Doctor en veterinaria, Felipe Molina: Solo un cambio político puede salvar al sector agropecuario de Venezuela 

  • El médico veterinario califica los 20 años del régimen de Chávez y Maduro como “dos décadas de una política sistemática dirigida a la destrucción del sector agropecuario del país, mediante la pérdida de la confianza de todas las personas dedicadas a esta actividad, de forma deliberada”.
  • * Molina afirma que “un cambio político es la única vía para poder tener la posibilidad de solucionar los múltiples problemas que se viven en Venezuela. No existe otra”

 

Por ALFREDO CONDE

 

El médico veterinario Felipe Molina señala que la situación de estos profesionales es muy delicada en varios aspectos. Entre estos apunta el campo de la seguridad social, pues “como gremio no tenemos un seguro que nos ampare, es decir, dependemos única y exclusivamente de los servicios públicos y ya sabemos cuál es la situación que viven los hospitales a nivel nacional”, explica para comenzar.

-Otro aspecto sería el económico –prosigue el doctor Molina-, porque no tenemos una tabla de honorarios que nos permitan ingresos dignos para vivir. Si es el caso de los colegas que prestan servicio para el sector público, solo gozan de cierta estabilidad de trabajo, porque los sueldos y salarios son de miseria. Un profesor universitario titular a dedicación exclusiva que, para llegar a ello, tienen que hacer Master y Doctorado, devenga menos de US$40 mensuales y si hablamos de los colegas que se dedican al ejercicio libre tienen que lidiar con gastos que superan lo poco que perciben de ingresos.

-Por otro lado, la investigación se acabó, el último presupuesto era de BsS.300.000, que no alcanzan ni para una resma de papel. Solo aquellos que se han establecido en ciertos consultorios privados, pueden mantenerse en cierto grado, pero efectivamente la situación es sumamente difícil.

CHAVISMO: EL PEOR DESASTRE

-¿Qué balance puede ofrecernos de estos 20 años del régimen de Chávez y Maduro con respecto al sector veterinario del país?

– Peor no pudo haber sido el desastre que nos hizo el régimen de Chávez y de Maduro. Empezando por el aspecto de la formación, este gobierno de la manera más descarada intentó liquidar las universidades autónomas, ahogándolas mediante los presupuestos. Y desde el punto de vista del impacto al sector de producción nacional fue terrible, el famoso desarrollo endógeno no fue otra cosa sino potenciar la dependencia y crear una sola finca que se llamó Puerto Cabello. 

-Por ahí –precisa Molina- entró toda una serie de alimentos que se pudieron haber producido en el país y que lamentablemente hicieron a un lado. Recuerde usted las importaciones indiscriminadas que se hicieron desde Brasil de ganado vacuno sin ningún tipo de control sanitario, que entraron por Puerto Cabello. Obviamente eso afectó a todo el sector veterinario del país. 

-Igualmente, en lo relativo a la propiedad, se desconocen los títulos otorgados por el IAN, se desconocen las sentencias mero declarativas de propiedad, de manera que a los poseedores se les impide el acceso a la propiedad y los que ya tenían título de propiedad se le desconocen, al ponerle una condición imposible de cadenas titulativas enormes. Pero la perversión no quedó allí, la ley estableció dos tipos de procedimientos: el de expropiación y el de rescate. El de expropiación es que el Estado asume que el título era válido, pero le solicita una cadena titulativa de 200 años y bueno en ese caso procede el acto expropiatorio con la consiguiente supuesta indemnización, pero en el 99% de los casos el procedimiento de rescate el Estado asume esto es mío y lo voy a reivindicar. 

 

El Estado tomó posesión de todos los medios de producción para imponer una política que todos conocemos, con base en el sometimiento de la gente mediante el hambre”.

 

-El arma fue la Ley de Tierras y Desarrollo con una sentencia del Tribunal Supremo de Justicia, de la sala constitucional, que la declaró de carácter vinculante. No contentos con eso, eliminaron el tipo penal de Invasión en materia agraria para dar rienda suelta a los procedimientos de expropiación y desalojar a todo el que estuviera produciendo y aparte de eso la sentencia permitió lanzar las hordas de Invasores a los predios rústicos.

-Yo pudiera calificar a estos 20 años como dos décadas de una política sistemática dirigida a la destrucción del sector agropecuario venezolano, mediante la pérdida de la confianza de todas las personas dedicadas a esta actividad, de forma deliberada. El Estado tomó posesión de todos los medios de producción para imponer una política que todos conocemos, con base en el sometimiento de la gente mediante el hambre. 

-Qué necesidad más inmediata, más extrema, que es el alimento para el ser humano, y lo utilizaron con fines políticos. Es una política perversa, pero por más que la ocultaron, por más que la disfrazaron hoy en día está claro que esa era la intención, que hoy conocemos como las cajas CLAP. Ciertos acontecimientos le restaron velocidad a este proceso de transformar a Venezuela en un sistema comunista,  específicamente de modelo cubano. Esa fue la estrategia. Y la pusieron en práctica cuando ni siquiera se había secado la tinta de la Constitución de 1999, que establece el derecho a la propiedad en el artículo 115. Incluso, paradójicamente, de las 26 constituciones que tiene Venezuela, era la que tenía redactado este artículo en la forma de mayor garantía, que era de usar, gozar y disponer de la propiedad. Pero comenzaron a violar esta Constitución desde prácticamente su aprobación.

