¿Son infecciosos los cuerpos de los fallecidos por coronavirus?: El delicado trabajo de los médicos forenses

Nota del editor: La mayoría de los científicos y médicos en la crisis del coronavirus están trabajando para salvar vidas. Sin embargo, los que están en el campo de la patología forense se centran en los muertos.

Ahmad Samarji, un académico de la ciencia forense con sede en el Líbano, informa sobre los extraordinarios desafíos que enfrentan los forenses y patólogos en las zonas de brotes, donde los gobiernos tienen que tomar “decisiones muy limitadas pero esenciales” para evitar un peligroso amontonamiento de cadáveres. Este informe ha sido editado y condensado para su publicación.

 

¿Cuál es el papel de los patólogos forenses en una pandemia?

Los patólogos forenses son médicos que integran la ley y la medicina para determinar la causa, el mecanismo, la manera y la hora de la muerte de una persona. Su trabajo diario tiene importantes consecuencias legales, sociales y económicas para la familia del fallecido y para la comunidad en general.

Durante una pandemia, los patólogos forenses participan intensamente en la gestión de la crisis, ya sea dentro de sus comunidades locales o como parte de una misión humanitaria que trabaja con comunidades vulnerables en el extranjero.

Su función en estos tiempos extremadamente difíciles es asegurar la gestión adecuada de los cadáveres, reduciendo al mínimo la propagación del virus, y orientar a las autoridades, los hospitales y los directores de funerarias acerca de lo que se debe y no se debe hacer con esos cadáveres.

Los médicos forenses trabajan con equipos especiales para trabajar sobre el cuerpo de los fallecidos por Covid-19

 

Hay una suposición general en la medicina de que tratar con los fallecidos no requiere la misma urgencia que trabajar con un paciente gravemente enfermo, y normalmente eso es cierto. Sin embargo, en una pandemia como la de COVID-19, un gran número de muertos puede exceder rápidamente las capacidades locales si no se gestiona de forma oportuna.

En el caso de las enfermedades altamente infecciosas, es urgente que los procedimientos post mortem – desde la muerte, el examen, la certificación, el registro y la liberación del cuerpo hasta la cremación o el entierro seguro – fluyan de la forma más adecuada y fluida posible.

¿Son infecciosos los cuerpos de las víctimas de COVID-19?

Aunque se sabe mucho sobre la familia de los coronavirus, aún se debe entender mucho sobre los modos de transmisión y los efectos en el cuerpo del SARS-CoV-2, el virus que causa el COVID-19. No sabemos si los restos humanos son infecciosos, pero la probabilidad es alta. Así que los patólogos forenses de todo el mundo están instando a los gobiernos a restringir la visión y el manejo del cuerpo después de que se haya completado el examen.

Asegurar la gestión adecuada de los cadáveres es vital para no producir más contagios.

 

Durante la epidemia del Ébola, que se cobró alrededor de 11.300 vidas en África Occidental entre 2014 y 2015, el manejo de los muertos fue uno de los principales modos de transmisión de la enfermedad. Así pues, una de las enseñanzas que los forenses humanitarios extrajeron de esta experiencia -que ahora se está aplicando al coronavirus- fue que los equipos de primeros auxilios no capacitados no deben participar en la manipulación de restos humanos durante los brotes de enfermedades altamente contagiosas.

¿Las ciudades con brotes de coronavirus son capaces de manejar los muertos con seguridad?

Los gobiernos están lidiando con la previsión de que el número de muertos por coronavirus superará los cientos de miles en todo el mundo. Pero los sistemas de salud que han planificado las pandemias y asignaron recursos suficientes para gestionarlas, parecen estar preparados.

Mi colega, el Dr. Ralph Bouhaidar – patólogo forense consultor de la Universidad de Edimburgo – me dijo que además de pasar largas horas en la funeraria de la ciudad de Edimburgo, está colaborando estrechamente con los fiscales, la policía, los directores de funerarias y los hospitales de toda Escocia para revisar, evaluar y actualizar los procedimientos existentes para gestionar el “exceso de muertes en una pandemia”.

El Dr. Bouhaidar enfatizó que una respuesta apropiada de COVID-19 no “emerge de un vacío”. Más bien, dijo, el manejo adecuado de los muertos es “el resultado del trabajo y la planificación acumulativos… para tener una comprensión de las capacidades locales y estudiar nuestra resistencia al tratar con tales posibilidades, mientras nos ponemos en contacto a nivel nacional e internacional con colegas para compartir conocimientos y experiencias”.

Algunos cuerpos de víctimas de coronavrus fueron abandonados en las calles de Guayaquil, Ecuador.

