Analista político, Jesús Israel Fernández: “Las elecciones presidenciales se harán en octubre a más tardar”

  • Para el exasesor del Congreso Nacional de la etapa democrática del país, todos los cargos de elección popular serán renovados, pero la prioridad está en las presidenciales, única vía “para lograr el cambio político que aspira la inmensa mayoría de los venezolanos”. 

 

Por ALFREDO CONDE

El analista político Jesús Israel Fernández no tiene ninguna duda en que este año se realizarán elecciones presidenciales libres y con observación democrática internacional. Dice igualmente que lo más probable es que también se realicen comicios para elegir nuevos gobernadores y alcaldes, “pues son procesos indispensables para lograr el cambio político que aspira la mayoría de los venezolanos, lo cual marcará el inicio de la reconstrucción del país y el final de la terrible crisis económica, social y política que ha azotado a Venezuela en los últimos 20 años”.

 Fernández también se refirió al Pliego Nacional de Conflicto, el desasociego que generó en el régimen la gira internacional de Juan Guaidó y profundizó en lo que se puede esperar por la vía electoral, como salida a la crisis.

EL 10M: UN DÍA MUY IMPORTANTE

– ¿Cuáles son  los escenarios que se perfilan para el segundo trimestre de este año, tomando en consideración que el 10 de marzo (10M) el presidente de la Asamblea Nacional (A.N.) y Presidente encargado de la República está convocando a los ciudadanos a un acompañamiento a los diputados posiblemente al Palacio legislativo?

– Este es un año electoral y quizás en el segundo trimestre aún no se realicen elecciones, pero con seguridad entre el final del tercero e inicio del cuarto trimestre tendremos elecciones, unas que están descritas en la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela (CBRV); me refiero a las parlamentarias y las elecciones presidenciales, que son las prioritarias y que incluso pueden estar acompañadas de comicios para elegir gobernadores y alcaldes. Mis cálculos se centran en el mes de octubre. 

-En relación a la convocatoria para el 10M, todo indica que será una movilización importante que podría realizarse en el Palacio Legislativo que, indiscutiblemente, muy pronto volverá a estar ocupado por la legítima oposición nacional encabezada por el líder del país, Juan Gerardo Guaidó Márquez, presidente del Parlamento. Es probable que asistan no solamente los dirigentes de todos los partidos que conforman la unidad opositora, sino un gran número de dirigentes sociales que el año pasado impulsaron el incremento del 40% de las protestas que realizaron los ciudadanos en el año 2019 en el área Metropolitana, no solamente por los servicios esenciales: agua, electricidad, gas, transporte público, salarios y atención médica hospitalaria, sino también por el cambio de rumbo en el país. Y durante este año 2020 indudablemente que se incrementarán más todavía las protestas por el desarrollo de un esquema opositor que va alineando a la población en general, a la unión nacional y a su participación a un evento electoral presidencial.

-En consecuencia, el 10M es un día muy importante en esta etapa de lucha, porque se visibilizará más ante el mundo los graves problemas que mantienen en ascuas a los venezolanos, lo cual quedará plasmado en el Pliego Nacional de Conflicto.

EL PLIEGO DE CONFLICTO

-Como bien apunta, el presidente (E) Juan Guaido está convocando a un acompañamiento a los diputados para el 10 marzo, en donde cada sector debe consignar un pliego de conflicto, para de allí elaborar una ley. ¿Considera que esas exigencias que se formularán en el Pliego Nacional de Conflicto de los sectores y del pueblo en general tendrán una respuesta positiva para la población venezolana?

– Cada sector en particular y la población en general está afectada por las erráticas políticas públicas y por la dinámica del cómo opera el régimen en la actualidad. Como ejemplo podemos observar un dato contundente en la Gran Caracas, pues cerca de un millón de personas han tenido que formar parte de una migración forzosa. Veamos los siguientes números: en Venezuela la estructura física de los acueductos está para soportar o transportar 50 litros per cápita o  diarios por persona; estamos hablando de 50 MM de litros de agua diarios menos del consumo por el efecto migratorio y aún así cada día el problema del déficit se hace mayor. Eso significa que el colapso de los servicios públicos en este modelo de Estado se hace inviable y se observa que la recuperación o mejoramiento del suministro de agua potable no es prioritario para el régimen. Igual pasa con los otros servicios públicos, cada día empeorando y todos esperando el cambio político para que se solucionen los problemas. 

 

 

Esta imagen recorrió el mundo y habla por sí sola. Al fondo de aprecia a un pistolero adepto al régimen, cuando procede a apuntar con su arma al Presidente (E) de Venezuela, Juan Guaidó.

