Cliver Alcalá Cordones, acusado junto a Maduro de narcotráfico, dice que no tiene cómo pagar un abogado en EEUU

Un exgeneral “mano derecha” del fallecido Hugo Chávez que estaba organizando un ejército voluntario para derrocar a Nicolás Maduro, dice que no puede pagar una defensa legal en un caso de narcóticos en Estados Unidos que lo acusa junto con el presidente socialista de su patria.

 

El general Cliver Alcalá Cordones se rindió en marzo para enfrentar las acusaciones de Estados Unidos de haber liderado con Maduro y otros dos durante dos décadas una conspiración narcoterrorista que envió 250 toneladas métricas de cocaína al año a los Estados Unidos y convirtió al estado venezolano en una plataforma para carteles violentos y colombianos. rebeldes Las autoridades estadounidenses habían ofrecido una recompensa de $ 10 millones por su arresto.

 

Antes de su rendición, Alcalá estaba trabajando con una antigua boina verde de los Estados Unidos, Jordan Goudreau, para entrenar en campamentos secretos en Colombia a un ejército voluntario de desertores militares venezolanos que planeaba una incursión para eliminar a Maduro. La operación continuó incluso después de que Alcalá se entregó, lo que condujo al arresto de dos ex miembros de las fuerzas especiales de EE. UU. Que participaron en la redada y alentó a Maduro a tomar medidas enérgicas contra sus oponentes respaldados por Estados Unidos.

 

 

A pesar de ser acusado de ejercer un inmenso poder como jefe de la conspiración internacional de narcóticos, Alcalá no posee activos apreciables para pagar su defensa, según su abogado, Adam S. Kaufmann. Kaufmann dijo el lunes en una carta dirigida al juez federal de Nueva York que supervisó el caso los “escasos recursos” que Alcalá tenía en Venezuela en el momento en que huyó del país en 2018.

 

“El propio general Alcalá prácticamente no tiene dinero: su esposa e hija viven en Colombia y dependen de la ayuda de sus familiares para satisfacer sus necesidades diarias básicas”, decía la carta.

 

Kaufmann solicitó a la corte que lo designe como abogado privado a las tarifas que normalmente se pagan por los defensores públicos federales.

 

El juez Alvin Hellerstein dijo que Alcalá primero debe presentar una declaración jurada que acredite su incapacidad para pagar una representación adecuada. Solo entonces se le permitiría a Kaufmann y dos asociados unirse a la defensa bajo la supervisión de otro abogado que ya esté acreditado ante el tribunal, dijo el juez.

 

Dijo que está especialmente capacitado para defender a Alcalá porque lo ha estado representando de forma gratuita desde 2014 en tratos previos con las fuerzas del orden público de Estados Unidos, incluida su supuesta relación con los rebeldes colombianos y su designación como capo de la droga por el Departamento del Tesoro de Estados Unidos.

 

Alcalá mantiene su inocencia y ha sido un crítico abierto de Maduro desde antes de huir de Venezuela en 2018.

 

-vía AP


Loading Facebook Comments ...