Chispa, la única sobrina viva del Dr. José Gregorio Hernández, anhela estar en su beatificación (Video)

Hoy la atención del mundo se vuelve a centrar en el doctor José Gregorio Hernández, el Santo sentimental de Venezuela, luego que el cardenal Baltazar Porras celebrara esta semana la aprobación de la beatificación por parte de El Vaticano del insigne médico trujillano.

Según monseñor, José Gregorio Hernández se convertirá en un paradigma universal. “Al compararlo con santos y hombres importantes de otras latitudes, estará a la par e incluso por encima de ellos, por su fama como santidad”.

Junto a José Gregorio Hernández se vuelve la mirada hacia Josefina “Chispa” Hernández de Bluntzer, el único familiar directo aún con vida de este científico, profesor y filántropo de profunda vocación religiosa, católico franciscano seglar, reconocido por su solidaridad con los más necesitados y recordado por su caridad, generosidad, rectitud y servicio a los pobres.

Doña Chispa conversó una vez más con el periodista Gerardo Gutiérrez @GerardoGutie1, para su podcast @BoletoDoble que transmite por su canal en YouTube

Allí, doña Chispa manifestó su inagotable anhelo de poder ser parte de esta fiesta religiosa que trae a Venezuela aires de esperanza en medio de estos momentos difíciles.

Desde la ciudad de Corpus Christi, Texas, Estados Unidos, Josefina “Chispa” Hernández de Bluntzer, a sus 88 años, pide a los devotos de José Gregorio Hernández la gracia de apoyarla para poder estar presente en esa ceremonia de beatificación: #InvitenAChispaALaBeatificacion #ChispaEnLaBeatificacion @bepocar.

Chispa, como le gusta que la llamen, confiesa cómo se prepara para la inminente ceremonia de beatificación de su tío, y al mismo tiempo menciona cómo ha logrado superar las adversidades de salud que la aquejaron en tiempos recientes.

Esta no es la primera vez que Chispa se convierte en un personaje para el mundo, y muy especialmente para los venezolanos que veneran desde hace más de 70 años la imagen del Santo sentimental de Venezuela.

En diciembre de 2018 nadie conocía a Chispa, el único familiar con vida del venerable, cuyo video ha sido visto y admirado por más de 150 mil personas.

Doña Chispa comenta que desde que empezó a ver florecer a su familia de 3 hijos y 3 nietas, les ha ido inculcando dentro de su devoción quién es José Gregorio Hernández.

Dicen que el tiempo de Dios es perfecto

Dicen que el tiempo de Dios es perfecto. “Es justo ahora, en 2020, cuando aparece la pandemia del COVID-19 en el mundo, que está causando estragos a la población mundial, cuando el Papa Francisco anuncia el nombramiento como beato de la iglesia católica a un médico venezolano, cuyo milagro fue aprobado por el Vaticano. “Si, porque fue médico y entonces a ver si por su amor a la medicina, como lo hizo en vida, le pide al Señor que se solucione esta pandemia”.

Un milagro en San Fernando de Apure

En 1949 la Iglesia católica comenzó el proceso para llevar a José Gregorio Hernández. En el año 1986, el papa Juan Pablo II reconoció sus virtudes heroicas y lo declaró “venerable”. El proceso se renovó el 18 de enero de 2019, luego de un milagro atribuido a Hernández en San Fernando de Apure. Se trata de una niña de 13 años, de nombre Yaxury Solórzano, quien el 8 de marzo de 2017 recibió un disparo en la cabeza, por parte de ladrones que le robaban la motocicleta a su padre, lo que le provocó pérdida de masa encefálica. Ella fue salvada por José Gregorio Hernández.

Chispa recordó que en 2018 el Vaticano designó a la jurista argentina Silvia Correale, experta en el Sistema de Derecho del Canónico, para impulsar la causa de su tío, el doctor José Gregorio Hernández, y a partir de allí han ido ocurriendo presuntos milagros.