 

 

-Esta apología de los servicios públicos lo traigo a colación por cuanto el Pliego Nacional de Conflicto está diseñado para la unificación de los criterios de afectación y concientización definitiva de que estamos en presencia de un Estado inviable que no le interesa ni le es prioritario incluso algo tan esencial como la salud o la alimentación de los venezolanos y de allí esos pliegos de conflictos, convertidos en demandas sociales que culminan en la exigencia de una salida electoral presidencial o elecciones generales. Y lo más importante es que estos pliegos de conflictos tienen de contenido la afectación a la sociedad venezolana de las políticas públicas del régimen, propuestas y demandas para el gobierno de transición y un compromiso con la ruta que ha trazado el presidente encargado para que definitivamente salgamos de la usurpación.     

EL TEMOR AL MAGNICIDIO

-¿Qué puede decir sobre el intento de magnicidio contra el Presidente encargado de Venezuela, Juan Guaidó, perpetrado por paramilitares afectos al régimen el pasado 29 de febrero en Barquisimeto? ¿Es posible que en Venezuela se produzca un nuevo intento de magnicidio por la exacerbada violencia del madurismo? 

– “Muchas manos en el sancocho ponen el caldo morado…”. El intento de magnicidio en Barquisimeto indica que no existe una línea de mando en el desgobierno que sea impartida por un líder, jefe o capo y la anarquía pudiera estar avanzando y tomando cuerpo, por lo que puede devenir en un sálvese quien pueda. Este argumento por las características del evento y su particular accionar de las fuerzas públicas, que cada día están demostrando en cada impasse y en los enfrentamientos públicos, donde corren peligro los ciudadanos, sumados a los lugares de los diarios tiroteos callejeros, que están creando una cultura de la violencia en donde se impone la ley del más fuerte, en este caso de los que tienen las armas. 

-Cuando se observa desde lejos los acontecimientos políticos en Venezuela, la acción intimidatoria o fallida del régimen contra un líder (Guaidó) que emergió del corazón de la patria y hoy es ampliamente conocido y reconocido mundialmente, que goza de un respaldo político y militar de los EEUU y de casi la totalidad del mundo occidental, se puede afirmar que no es un blanco o un objetivo que pueda ser desplazado con facilidad y sin riesgos. Existen dos tipos de magnicidios: los que movilizan y los que paralizan, el primero que puede desencadenar una conflagración y el segundo un cambio político y de poder a muy corto plazo.

-Si los estudios de opinión a esta fecha están indicando que entre 47 y 52% quiere votar, es obvio que la salida que tiene más consenso es la electoral, porcentajes que se incrementará al nombrar el próximo CNE.

EL VALOR DE LA GIRA DE GUAIDÓ

-La reciente gira del Presidente (E) de Venezuela, Juan Guaidó, fue sin lugar a dudas un completo éxito. ¿Puede darnos un juicio de valor con lo que representa en el plano internacional? 

-Drama, éxito y tragedia… El drama político venezolano, que podemos extenderlo a un tóxico melodrama en torno a la gira del presidente Guaidó, fue mal interpretado por la “oposición” de la oposición. Desde las horas en que se movilizó les creó unas preocupantes ideas y pensamientos incongruentes, porque nadie sabía el destino del presidente. Varias hipótesis y extravagancias se pudieron ver en las redes sociales. “¿Y dónde está Guaidó?”. Y otras interrogantes no muy agradables, hasta que apareció en Bogotá en la reunión continental donde se realizó un diagnóstico regional del terrorismo con la presencia y representación de varios países y se aprobaron propuestas para la lucha contra el narcotráfico, guerrilla, terrorismo, violación a los Derechos Humanos y apoyo para luchar contra las actividades delictivas en y desde Venezuela.

En consecuencia, el 10M es un día muy importante en esta etapa de lucha, porque se visibilizará más ante el mundo los graves problemas que mantienen en ascuas a los venezolanos, lo cual quedará plasmado en el Pliego Nacional de Conflicto”.

-Este escenario por la importancia de los convocados, por supuesto, a la “oposición” de la oposición, por el desconocimiento de la agenda del presidente, les angustió mucho, porque desde allí, salió a Europa, con una agenda impecable por los encuentros que efectuó con el Primer Ministro británico y el Presidente de Francia, Emmanuel Macrón, quienes le ratificaron su apoyo y logró otros adicionales. Pero también fue recibido en el Foro de Davos y en España, donde igualmente le ratificaron no solo su legitimidad, sino que logró contactos incluso con empresarios. Antes de salir de España el régimen inició su diseño de aproximaciones de las especulaciones y desviaciones de la realidad a las que está habituado dar como información real: “¡Será detenido e irá preso al llegar!”. Ésta frase dio la pista de que no solamente la gira se tornaba exitosa, sino que se empujaron en una coincidencia anormal, tanto el régimen como la “oposición” de la oposición y concluyeron que había que esperar, por cuanto a ese señor en referencia a Guaidó no lo va a recibir nadie en “Gringolandia” y lo de que se reuniría con (Donald) Trump solo era una especulación de los adeptos Guiadocistas del G4 o de los “Guaidolovers”. 

