Diputada Bolivia Suárez y la educación on line: El régimen una vez más se burla del sector docente, de los estudiantes y los venezolanos

  • Para la parlamentaria, presidenta de la Sub Comisión de Educación de la Asamblea Nacional, “se debe planificar una reprogramación del año escolar en todos los niveles, para evitar la pérdida del año y una posibilidad sería continuar las clases en agosto o septiembre  hasta diciembre y en enero iniciar el nuevo año escolar correspondiente al 2021”

 

Por ALFREDO CONDE

La presidenta de la Sub Comisión de Educación de la Asamblea Nacional, la diputada por el estado Lara, Bolivia Suárez, rechazó el planteamiento del régimen de Nicolás Maduro de suspender las clases presenciales e iniciar un proceso de aprendizaje vía digital, por internet, radio y televisión, lo que calificó de una “utopía o quimera”.

No solo la parlamentaria se ha mostrado en desacuerdo con la implementación de esa medida, pues también le salieron al paso la mayoría de los educadores del país y los padres y representantes de los estudiantes, como ha quedado en evidencia en las redes sociales. Alegan que culminar el año escolar vía on line es otra falacia del régimen para aparentar que todo está bajo control. 

Y tienen razón, si tomamos como base que el internet en Venezuela casi no funciona. Según Global Speedtest, es el más lento de América Latina y no hay en el 63% de los hogares venezolanos. 

También conocemos de un grupo numeroso de docentes que se encuentran sometidos a una gran presión, porque desde que comenzó la cuarentena el servicio de internet ha ido de mal en peor. Y afirman que también se encuentran contra la pared los padres y representantes, quienes se encuentran muy preocupados porque sus hijos estudiantes no tienen forma de realizar los trabajos que les indican los educadores, por igual causa.

 

El cuestionado ministro de Educación, Aristóbulo Istúriz, anunció el pasado martes, la suspensión indefinida de clases en el país a causa de la COVID-19. Este funcionario respalda la propuesta de Maduro de terminar el año escolar con clases “on line”

 

TAMPOCO HAY ELECTRICIDAD

Bolivia Suárez explicó que “en medio de la existente crisis humanitaria compleja de la educación y la cuarentena por el COVID-19, el régimen una vez más se burla del sector docente, de los estudiantes y los venezolanos. Suspende las clases presenciales e impone un plan de enseñanza y aprendizaje a distancia difícil de cumplir”, destacó. 

“Por una parte, porque los venezolanos no cuentan con servicio eléctrico constante, hay estados que tienen cortes de luz de más de 12 horas y, por la otra, el grueso de la población no tiene acceso a internet y los que cuentan con este servicio la mayoría del tiempo no tienen señal y si la tienen es intermitente. Los venezolanos lo que tienen es”  ¡No hay, No hay y No hay!” sentenció la diputada larense.

 

 

 

LOS DOCENTES SON INSUSTITUIBLES

La parlamentaria advirtió que los docentes son insustituibles en el proceso de aprendizaje, por lo que se preguntó: “¿Quién va a supervisar el cumplimiento de estas actividades escolares a distancia? ¿Cuál será la calificación?, ¿Quién en casa va a estar pendiente que los escolares cumplan con las tareas y estudien? ¿Con qué criterio los padres y representantes van a calificar a sus hijos”. Y recordó que esto es un problema que complica más a los padres  y representantes, que “tienen que estar más pendientes de buscar los alimentos que van a escasear en medio de la Pandemia, porque no hay gasolina y los productores no tienen como trasportar los alimentos a los diferentes centros de consumo”. 

QUIEBRE DE LA EDUCACIÓN

Suárez afirmó que “el año escolar ya estaba en jaque antes de la pandemia del COVID-19, por la inexistencia del Estado docente, el quiebre de la educación como derecho humano en Venezuela, con graves repercusiones en su calidad, y cuyas principales manifestaciones son: la exclusión, crisis de valores, problemas de infraestructura, salarios miserables, déficit de docentes y dificultad para continuar con éxito los estudios”.

 

El año escolar ya estaba en jaque antes de la pandemia del COVID-19, por la inexistencia del Estado docente, el quiebre de la educación como derecho humano en Venezuela, con graves repercusiones en su calidad”.

 

“Miles de docentes de todos los niveles han renunciado o se han ido del país porque el trabajo académico y pedagógico es muy mal remunerado, los docentes reciben sueldos miserables, que no les alcanza para alimentarse, ni para transporte. También los alumnos no asisten a clases por las malas condiciones de los planteles, que no tienen agua y las edificaciones están en total deterioro. Los padres en muchas ocasiones no los mandan al colegio porque no tienen que darle de comer a sus hijos y los planes de alimentación escolar del régimen no funcionan, porque fracasaron en forma ruidosa”.

Por último, insistió en que en Venezuela no existen los medios para establecer un aprendizaje de tal magnitud, desde preescolar hasta universitaria, a través de medios digitales, por radio y televisión. “Esto realmente es otro invento del régimen para salir al paso, para responder el reclamo que hacen los docentes, padres representantes y alumnos, que están preocupados en qué va a pasar con el año escolar 2020”.

Twitter: @Alconde


Loading Facebook Comments ...