Superluna de abril: cómo y cuándo ver la «Luna llena rosa»

De la noche del martes 7 al miércoles 8 será el mejor momento para apreciar el evento astronómico, el más brillante de su tipo previsto para 2020

A pesar de que el nuevo coronavirus, el Covid-19, haya paralizado casi toda la actividad humana, la Tierra sigue girando. Y la Luna también a nuestro alrededor. Prueba de ello es la «superluna» que se producirá el próximo 8 de abril, la tercera y la más grande de este año, un espectáculo del que disfrutar desde casa y sin necesidad de complejos aparatos.

Aunque la definición de «superluna» no es un término científico, se ha popularizado en los últimos tiempos para referir los eventos astronómicos en los que nuestra percepción del diámetro y del brillo de la Luna llena desde la Tierra con respecto al apogeo, la máxima distancia a la que este satélite se encuentra de nuestro planeta. «La Luna gira sobre la Tierra con un período de, aproximadamente, 28 días. Pero su órbita no es circular. Se trata de una elipse. Ese es el motivo por el que la distancia Tierra-Luna no es siempre la misma y, por ende, tampoco lo son el tamaño y brillo que percibimos de su imagen», explican desde el Instituto de Astrofísica de Canarias (IAC).

Es decir, que se produce una superluna siempre y cuando la Luna llena coincide con el perigeo lunar. De hecho, este año se producirán hasta cuatro eventos similares (hemos visto dos, en febrero y marzo, y, aparte de esta, queda otra en mayo), un número habitual -se suelen producir entre tres y cinco anualmente-. «Durante estos fenómenos, el diámetro aparente de la Luna puede aumentar hasta un 14% y su brillo hasta un 30%. En el caso de la próxima superluna, su tamaño y brillo aparentes aumentarán un 12% y un 29% con respecto al apogeo, respectivamente. Esto será debido a que el próximo miércoles 8 abril, a las 2:36 UT, el satélite pasará a 357.035 km de la Tierra (apogeo con máxima distancia del año 2020, 406.690 km)», afirman desde el IAC.

Sin embargo, en comparación con otras Lunas llenas en el apogeo, en realidad tampoco será tan visible: en la situación más favorable, una superluna tendrá un diámetro de 4 minutos de arco mayor que una Luna llena en el apogeo. «Es decir, el incremento de diámetro angular de la superluna es de solo la quinceava parte del tamaño angular de nuestro dedo meñique si lo observamos con el brazo extendido», señalan desde el IAC. Realmente es muy difícil distinguirlo a simple vista.

¿De dónde viene el nombre de Luna llena rosa?

Esta superluna de abril también es conocida como «Luna llena rosa», un nombre que tampoco tiene que ver mucho con la ciencia. De hecho, fueron los nativos americanos quienes la bautizaron así debido a que este fenómeno ocurre en primavera, momento en el que muchas flores florecen y muestran tonos rosas.

«En el hemisferio norte, la luna llena en abril se llama Pink Moon (luna rosada), un nombre que proviene del musgo rosa, conocido también como flox de tierra silvestre, que en el este de los Estados Unidos es una de las primeras flores que germinan en primavera» explican desde la NASA. Otras tribus americanas también se referían a ella como «Luna llena de los peces», ya que marca el momento en el que el sábalo, un pez común en EE. UU. nada río arriba para desovar.

Ver la superluna desde casa

Dado que la mayoría no podemos trasladarnos a un lugar apartado y sin contaminación lumínica, que sería el sitio idóneo para disfrutar del espectáculo, el IAC ha preparado una serie de recomendaciones para poder disfrutar del cielo y fotografiar la superluna de abril compartiendo el resultado en redes sociales utilizando el hashtag #SuperlunaDesdeCasa.

«La noche del martes 7 será el mejor momento para observarla. En el momento del atardecer, la Luna llena estará saliendo por el horizonte Este. Durante toda la noche y hasta el amanecer, podremos verla cruzar el firmamento», afirman añadiendo que un buen momento podría ser durante la salida o la puesta. «Con el horizonte despejado, podemos observar algunos efectos atmosféricos de refracción y tendremos luz ambiental suficiente para poder ver también el paisaje. Una hora después de la puesta de Sol y hasta una hora antes del amanecer, tenemos la oscuridad de la noche (aunque no tanto por la Luna llena). A partir de ese momento, también podemos ver las estrellas y fotografiarlas. Y, antes del amanecer, la Luna se irá desvaneciendo mientras se acerca al horizonte Oeste», continúan.

Por otra parte, recomiendan que para fotografiarla no se utilicen los modos predefinidos (automáticos), sino ajustar la imagen con la exposición de forma manual. «Por ejemplo, para un móvil convencional en un entorno muy iluminado (desde una ciudad, por ejemplo), bastará con ISO 1600, exposición de 2 segundos y apertura máxima (f mínimo)». Si no tenemos esa opción de forma preinstalada se puede recurrir a alguna aplicación gratuita que permita el modo manual; lo mismo ocurre para editar las imágenes, ajustando la exposición, el contraste y el color hasta conseguir el resultado esperado.

Además, algunos móviles de alta gama vienen con zoom integrado o con otra cámara con mayor focal. Eso nos puede ayudar para obtener más detalle, pero a cambio perderemos parte del paisaje. También se venden mini-objetivos para móviles, con resultados bastante aceptables.

Sea como sea, no hay excusa para no disfrutar de la superluna de abril.

 

  • ABC


Loading Facebook Comments ...