-La ruta Canadá y EEUU terminó como muchos pensaron que debía terminar, con reunión con los dos mandatarios y principalmente por su presencia en el acto del discurso de Trump dirigido a los estados de la Unión, realizado en el Congreso de los EEUU, donde fue ovacionado en forma sonora por toda la representatividad de la nación (demócratas y republicanos) y de allí a la oficina Oval… 

-El drama continuó hasta que el presidente llegó por la puerta grande de entrada al país: el terminal de Maiquetía, por donde entra la gente que no le teme a este régimen, que al no poder tocarlo directamente envió a unos Conviasa maleteros a tratar de agredir al presidente. 

Terminada esta escaramuza, el presidente llegó sano y salvo y con la bolsa llena de temas y propuestas que deben  salir a la luz pública en la medida que se vayan alineado los astros, por decirlo de alguna manera.

-Lo que no se esperaba era el ataque a la familia del presidente, al apresar a su tío sin ninguna razón jurídica, simplemente por acompañarle. Conclusión: Un drama político melancólico con cierto impulso al pecado de la envidia de la “oposición” de la oposición, un éxito rotundo del presidente Guaidó y una frustración desesperante que aumenta la neurosis psicopática del régimen usurpador que ha ordenado hasta ejercicios militares.

-Lo más significativo –prosigue Fernández- es el plan definitivo para salir de esta dictadura. La  tragedia para el régimen es que aún sigue aturdido y no ha encontrado pista para aterrizar y el combustible se le está acabando.

-En el plano internacional, no queda duda que el presidente Guaidó logró en estos encuentros el apoyo total, en todos los ámbitos necesarios, para impulsar una acción definitiva contra el régimen que se aprecia acorralado, sin ninguna alternativa para poder solventar el colapso económico y debilitada su estrategia de ganar tiempo para cumplirle a sus socios de las estepas, que han definido un plan para apoderarse de los activos petroleros del país.

 

El presidente de los Estados Unidos, Donald J. Trump recibe al presidente de la Asamblea Nacional de Venezuela, Juan Guaido en el pórtico sur de la Casa Blanca en Washington, este 05 de febrero de 2020. Foto EFE/El Comercio.

 

– Conocida su apreciación internacional de la gira, ¿qué repercusiones puede tener en lo doméstico, en Venezuela?  

-En Venezuela ya se han visto las repercusiones: maniobras militares, amenazas de todo orden, pero lo más significativo es la expresión de determinación en los planteamientos del presidente Guaidó, la opinión del presidente Trump y de sus más cercanos colaboradores y funcionarios de primer orden que han puesto al escenario político venezolano en otra dimensión o dirección. Guaidó salió fortalecido ante los venezolanos, sin discusión alguna.  

-Tiene razón. Hay personas que se hacen llamar opositores y no se cansan de criticar y hasta ofender a Juan Guaidó. ¿Qué piensa sobre esta situación en momentos en que se requiere consolidar la unión y que los venezolanos no se dejen sembrar en sus mentes la desesperanza?  

-Si analizamos el cuadro opositor en Venezuela, sin temor a equivocarme, sí existe una “oposición” de la oposición, como digo, que permanentemente hacen sus ácidas críticas, que en ningún caso son constructivas, incluso parte de ella radicalmente contra la dictadura. Hay otra que convive con esta y la dictadura en una especie de matrimonio obligado y una oposición que quiere ser considerada en este presente y por supuesto con participación en el futuro para reconstruir al país. Las ofensas al presidente no son relevantes por carecer de objetividad y los oyentes de estas ofensas no son significantes. En Venezuela deben dejar atrás las diferencias y crear lo que he definido como LA UNIÓN NACIONAL con el líder Guaidó al frente y allí una estructura de unidad política, una unidad del pueblo y una unidad de acción. 

El intento de magnicidio en Barquisimeto indica que no existe una línea de mando en el desgobierno que sea impartida por un líder, jefe o capo y la anarquía pudiera estar avanzando y tomando cuerpo y puede devenir en un sálvese quien pueda”.

