Bolsonaro desafió los protocolos anticoronavirus y dió un paseo alegando “Brasil no puede parar”

El presidente Jair Bolsonaro contrarió las orientaciones de su ministerio de Salud paseando este domingo por Brasilia, acercándose a seguidores y reforzando su llamado de romper la cuarentena. “Brasil no puede parar”, dijo a pesar del avance del coronavirus que ya cobró más de 100 muertes en el país.

“Lo que he conversado con las personas es que quieren trabajar, lo que he dicho desde el principio, vamos a tener cuidado, mayor de 65 años se queda en casa”, le dijo Bolsonaro a un vendedor ambulante en un video en su cuenta de Twitter.

Menos de 24 horas antes, el ministro de Salud, Luiz Henrique Mandetta, había resaltado nuevamente la importancia del aislamiento social en la lucha contra la enfermedad, que en Brasil suma 3.904 casos y 114 muertes.

“La muerte está allí, si Dios quiere. Sólo no podemos quedarnos parados, hay temor porque si uno no muere de la enfermedad, muere de hambre”, dice el vendedor a Bolsonaro que responde “no vas a morir”.

El mandatario de ultraderecha, de 65 años, promovió también el uso de la hidroxicloroquina para tratar el coronavirus. Apoyándose en “un estudio francés”, el remedio “es una realidad”, dijo Bolsonaro.

Consultada, su asesoría no especificó a cuál estudio hacía referencia.

En otro video, el presidente, que aboga por una “vuelta a la normalidad” del país, cuestionó la cuarentena defendida por gobernadores y algunos alcaldes como medida de contención para evitar la propagación del virus.

“Ese aislamiento horizontal, si continúa así, con la cantidad de desempleo más adelante tendremos un problema muy serio que llevará años para ser resuelto”, dijo.

“Brasil no puede parar, si para nos volvemos Venezuela”, dijo más tarde Bolsonaro en las afueras de su residencia oficial.

“Algunos quieren que me calle, que siga los protocolos, cuántas veces el médico no sigue el protocolo”, comentó el presidente. “Enfrentemos el virus con realidad, es la vida, todos nos debemos morir un día”, añadió.

En los cuatro videos que publicó en total en Twitter, se ve a Bolsonaro en medio de pequeñas aglomeraciones y a las afueras de la residencia oficial conversando con seguidores.

Más temprano, el mandatario fue al Hospital de las Fuerzas Armadas para una “agenda personal”, según su asesoría de comunicación.

Bolsonaro califica el nuevo coronavirus como “una gripecita” y defiende la reapertura de comercios y escuelas, y el aislamiento exclusivamente para personas mayores de 60 años (los más vulnerables a la enfermedad), sin explicar cómo esto podría ser realizado.

Con 215 millones de habitantes, desigualdad social y problemas de infraestructura, Brasil enfrenta desafíos considerables para la contención del virus, cuya tasa de letalidad en el país hasta el momento es de 2,8%.

Fuente: AFP


Loading Facebook Comments ...