Diosdado revela que sus propios camaradas lo enredaron “en chismes” y lanza filoso dardo sobre la bomba clandestina de Cerro Verde

“Yo soy un sobreviviente de los chismes”.

Así lo dijo Diosdado Cabello en la emisión 297 del programa “Con el mazo dando” que se transmite por Venezolana de Televisión, al revelar que sus propios camaradas lo han involucrado en “chismes”, situaciones de las que, aseveró, ha logrado salir airoso.

“No utilicen la intriga, eso no sirve para nada. Usted no necesita destruir a un compañero para subir. Si quiere hacerlo: Trabaje. Quien no es constante no va a vencer…. Además, esos son los que creen que las cosas son fáciles y esos normalmente se rinden rápido”, reflexionó el vicepresidente del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), al rememorar un episodio en el que fue involucrado en una conspiración contra Hugo Chávez.

“Una vez tuve que enfrentar un compañero en el partido, en Mérida y El Rosal, que hicimos la reunión. Dije: Vas a tener que demostrar lo que estás diciendo. Metiéndome a mí en una conspiración contra el comandante Chávez”, recordó Diosdado, sobre ese “camarada” que no identificó, y que intentó perjudicarlo ante los ojos del fallecido líder de la revolución bolivariana.

Pero eso no es todo.

Diosdado siguió enviando sus indirectas a alguien -o algunos “compañeros”-, cuando también dijo: “Yo soy un sobreviviente del chisme. Han inventado cualquier cantidad de cosas. Hasta en conspiraciones me han metido: por la intriga (…) hasta me hicieron dueño de Venezuela”, al recordar esas especies de “leyendas urbanas” que aseguran que el también presidente de la Asamblea Nacional Constituyente (ANC), es propietario de empresas de atún, centros comerciales, compañías que venden carros y motos, entre otras aseveraciones lanzadas por distintos medios durante los últimos años, de las que no se han presentado pruebas.

Y aunque la frase se la dirigió a sectores opositores, hizo especial énfasis para que estas palabras calaran en “tirios y troyanos”: “Yo no soy chantajeable”.

En este punto, Diosdado aprovechó para descartar “cualquier tipo de negociación con la oposición” en torno a un posible gobierno de transición, tal como propone la administración de Donald Trump.

“Negociar o conciliar con el fascismo es imposible. No se puede, nos odian. Ellos tendrán que acostumbrarse que aquí gobierna el chavismo durante años, siglos”, aseveró.

LA BOMBA CLANDESTINA DE LA DISCORDIA

El caso de la estación de servicios clandestina que fue detectada por la Policía Nacional Bolivariana (PNB), con 3 mil litros de combustible, ubicada en la lujosa urbanización Cerro Verde del municipio Baruta, también fue uno de los temas que tocó Diosdado en su programa “Con el mazo dando”, manifestando su inconformidad sobre cómo actuaron sus propios “camaradas” ante ese hecho.

“Si eso hubiera ocurrido en Catia, hubieran tenido a los responsables amarrados. Yo quisiera saber quién fue ese señor. Vi que a un guardia lo metieron preso y lo mostraron. Éste está detenido, pero quién es el tipo, pues”.

 

 

 

La bomba clandestina de Cerro Verde: el dueño ya está en libertad

 

El filoso dardo pareció dirigido, nada más y nada menos que contra el ministro de Interior y de Justicia, Néstor Reverol, quien fue el vocero de este caso, cuando informó el pasado viernes 10 de abril que durante el procedimiento se detuvo al dueño de la casa, identificado como Jesús Ramón Soto Méndez, al que acusaron por tráfico de material estratégico,” delito contemplado en la Ley Orgánica contra la Delincuencia Organizada y Financiamiento al Terrorismo”.

Sobre esto, hay dos puntos a destacar:

  1. El rostro de Jesús Ramón Soto Méndez, al contrario de la usual práctica de las autoridades chavistas, no fue presentado en ninguno de los medios públicos ni en los registros fotográficos que soportan las minutas policiales.
  2. A pesar de los delitos de los que fue acusado, Jesús Ramón Soto Méndez ya está en libertad.
LAS VÍCTIMAS DE JUAN GUAIDÓ

Diosdado también mencionó en su programa a los que catalogó como “periodistas de palangre”, y que consideró como “víctimas” del diputado reconocido como presidente encargado de Venezuela por más de 50 países, Juan Guaidó, por “quitarles” el bien más preciado que tiene todo comunicador social: su credibilidad.

En su criterio, la lista de esos “palangristas nadie les va a parar más”, la integran, entre otros:

  • Sergio Novelli
  • Carla Angola
  • Ibéyise Pacheco
  • Leopoldo Castillo
  • Alberto Ravell
  • Nelsón Bocaranda

Diosdado dijo que “ellos están ganando su platica aquí para retirarse (…) esos están buscando sus reales ahorita para no aparecer más nunca, porque tienen la credibilidad en el subsuelo”.

De esta selección de “palangristas”, Diosdado excluyó a los también críticos al chavismo, como son la periodista Patricia Poleo y el internacionalista Daniel Lara Farías, quienes en sus visitados espacios en plataformas digitales se muestran también como acérrimos adversarios de Juan Guaidó, así como de otros sectores de oposición, por lo que todas las semanas ambos comunicadores son vistos en “Con el mazo dando”.


Loading Facebook Comments ...