 

Hasta ahora, con 4.565 casos confirmados de COVID-19 y 366 muertos, los hospitales y la morgue de Escocia no están saturados.

Pero hay informes sombríos de ciudades muy afectadas – como Nueva York y Guayaquil, Ecuador, por ejemplo – de pacientes con coronavirus que mueren tan rápido que los cuerpos se acumulan. Ambas ciudades están considerando cavar fosas comunes.

Cuando se agotan los planes nacionales para el manejo de cadáveres en las pandemias, esto lleva a la acumulación de cadáveres, problemas de almacenamiento y refrigeración, y descomposición. Eso, como resultado, aumenta el riesgo de infección en toda la comunidad.

En estas condiciones, los gobiernos locales y federales tienen opciones muy limitadas, pero esenciales, para manejar el volumen de los cuerpos.

Deberían permitir la certificación de las muertes médicas debidas a COVID-19 por parte del médico tratante, sin necesidad de un examen post-mortem, para permitir un flujo más rápido de los fallecidos dentro del sistema. También deben establecer morgues temporales lo suficientemente grandes para acomodar miles de cuerpos. Las autoridades británicas, por ejemplo, están construyendo una morgue especial COVID-19 en el aeropuerto de Birmingham para acomodar 12.000 cuerpos. Y, sí, pueden necesitar excavar fosas comunes.

Todo esto debe hacerse asegurando un entierro digno para los cuerpos y un etiquetado adecuado de las tumbas como lo requiere el derecho internacional humanitario.

¿Qué peligros presenta la pandemia de COVID-19 para los científicos forenses?

A pesar de todas las medidas de protección, los expertos forenses están en constante riesgo de exposición a este virus mortal. Y cuando los patólogos de las zonas más afectadas contraen el coronavirus se intensifica un círculo vicioso.

Deben ausentarse del trabajo durante al menos 14 días, y algunos morirán. Esto empeora una situación ya terrible con el manejo de los cadáveres y, como resultado, amenaza la salud de toda la comunidad.

Los científicos forenses de la Cruz Roja están siendo enviados a campos de refugiados, zonas de guerra y ciudades abrumadas en misiones humanitarias de COVID-19 para proporcionar asistencia en caso de pandemia. En estos lugares, el riesgo de contagio es aún mayor. Las morgues en las que trabajan allí probablemente se enfrentan a la escasez de personal con habilidades expertas y morgues adecuadamente equipadas.

Los sepultureros con trajes protectores llevan el ataúd de alguien que murió sospechoso de haber tenido la enfermedad por coronavirus (COVID-19), en el cementerio de Vila Formosa, el cementerio más grande de Brasil, en Sao Paulo, Brasil, el 2 de abril de 2020. REUTERS / Amanda Perobelli

 

En general, el examen forense de una persona muerta no requiere un equipo y una maquinaria muy complejos en comparación con otras especialidades de la salud. Los patólogos sólo necesitan un almacenamiento apropiado, equipo de protección personal, herramientas básicas de disección y material de recolección de muestras.

Pero nuestro trabajo se enmarca en una cadena de eventos más amplia. Los hospitales deben tener la capacidad de identificar a la persona, determinar la causa de su muerte, disponer físicamente del cuerpo y trabajar con las diversas complejidades legales que atraen estos casos, y hacerlo con rapidez.

Usted mencionó cómo los científicos forenses aprendieron sobre el Ébola en el trabajo. ¿Qué estamos aprendiendo sobre el coronavirus que está ayudando a la respuesta a la pandemia?

Las lecciones del Ebola se reflejaron en la revisión del manual “Manejo de cadáveres después de los desastres”, publicado en 2016 por la Organización Mundial de la Salud y el Comité Internacional de la Cruz Roja, que ahora está ayudando a los gobiernos y a los primeros en responder en todo el mundo en la pandemia de COVID-19.

Hoy en día, se están llevando a cabo investigaciones interdisciplinarias sobre COVID-19 que conectan los conocimientos de los patólogos forenses con los de los médicos clínicos, virólogos y bioquímicos.

En Italia, por ejemplo, un estudio publicado el 26 de marzo, dirigido por 25 profesionales de la salud de todos los ámbitos, advirtió a los profesionales de la salud y al personal de los depósitos de cadáveres sobre los riesgos específicos del manejo de pacientes con COVID-19 y proporcionó orientación para las autopsias de casos sospechosos, probables y confirmados de COVID-19.

Esa labor, cuando se reproduzca y se lleve a cabo en diversos equipos de investigación y países, ayudará en gran medida a gestionar esta crisis mundial, a formular un plan de tratamiento eficaz y a crear potencialmente una vacuna.

 

Fuente:  theconversation.com


Loading Facebook Comments ...