Rafael Ramírez denuncia la entrega de PDVSA

Por Rafael Ramírez Carreño / @RRamirezVE

 Esta semana se difundió de manera extraoficial un documento que plantea la reestructuración que el Ejecutivo Nacional pretende realizar en Petróleos de Venezuela S.A., a través de la Comisión Presidencial “Alí Rodríguez Araque”, creada el pasado 19 de febrero, donde se evidencia la intención del gobierno de liquidar PDVSA y entregar los recursos naturales del país a los privados.

Rafael Ramírez, ministro de petróleo de Venezuela durante la gestión del presidente Hugo Chávez, denunció estas acciones por ser un plan que despoja al Estado en su totalidad del patrimonio de la nación y de todos los venezolanos.

“Este plan supera con creces a la nefasta apertura Apertura Petrolera y al Plan País de la oposición. Es una entrega nunca vista, nos despoja de todo, de un patrimonio que es de toda la nación y que se ha edificado en más de cien años de existencia del sector”, aseguró Ramírez.

El documento argumenta que el actual deterioro de la industria petrolera nacional –situación que Ramírez adjudica a la negligencia de las últimas direcciones de PDVSA – hace inminente un proceso de restructuración que pasa por una transformación que permita la coexistencia de modelos, el estatal y el privado, así como la simplificación de la estructura, con el cierre de filiales no petroleras.

Los elementos fundamentales para la reestructuración se resumen en la fusión de PDVSA Petróleo y la Corporación Venezolana de Petróleo (CVP), para convertirse únicamente en la administradora de los contratos; la eliminación de la participación de PDVSA en negocios no petroleros, la venta de la participación y eliminación de las filiales de PDVSA América.

En el referido informe, señalan la creación de un término inexistente en la jerga petrolera y se trata de “aguas intermedias”, con el propósito de separar algunas actividades de las primarias y así evadir las restricciones que reservan estas actividades al Estado en la constitución y la legislación vigente.

Ramírez destaca que en la “nueva configuración del negocio petrolero en Venezuela” se han creado figuras contractuales que no existen en la Ley Orgánica de Hidrocarburos (LOH), como los Contratos de Producción Compartida y los Acuerdos de Servicios Conjuntos. Adicionalmente, se pretende modificar la LOH para reducir la participación del Estado a niveles mínimos, lo cual deja en manos de los privados, amigos del madurismo, las actividades primarias de la industria petrolera nacional.

Derogación del decreto 5.200

 

En la Faja Petrolífera del Orinoco se encuentra el reservorio natural de hidrocarburos más grande del planeta, es por ellos que en el año 2007, durante la gestión del presidente Hugo Chávez se avanzó de manera acelerada para proteger el patrimonio de los venezolanos y garantizar el control de las actividades petroleras desarrolladas en esta zona del país.

Ramírez asegura que con el plan de reestructuración que pretende adelantar el gobierno nacional, se plantea la entrega de las mejores áreas petroleras del país, como efectivamente ya se ha hecho, a favor de las empresas rusas, chinas y las empresas de maletín de capitales venezolanos-españoles.

Una estocada al régimen fiscal petrolero

Uno de los logros del Plan de Plena Soberanía Petrolera impulsado durante la gestión del presidente Hugo Chávez fue el restablecimiento de un régimen fiscal que permitiera al Estado recibir por la actividad petrolera ingresos que serían invertidos en beneficio del pueblo, el verdadero dueño del recurso.

Rafael Ramírez explica que en esta propuesta entreguista del gobierno busca disminuir los impuestos para hacer al país más atractivo para la inversión extranjera. En su planteamiento exponen reducir el Impuesto Sobre la Renta Petrolero de 30% a 20%, eliminar la Contribución Especial sobre precios Extraordinarios y Exorbitantes, eliminar los Impuestos y Contribuciones Marginales y llevar los impuestos municipales de 12% a 1%.

Ante esta nefasta propuesta de reestructuración de PDVSA, Ramírez exhorta a las fuerzas políticas del país a levantar la voz para asumir la defensa del país y del patrimonio de todos los venezolanos que están atrapados entre dos facciones de poder, el gobierno y la oposición.

“A las Fuerzas Armadas Bolivarianas, custodios de la soberanía y la Constitución, a las fuerzas políticas y patrióticas del país, el llamado es a restablecer el hilo constitucional y la soberanía popular, la posibilidad de recuperar los objetivos planteados en nuestro Plan de la Patria, aprobado por el pueblo el 2012. Se trata de asumir el papel histórico que ha cada quien le corresponda, para el rescate de la patria,  del futuro de nuestro hijos, de los hijos de sus hijos y de las generaciones futuras que verán y juzgarán esta etapa de nuestra historia como la oscura y tenebrosa de nuestra República”, sentenció.


Loading Facebook Comments ...