LA ESTAFA DEL PROGRAMA DE FORMACIÓN VETERINARIA

– ¿Qué opina del Programa de Formación del régimen dirigido a los veterinarios?

La verdad es que es lamentable y una estafa para los jóvenes que de buena fe creyeron en este programa de formación, pero no va a tener ningún impacto positivo ese programa diseñado por este régimen, donde no actuaban veterinarios. La mayoría de esos programas fueron diseñados por licenciados en Educación que no tenían la menor idea de lo que significa la medicina veterinaria, programas de formación que no tienen ningún tipo de práctica ni de interacción del estudiante con los animales, todo es por referencia de láminas,  exposiciones que en ningún momento puede servir para que se pueda formar un médico veterinario. Realmente, repito, ha sido una estafa para los jóvenes que creyeron en ese tipo de diseño.

URGE EL CAMBIO POLÍTICO

–La mayoría de los gremios profesionales del país coinciden en afirmar que para lograr solucionar los múltiples problemas que enfrentan es mediante un cambio político. ¿Es la vía?

 –Efectivamente, un cambio político es la única vía para tener la posibilidad de solucionar los múltiples problemas que se viven en Venezuela. No existe otra. Por ejemplo, solo un cambio político puede salvar al sector agropecuario del país. Y lo mismo sucede con otros sectores.

-Desde el principio –agrega el doctor Molina-, el concepto del desarrollo agropecuario del régimen fue totalmente equivocado. No se puede desarrollar un país con acento en lo agropecuario con la intervención, con la confiscación y la expropiación de millones de hectáreas como se hizo aquí en Venezuela.

-Para ese propósito –continúa el médico veterinario-, gozaban de una mayoría en la Asamblea Nacional y diseñaron el instrumento legal para dar al traste con la propiedad rural, con la propiedad agrícola y de ahí viene la Ley de Tierras y Desarrollo Agrario, que estableció una condición casi imposible para que cualquier productor fuera reconocido como propietario. Es así entonces donde se establece que para que el Estado pueda reconocer una persona como propietario había que hacer una cadena activa de más de 100 años y eso luego fue distorsionado por cada director de cada oficina del Instituto Nacional de Tierras en cada estado. Llegaron incluso a la perversión de que la cadena tenía que ser desde 1811 hasta nuestros días. La mesa quedó servida al establecer esa perversión, pues eso les permitió conocer todos los títulos y dentro del plan también estuvo la liquidación del Instituto Agrario Nacional. De este se desconocieron también los títulos tanto gratuitos como otros otorgados por el IAN y también se declaran imprescriptibles todas las tierras así tuviera la permanencia de más de 20 años un determinado predio rústico, lo cual te hacía propietario por la vía de la prescripción adquisitiva de la ocupación. Por eso fue que en México un gran revolucionario acuñó el término “la tierra es de quien la trabaja”, que fue el lema del Instituto Nacional que tomó el doctor Jiménez Landín, cuando se hizo la Reforma Agraria (1959-1963) en la democracia, Entonces el régimen al hacerla imprescriptible, elimina la posibilidad de hacerse propietario así pase 20, 30, 40, 50 años trabajando la tierra.

EL CONTACTO CON JUAN GUAIDÓ

-Superada la emergencia por el coronavirus en Venezuela,  ¿los veterinarios tienen previsto sostener una reunión con el presidente (E) de Venezuela, Juan Guaidó y/o los diputados de la Asamblea Nacional  para exponerles su situación?

-Le agradezco esta pregunta porque sé que el Presidente lo lee… El presidente Juan Guaido debería recibirnos precisamente en estos momentos y permítame con mucho respeto solicitar a través de esta ventana de comunicación que es CCNesnoticias, la posibilidad de que él atienda a una comisión de médicos veterinarios para exponerle la grave situación que vive el campo venezolano. Allí no se puede actuar teniendo a los médicos veterinarios a un lado. Somos nosotros los profesionales capacitados para aumentar la producción de proteína animal. Tenemos formación de Salud pública y precisamente el COVID-19 es una zoonosis. Le agradezco que le haga también llegar esta información al presidente Juan Guaidó.

EL PAPEL DEL MÉDICO VETERINARIO

 

El doctor Felipe Molina es un reconocido especialista en el área ganadera.

 

-Vamos ahora a aspectos relacionados de forma exclusiva con la profesión de médico veterinario. Muchos ven al médico veterinario a aquel que se ocupa nada más de la salud de las mascotas. ¿Qué nos puede decir de la importancia que tienen en la alimentación y la salud de gente?

