del Poder Popular para la Salud ofrece sus números, cifras que se deben asumir como ciertos por ser las oficiales, pero todos conocemos que la realidad es otra, en los últimos años según cifras de la Federación Médica Venezolana señalan que cerca de 22.000 médicos se han ido del país, a esto se suma el personal de enfermería, si agregamos la deserción de los centros de salud por los bajos e insignificantes sueldos, cerca de US$4 mensuales a tasa oficial, la remodelación inconclusa de varios hospitales sobre todo en la región capital, podemos tener una idea bastante real de la situación a la cual nos enfrentamos.

-Esto debemos recalcarlo que en los últimos tres meses se ha tenido a la población en una cuarentena y la población ha hecho su parte, ahora bien ¿los que nos dominan hicieron la suya? ¿Dotaron en estos tres meses de Equipos de Ventilación Mecánica a los diferentes hospitales donde estos hacían falta, incrementaron el número de camas, se garantizó de acuerdo a la norma internacional el personal necesario de Cuidados Intensivos por cada 100.000 habitantes y el número necesario de médicos y enfermeras por cama UCI? 

-Hay que ser muy serios y responsables en aclarar que en esta pandemia el tener estos requerimientos adecuados no garantiza un control total de la situación, tenemos como ejemplo países del primer mundo donde se han visto desbordados los hospitales, pero  no contar con estos es sin duda exacerbar exponencialmente las cifras de decesos como producto de la inadecuada asistencia. 

-Se sabe que el sistema de salud viene deteriorándose desde hace años, pero creo que al menos estos últimos meses se debieron aprovechar para tratar de minimizar a toda costa lo que todos sabíamos que se nos venía, ellos también tienen asesores que probablemente se lo advirtieron, pero vemos con estupor como demuestran un acentuado menosprecio por los habitantes de este noble país, pareciera que no les importa su destino.

 

-¿En el caso de los medicamentos para los tratamientos del coronavirus hay suficientes en el país?

-Hasta los momentos no existe tratamiento definitivo ni 100% efectivo. Esperar una vacuna o una cura radical llevara tiempo, sin embargo, los medicamentos que actualmente están dando resultados positivos en cuanto al manejo del Covid -19, se encuentran en el país, la respuesta que yo quisiera tener es si están en la cantidad necesaria para cubrir las necesidades de la población. Es el Estado quien está en la obligación de garantizar que esta dotación este en número suficiente. 

 

 

 

ASISTENCIA HUMANITARIA URGENTE

– Por último, frente a la pandemia qué mensaje y recomendaciones le daría a los venezolanos.

-Antes debo hacer mención a que los más vulnerables, los más desprotegidos deben recibir una asistencia humanitaria urgente, se debe permitir el ingreso de alimentos, insumos y medicamentos al país, ya que un organismo desnutrido, falto de proteínas, privado del consumo de los grupos alimentarios esenciales es un humano con mayor probabilidad de ser vencido por este virus, y en el caso de los que ameritan medicación como hipertenso o diabéticos, de no tener su enfermedad controlada son más vulnerables a la enfermedad. 

-Si la cuarentena se radicaliza como todo parece indicar –continúa el doctor Contreras- va a haber hambre y desde el punto de vida humanitario no sería correcto, sería un crimen, que a sabiendas que se puede evitar esta situación se someta a la población a un sufrimiento más por no aceptar una ayuda que a la vista de toda la humanidad es justa y necesaria.

-Descentralizar el procesamiento de las muestras, incrementará el número de pruebas a realizar, disminuirá el sub registro, se identificarían con mayor eficacia, los contactos, de esta forma se podrá atacar la propagación de forma más eficiente. 

-Algo importante: el personal de salud debe exigir sin ninguna otra condición ya que es su derecho, la dotación inmediata de sus equipos de protección personal. Pienso en lo personal que quien realice el trabajo en condiciones inadecuadas estaría siendo irresponsable, ya que pondría en riesgo su salud, su vida, la de su grupo familiar y la de la comunidad donde reside, de no recibir la protección adecuada por parte del estado deben tomar acciones que protejan primero su vida, para realizar el acto médico de forma correcta. No necesitamos mártires, necesitamos médicos y enfermeras para combatir a la COVID-19. 

-Debemos continuar con las medidas básicas, no bajar la guardia, distanciamiento social, tapaboca, lavado de manos, y no salir de casa sino en los casos donde se hace estrictamente necesario, pero por encima de todo esto confiar en la voluntad del supremo, solo Dios podrá ayudarnos.

Twitter: @Alconde


Loading Facebook Comments ...