EEUU estaría considerando no renovar la exención a las sanciones que tiene Chevron en Venezuela

Estados Unidos podría responder al deterioro político cada vez mayor en Venezuela permitiendo que una exención de sanciones para la empresa Chevron y cuatro compañías estadounidenses de servicios petroleros expiren a fines de este mes y podría aumentar las sanciones petroleras a compañías extranjeras que aún trabajan en el país sudamericano, dijeron analistas el lunes. .

 

Si bien no hizo comentarios en detalle, Elliott Abrams, representante especial del Departamento de Estado de Estados Unidos para Venezuela, dijo a los periodistas el lunes que la administración Trump estaba buscando “nuevas medidas adicionales” para tomar.
“Estamos viendo cosas positivas y negativas que podemos hacer”, dijo Abrams durante una sesión informativa, alegando también que se estaban considerando sanciones económicas y sanciones a personas.

El impulso de la administración Trump para destituir al presidente venezolano, Nicolás Maduro, pareció retrasarse aún más el domingo cuando su gobierno lanzó una toma de posesión de la legislatura del país, bloqueando a Juan Guaido, reconocido por Estados Unidos como presidente del país y de la Asamblea Nacional. La medida efectivamente ha fragmentado el marco legal del país.

“Proporciona otro golpe a Juan Guaido, y al impulso de la oposición en general, al tiempo que aumenta las probabilidades de sanciones secundarias explícitas de Estados Unidos a PDVSA”, dijo Paul Sheldon, asesor geopolítico jefe de S&P Global Platts Analytics. “Las sanciones más duras de Estados Unidos son aún más realistas en un año electoral, pero otras medidas punitivas sobre Venezuela pueden no ser una prioridad en este momento, ya que muchos compradores reacios a las sanciones ya dejaron de realizar transacciones con PDVSA”.

Según los analistas de ClearView Energy Partners, las acciones de Maduro del domingo podrían obligar a la administración Trump a no renovar una exención que permite a Chevron, Halliburton, Schlumberger, Baker Hughes y Weatherford International continuar ciertos trabajos con PDVSA, fuera de las sanciones de Estados Unidos, que vencen el 22 de enero.

En octubre, el Departamento del Tesoro de EE. UU. extendió esa exención, conocida como Licencia General 8D, por tres meses. Fue la segunda extensión de esa exención, emitida inicialmente en enero de 2019, cuando entró en vigencia la mayor parte de las sanciones de EE. UU. a los flujos de petróleo venezolanos.

La exención se ha extendido sobre la base del argumento de que la presencia de empresas estadounidenses es necesaria para evitar el colapso completo del sector petrolero de Venezuela, lo que facilita la recuperación esperada una vez que Maduro fuera expulsado del poder.

Ese argumento probablemente fue debilitado por los movimientos de Maduro el domingo, escribieron analistas de ClearView.

Y, a medida que se acerca la carrera presidencial de Estados Unidos, la administración Trump puede ser “cada vez más cautelosa ante la apariencia de suavizar a Maduro al ofrecer indulgencia de sanciones”, dijeron.

En un comunicado, Ray Fohr, un portavoz de Chevron, dijo que Chevron tenía la esperanza de que se renovara la exención, “para que podamos continuar las operaciones en el país a largo plazo”.

“Si Chevron se ve obligado a abandonar Venezuela, las compañías no estadounidenses llenarán el vacío y la producción de petróleo continuará”, dijo Fohr.

Más sanciones

Si bien Abrams dio poca información el lunes sobre las sanciones que se están considerando, indicó que podrían atacar a entidades rusas y cubanas que han seguido apoyando al régimen de Maduro.

“Subestimamos el apoyo cubano y ruso al régimen”, dijo Abrams.

Abrams dijo que aproximadamente el 70% del comercio actual de petróleo venezolano es manejado actualmente por compañías rusas, incluida la comercialización, el financiamiento y la facilitación de las transferencias de petróleo de barco a barco para complicar la vigilancia.

Un alto funcionario de la administración Trump le dijo a Platts en agosto que Estados Unidos estaba preparado para sancionar a la compañía petrolera rusa Rosneft si continuaba comerciando petróleo crudo y combustible con PDVSA, pero los analistas dijeron que esas sanciones aún no se han impuesto debido al impacto esperado que pueden tener en el mercado mundial del petróleo.

Los analistas de ClearView dijeron que, si bien es poco probable que Estados Unidos sancione a Rosneft, podría apuntar a entidades afiliadas o subsidiarias que operan en Venezuela.

Fernando Ferreira, analista senior de Rapidan Energy Group, dijo el lunes que “todas las sanciones permanecen sobre la mesa”.

“Si bien no está claro si Washington está dispuesto a expulsar a las últimas compañías petroleras estadounidenses que hacen negocios en Venezuela, en última instancia, esperamos que las sanciones estadounidenses más estrictas sigan reduciendo la producción”, dijo.

Según la última encuesta de la OPEP de Platts, Venezuela produjo 700.000 b / d de petróleo en noviembre, 50.000 más que en octubre, pero bajó 1,7 millones b / d desde octubre de 2015.

Ferreira dijo que espera que la producción petrolera venezolana se estabilice en aproximadamente 1 millón de b / d con las sanciones de Estados Unidos vigentes.

Platts Analytics pronostica que la producción de petróleo de Venezuela disminuirá a 600.000 b / d para fines de 2020, pero la introducción de sanciones secundarias, similares a las sanciones que Estados Unidos impuso a las exportaciones de petróleo iraní, podría hacer que la producción de petróleo venezolana caiga por debajo de 400,000 b / d.

 

Fuente: S&P Global Platts 


Loading Facebook Comments ...