-Muchas veces a la estructura para la Operación Libertad se le hace difícil romper la inercia y luce ralentizada o lenta, algo burocrática. Pues llegó el momento de construir unas estructuras ágiles, donde existan unas plataformas horizontales donde todos participen y se manifiesten para ser más efectivos. De allí que estoy convencido que el slogan: UNIÓN ES VICTORIA puede tomar un impulso de conexión importante.     

 QUÉ NOS ESPERA

-Frente a todo lo que ha dicho, ¿qué pueden esperar los venezolanos?  

-Los venezolanos están venciendo las negatividades temporales que han tenido a lo largo de estos años y sobre todo en el 2019 y han llegado a una  conclusión definitiva: “Hay que salir de esta situación sea como sea”. Esa es la expresión más popular actualmente en Venezuela, así como “y si es por la vía electoral mejor”, “Esto no se aguanta” e incluso ya se oye que la dolarización no resuelve nada, por cuanto se gana en bolívares y el régimen está quebrado y sin capacidad para aumentar los sueldos de acuerdo al índice inflacionario o referido al valor del dólar en el mercado financiero. 

-Cuando lo analizamos desde la perspectiva del resultado de la gira, los venezolanos podemos esperar mucho; en primer lugar entender que el tutelaje es algo real y que los aliados de Guaidó están hablando en serio y con un plan definitivo que tendrá respuestas a muy corto plazo. En segundo lugar, tenemos un liderazgo que cada día se consolida más y ha tomado toda la seriedad que conlleva sostener los causes de la ruta definitiva que cada día se observa más tangible y cercana. Incluso la salida con ambiente electoral es un buen síntoma para que los venezolanos se incorporen a las exigencias de los escenarios por construir y que serán conducidos por el líder de la oposición nacional, Juan Guaidó. Mientras más apoyo tenga el presidente encargado, fundamentalmente en la calle, más rápido saldremos de esta desviación histórica.                       

LAS ELECCIONES

– El tema electoral es un aspecto muy importante. Es la vía democrática y pacífica para lograr el cambio político que aspiran los venezolanos. ¿Qué puede decirnos?

-En los procesos electorales nada ni nadie obliga a respetar las reglas, el poder se comporta de acuerdo a sus planes con sus fortalezas y debilidades y al régimen se le desvanecen las fortalezas, acrecentando sus debilidades a paso de gigantes. Un ejemplo de los logros que ha traído el presidente Guaidó para apretarle los pantalones y colocarlo en la lona económicamente son las medidas del Departamento del Tesoro de los Estados Unidos a la empresa petrolera rusa Rosneft. Es tan solo una sanción, pero ¿cuántas más le serán aplicadas al régimen y a sus aliados? Mucha agua puede correr y quien compite para mantenerse o desplazar debe tener suficiente igualdad en los elementos, instrumentos, aliados, organización, estructura y suficiente logística para la toma del poder… Los resultados en Venezuela están cantados de antemano; no existe oponente alguno que derrote al candidato de la oposición y si es el líder de la usurpación mejor para la oposición. El CNE, por supuesto, será distinto al actual, de allí que el régimen más que huir a las elecciones con un CNE distinto debe ir adecuando su participación y escoger un candidato que no esté “tan rayao” o potable a sus seguidores.                                 

-De allí que las elecciones como un proceso de transición son un escenario amigable para salir de ésta complejidad, donde los protagonistas de la usurpación están conscientes de lo que está en juego, y lo que se define es la manera de cómo entregar el poder. Al menos que quieran actualizar a Llovera Páez, quien le advirtió al General Marcos Pérez Jiménez  que “El pescuezo (cuello) no retoña, mi general”.

La salida con ambiente electoral es un buen síntoma para que los venezolanos se incorporen a las exigencias de los escenarios por construir y que serán conducidos por el líder de la oposición nacional, Juan Guaidó. Mientras más apoyo tenga el presidente encargado, fundamentalmente en la calle, más rápido saldremos de esta desviación histórica”.       

-Las otras vías son hipotéticas inmersas en unos escenarios donde se combina lo general de lo particular y nacional con lo internacional y en este momento estas son o tienen el carácter de enigma y están dentro de un esquema de conducción política no develado, que son “opciones que están por debajo de la Mesa”. Es evidente que la presión internacional va en aumento y está creando un aislamiento, una sequía de recursos que deja al país sin capacidad de maniobra para mantenerse y los aliados no van a responder afirmativamente para la continuidad, todo lo contrario van a encaminar la salida sin que corran riesgos sus intereses.

Twitter: @Alconde

 

 


Loading Facebook Comments ...