Un médico de Yale advierte: “Si tiene síntomas de coronavirus, asuma que lo tiene, incluso si la prueba sale negativa”

Harlan Krumholz es profesor de medicina en la Universidad de Yale y en el Instituto de Estudios Sociales y Políticos de Medicina de Investigación y de Salud Pública, además de director del Centro de Investigación y Evaluación de Resultados del Hospital Yale New Haven. Es una voz más que autorizada para explicar de forma didáctica por qué es recomendable autoaislarse si los síntomas aparecen aunque no haya una prueba que lo certifique o, incluso, una que la refute. Y en una columna de The New York Times explicó por qué algunos pacientes dan negativo en sus test por coronavirus pero así y todo están infectados y pueden contagiar.

Usted tuvo algunas exposiciones que podrían haberlo puesto en riesgo de contraer coronavirus. Unos días más tarde, tiene una tos fuerte y se siente un sin aliento y realmente cansado. La temperatura indica 38 grados. Fiebre. Sospecha que podría tener COVID-19, la enfermedad causada por el nuevo coronavirus. Los días se suceden y su médico lo insta a quedarse en casa a menos que su condición empeore. Sin embargo, se siente bastante mal y finalmente obtiene una cita. Le hacen una prueba de influenza al colocarle un hisopo en la nariz, y le dicen que la prueba dio negativo, no tiene gripe. Le dicen que están guardando las pruebas de COVID-19 para aquellos que están peor que usted. Se va a casa con una receta de antibióticos, posiblemente porque no saben qué más hacer, y lee sobre celebridades que están dando positivo pero no parecen estar tan enfermas“.

Un par de días después, todavía con fiebre, regresa y los médicos ceden y le hacen una prueba de SARS-CoV-2, el virus que causa COVID-19. Una vez más, pegan algo en la nariz a lo que se siente como la parte inferior del globo ocular. Le dicen que los resultados estarán disponibles en un par de días y que vaya a casa y espere. Finalmente, los resultados están disponibles y le dicen que no tiene COVID-19. ¿Ahora que?”, esta historia, contó Krumholz en su columna se repite una y otra vez en varios centros médicos de los Estados Unidos y posiblemente del mundo.

De acuerdo al autor, muchas personas alrededor del mundo dan negativo a los tests cuando en verdad están contagiadas. “No se muestran en las estadísticas, y se quedan en el limbo sobre qué hacer a continuación”, señala el médico de Yale, una de las casas de estudios más prestigiosas del mundo.

El problema puede estar con la prueba”, avisa Krumholz, experto en salud pública. “Las pruebas actuales de coronavirus pueden tener una tasa particularmente alta de infecciones faltantes. La buena noticia es que las pruebas parecen ser muy específicas: si su prueba resulta positiva, es casi seguro que tiene la infección. La prueba más común para detectar el coronavirus implica un proceso conocido como reacción en cadena de la polimerasa de transcripción inversa, o RT-PCR, una mezcla de palabras que describe un método capaz de detectar partículas de virus que generalmente están presentes en las secreciones respiratorias durante el comienzo de una infección. Desde un punto de vista técnico, en condiciones ideales, estas pruebas pueden detectar pequeñas cantidades de ARN viral”, señala.

Según el autor de la columna en The New York Times, este tipo de casos son más comunes de lo que se cree. Son pacientes que primero dieron negativo para el coronavirus y luego dieron positivo, sin ningún cambio de hábito en el medio. También “personas que casi con certeza están infectadas y dan negativo”, remarca. Se calcula que las pruebas mal categorizadas podrían alcanzar el 30 por ciento… e incluso más.

Hay muchas razones por las que una prueba sería falsamente negativa en condiciones de la vida real. Quizás el muestreo es inadecuado. Una técnica común requiere la recolección de secreciones nasales muy atrás en la nariz, y luego rotar el hisopo varias veces. Ese no es un procedimiento fácil de realizar o que los pacientes toleren. Otras posibles causas de resultados falsos negativos están relacionadas con las técnicas de laboratorio y las sustancias utilizadas en las pruebas”, explica.

Así, Krumholz señala que como consecuencia de esto podría estar subestimándose la expansión del virus, algo que podría dificultar la lucha contra el COVID-19. “Por ahora, debemos suponer que cualquiera podría estar portando el virus. Si ha tenido exposiciones y síntomas probables que sugieren infección por coronavirus, probablemente la tenga, incluso si su prueba dio negativa”. “Todos deberíamos seguir practicando los comportamientos (lavado de manos riguroso, no tocar la cara, distanciamiento social) que impiden su propagación. Y necesitamos mejor información sobre el rendimiento de estas pruebas, incluidas las pruebas nuevas que se introducen, en el mundo real”, aclaró.

Por último, Krumholz da una recomendación a sus colegas médicos que tratan con este tipo potencial de pacientes. “Aun cuando surjan mejores pruebas, siempre debemos poner el resultado de la prueba en el contexto de la otra información que tenemos. Es una lección que perdura a lo largo de la medicina: mire el panorama general, no un solo dato. Triangula sobre la verdad, utilizando todas las fuentes de información que tienes, sin importar cuán buena sea una sola prueba. Y no sea tímido al cuestionar una conclusión que no se ajusta completamente a los hechos”.

Agencia


Loading Facebook Comments ...