En esa oportunidad, se constituyó y trasladó al sitio un tribunal eclesiástico para investigar el caso de la niña. Aun cuando es nativa del estado Guárico, todos los sucesos que se relacionan con el presunto milagro ocurrieron en Apure.

Para entonces, hubo la oportunidad de entrevistar al neurocirujano que intervino a la niña Yaxury Solórzano. “Si, vi el video, fue emocionante”, recordó Chispa.

A este neurocirujano, que a pesar de ser católico pero no ferviente o practicante, le impresionó lo ocurrido al salvarse la niña de una herida mortal. “Claro, a cualquiera le impresiona, después de todo lo que le sucedió y que pudo haber muerto”, recordó Chispa

Fueron estos testimonios los que una vez trasladados al Vaticano y pasar por la comisión médica vaticana, permitieron a los expertos determinar que no había una manera de explicar a través de la ciencia médica lo que había ocurrido. Fue como el primer filtro dentro de ese proceso. “Fue muy emocionante, porque ya era el primer paso”.

Después vinieron los teólogos, quienes debían validar el milagro. Ellos determinaron que lo ocurrido podría ser atribuido a causas sobrenaturales o divinas, no había ningún tipo de objeción para calificarlo como una intercesión del venerable José Gregorio Hernández.

Después solo faltaba que el Colegio de Cardenales y el Papa dieran el veredicto y anunciaran la beatificación de su tío, el venerable doctor José Gregorio Hernández. “Yo así lo creo, y solo espero el momento en el que el Papa quiera hacer el anuncio”.

Familiares en primera fila

En las ceremonias de beatificación se estila que en primera fila se cuente con la presencia de familiares del santo o santa, así como de aquellas personas que estuvieron involucradas con el milagro que da origen a esa certificación papal de un beato o venerable.

Si la ceremonia se hace en Vaticano o se traslada a Venezuela asistiría la niña Yaxury Solórzano y sus familiares. ¿Pero usted también debería estar presente como la única sobrina directa que aún vive del doctor José Gregorio Hernández?

“Lo que pasa es que como tengo tanto tiempo en Estados Unidos me parece que ni siquiera saben que existo”. Hasta ahora ellos no se han puesto en contacto conmigo. No sé si ellos saben que yo existo y que estoy aquí. Los cleros venezolanos no saben que yo existo”.

Con la etiqueta #InvitenAChispaALaBeatificacion, #ChispaEnLaBeatificacion @bepocar, se aspira apoyar la invitación a la única sobrina viva del venerable a la ceremonia de beatificación. “¡Magnífico! Porque no puede ser que la única sobrina que le queda no vaya a estar presente. Ya yo tengo mi mantilla y mi vestido negro listo para estar presente en esta ceremonia. Estoy preparada. Tengo mi maletica lista para ir a donde me manden, al Vaticano o Venezuela”.

Chispa pide por favor que la inviten, de lo contrario no podrá asistir. ” Yo soy la única sobrina que vive, los demás son todos resobrinos. Mi padre, José Benigno también tuvo una hermana monja, Magdalena de Jesús. Ellos eran los hermanos menores de José Gregorio“.

Ella también ha sido bendecida

Doña Chispa recuerda que ella también ha sido bendecida por el doctor José Gregorio Hernández. En una oportunidad, a raíz de un accidente que lesionó sus piernas, ella le pidió con ferviente fe que las reanimara. “Si, se lo pedí, le recé, le entregué mis piernas y le dije: cúrame José Gregorio y así lo hizo. Todos mis hijos le pidieron porque ellos también tienen mucha fe en él. Y a Dios gracias y con la intersección de mí tío, quedé casi como nueva, con algunos detallitos para que no se me olvide”.

Y así se despidió, mostrando su cuadro, que ella misma pintó, del Venerable José Gregorio Hernández en los años 90, y con el cual hoy posa para el mundo.

Hasta ahora, según informó la Iglesia, la beatificación estaría prevista para los primeros tres meses de 2021.

 

Fuente:  el-carabobeno.com


Loading Facebook Comments ...