En principio pudiera decirle que son médicos veterinarios lo que descubrieron a los micoplasmas como agentes patogénicos, a los virus filtrables, a las salmonellas, a las brusellas, pero me gustaría concentrarme en un acto tan cotidiano como cuando usted se desayuna con una arepa con carne mechada. Usted compra un alimento de un proceso no menor de 3 años, en el que actúa una gran cantidad de médicos veterinarios. Veamos, esa vaca de donde sale la carne mechada tuvo que ser fecundada o por monta natural o por inseminación artificial, en la cual seguramente estuvo involucrado un médico veterinario. Luego tuvo que haber tenido un diagnóstico de preñez hecho por un médico veterinario y durante todo ese tiempo el animal tiene que someterse a un proceso de certificado de salud, para prevenir enfermedades, como, por ejemplo, mediante la inoculación de la vacuna de aftosa, rabia, leptospira, la triple, las cuales son producidas en laboratorios donde trabajan médicos veterinarios y por lo general son vendidas a las agropecuarias por médicos veterinarios. Si durante ese proceso en algún momento el animal necesitará de cuidados, obligatoriamente tienen que ser suministrado productos veterinarios en los que trabajan médicos veterinarios. Y para que ese animal pueda ser movilizado para el matadero, necesitará una guía de movilización hecha por un médico veterinario y firmada en una oficina del INSAI (Instituto de Salud Agrícola Integral) por otro médico veterinario. Luego de ser beneficiada la carne en el matadero tiene que ser inspeccionada por un médico veterinario, el cual le dará la posibilidad de salir a la venta o podrá tomar la determinación de ser decomisada si no cumple con los mínimos requisitos de salud pública… Por eso, la próxima vez que usted desayune una arepa con carne mechada tenga en cuenta la gran cantidad de médicos veterinarios que actúan para poder llevar comida a la mesa del venezolano. Ahora si la arepa que usted se come es con huevo, con pollo o con pernil, le puedo asegurar que son más los médicos veterinarios que actúan para que pueda comerla. 

 

Quiero decir que es muy amplia la actuación de los médicos veterinarios en muchas áreas y es por eso que Louis Pasteur sabiamente dijo: “La medicina cura al hombre, la medicina veterinaria cura a la humanidad”.

 

-Es una realidad en todos los puertos y aeropuertos internacionales que debe haber un médico veterinario. El aspecto de la salud pública que involucra a los médicos veterinarios es importantísimo, porque hasta para los permisos deben actuar los médicos veterinarios. En concreto, le quiero decir que es muy amplia la actuación de los médicos veterinarios en muchas áreas y es por eso que Louis Pasteur sabiamente dijo: “La medicina cura al hombre, la medicina veterinaria cura a la humanidad”.

S.O.S. PARA LAS MASCOTAS

-Por último, el tema de las mascotas es preocupante, doloroso diría más bien. A los ciudadanos no les alcanza para comer y aquellos que tienen mascotas sufren para poder alimentarlos y para darle las medicinas que les permitan mantener o recobrar la salud de los animalitos por lo costoso de estos rubros. ¿Qué se puede hacer o qué tienen pensado hacer los veterinarios?

Pregunta muy difícil y cuando usted me pregunta qué puedo hacer o que tenemos pensado hacer los veterinarios, sencillamente me tendría que limitar en decirle que colaborar en la medida de nuestras posibilidades, porque dentro de una crisis económica y sobre todo en medio de una pandemia la situación de los animales de compañía o mascotas, es sumamente terrible. 

-Fíjese, el salario mínimo del venezolano es de  Bs.S250.000, es decir, no llega ni a tres dólares. ¿Sabe usted cuánto cuesta un kilo de alimento concentrado para perros? Está alrededor de los US$4, estoy hablando de un kilogramo, ¡un kilogramo! Si vemos el precio de la vacuna séxtuple para un canino, cuesta entre US$20 y US$25. Por otro lado, la triple felina para gatos, que entre otras tiene la de leucopenia felina, está alrededor de los US$35, y todas son importadas. Y los médicos veterinarios  no ganan tanto. Todo configura una situación sumamente terrible para las mascotas y sobre todo porque no hay consciencia de considerarlas como algo importante en la vida. 

-Cuando te hacen la pregunta, cuántas mascotas hay en Venezuela? Es una incertidumbre, porque no tenemos la mínima noción en un país donde no se llevan estadísticas. Ahora si asumimos que en los Estados Unidos hay 80.000.000 de perros y alrededor de 86.000.000 de gatos, estaríamos hablando cerca de un 28% en relación al censo poblacional humano. Y si tomamos esas cifras, considerando la gran cantidad de compatriotas que han tenido que emigrar, fácilmente podemos estar hablando alrededor de 6.000.000 de perros y seis millones y medio de gatos en Venezuela. Imagine ahora cuántos de ellos han sido abandonados por no poderlos mantener. Ha sido igual de terrible para mucha gente, porque los dejan con dolor, pero aun así en las peores condiciones hay gente que le ha dado importancia y sobre todo en esta cuarentena, en este aislamiento social. En realidad, es muy grande la importancia que deben tener los animales de compañía, porque hay personas que solamente tienen como compañía a un perro o un gato, que brindan una estabilidad emocional grandísima en este período inusual que nos ha tocado vivir por esta pandemia. Todo esto nos debe hacer repensar la importancia que tienen para los humanos los animales de compañía.

Twitter: @Alconde


Loading Facebook Comments ...