Lejos de retratar la crisis política, social y económica del país, como en años anteriores, este 2019 el teatro venezolano se nutrió de obras de autores extranjeros que, con temas universales, llevaron reflexión a las salas. Destacan, entre numerosos eventos, un festival de teatro y dos obras de dramaturgos internacionales. Joaquín Lugo, José Pisano, ambos miembros de la Asociación Venezolana de Crítica Teatral; el periodista Simón Villamizar, conductor de Rebeca y Simón en Onda La Superestación, y el investigador Edgar Moreno-Uribe comentan cuáles fueron los momentos más importantes de 2019.

El II Festival de Dramaturgia Europea Estación Europa, organizado por la Caja de Fósforos con apoyo de las embajadas de Suiza, Francia, Italia, Países Bajos, España, Reino Unido y Alemania, se realizó contra viento y marea. Estaba previsto para comenzar el 9 de marzo. Dos días después de que Venezuela permaneciera a oscuras por una falla eléctrica en la línea principal de la Hidroeléctrica del Guri, dijeron especialistas, aunque la explicación oficial señala que fue un «ataque electromagnético».

Pero aun en medio de la inestabilidad del servicio eléctrico que se mantuvo en la capital durante todo el mes, y que aún padecen ciudades como Maracaibo, el evento teatral ofreció una programación de siete obras de dramaturgos del viejo continente. «El festival arrancó en medio de una situación bastante delicada para el país. Fueron dos semanas de incertidumbre. No sabíamos qué pasaría, la luz se iba y venía. Se iba en los ensayos y continuábamos con velas. Se fue una vez en plena función, con el público sentado, a punto de comenzar una obra. Tuvimos que suspender y devolver las entradas. Pero no paramos, sino que corrimos las fechas dos semanas», indicó en aquel momento Ricardo Nortier, director de La Caja de Fósforos.

«Ver piezas de la dramaturgia europea contemporánea en un país como el que vivimos, y también padecemos, no tiene precio. Orlando Arocha, Diana Volpe y Ricardo Nortier se encargaron de hacernos notar que temas como el abuso del poder, la intolerancia, la indiferencia, las relaciones y el amor se conjugan de la misma manera en Europa como en nuestro país», dice el periodista Simón Villamizar.

Negro, animal, tristeza es una obra de la dramaturga alemana Anja Hilling. Formó parte del Festival Estación Europa que se celebró en La Caja de Fósforos | Foto ARCHIVO

José Pisano destaca el montaje La repetición (Suiza), de Milo Rau, dirigida por Orlando Arocha. «La obra va reconstruyendo, desde el juicio, un crimen de odio a un chico que fue asesinado por su condición sexual. Con un planteamiento bastante particular, donde se mezclan actores y personajes, logró uno de los más entrañables montajes de este festival». También el crítico resalta Negro animal tristeza (Alemania), al reproducir en escena el incendio de un bosque, y Tribus (Reino Unido), de la que destaca la actuación de Claudia Rojas y Chistian González. «Es uno de los mejores trabajos actorales del año. Ella pierde su audición a medida que pasa el tiempo por un deterioro de ese sentido y él está afectado desde el principio. Y, aunque no parezca, son dos formas de enfrentar esa condición de una manera distinta y lo hacen maravilloso, además alrededor de una familia disfuncional».

Pasadas 24 horas del apagón del 7 de marzo se restableció el servicio eléctrico, de manera intermitente, en la capital. En algunos centros culturales, como el Trasnocho Cultural, donde culminó una de las funciones de la obra Terror, dirigida por Héctor Manrique con las luces de los celulares de los espectadores, se realizó un cineforo y, paralelamente, se inauguró una muestra de Edgar Rodríguez Larralde. Continuaron trabajando. En otros espacios, como el Centro Cultural Chacao, la normalidad tardó en regresar: no tenía servicio eléctrico desde el 23 de febrero. Para finales de marzo se restableció.

Un montaje innovador

La ira de Narciso es un texto de Sergio Blanco. Protagoniza Gabriel Agüero y dirige Rossana Hernández. Se presentó en el Trasnocho Cultural | Foto ARCHIVO

La ira de Narciso, de Sergio Blanco, es el montaje que los expertos destacan como el mejor del año. La producción del grupo teatral Deus Ex Machina tuvo dos temporadas en el Trasnocho Cultural, entre junio y noviembre. «Una vez más, una puesta en escena destacada gracias a la dirección de Rossana Hernández y la actuación de Gabriel Agüero», señala el crítico Joaquín Lugo.

Agrega Pisano: «Gabriel Agüero hace un trabajo fantástico como intérprete. Es una obra que se puede catalogar dentro de la autoficción. Sergio Blanco como autor juega con personajes distintos, en tiempos diferentes y su protagonista por un momento es él, en otros es el propio Gabriel Agüero, luego es el personaje que interpreta. Creo que toda esta complejidad, a nivel del texto, Rossana Hernández la supo ver muy bien e hizo un montaje innovador, bien redondo. Le permitió a Gabriel desplegar su talento histriónico a través del desarrollo de la obra”.

No es la primera obra de Sergio Blanco que Deus ex Machina monta. En 2018 presentó Tebasland, que le valió galardones a la Mejor Dirección y Producción a Rossana Hernández en los Premios Avencrit, así como también Mejor Actor a Kevin Jorges. Como señala Villamizar: «Habrá que esperar El bramido de Düsseldorf».

El otro montaje considerado como uno de los mejores del año que termina fue el del clásico Rey Lear, de William Shakespeare, en el marco de los 70 años de la Asociación Cultural Humboldt. Basándose en una versión de Nicanor Parra, la adaptación estuvo a cargo de Federico Pacanins y Gerardo Blanco López, del grupo Bagazos. Fue la primera vez que en Venezuela se presentó este montaje completo, de casi tres horas de duración.

Rey Lear
Es la primera vez que se escenifica el montaje completo de Rey Lear en Venezuela. La adaptación estuvo a cargo de Federico Pacanins y Gerardo Blanco López, del grupo Bagazos. Protagoniza Jorge Palacios | Foto Lil Quintero

«A Carlos Giménez le pasó por la cabeza. Y José Ignacio Cabrujas incluso lo intentó. Solo que montar Rey Lear sobre el escenario puede llegar a ser una aventura titánica. Incluso, una pesadilla cuando no se tienen los recursos necesarios. Gerardo Blanco y su Contrajuego montaron Rey Lear en este mes de diciembre. La Asociación Cultural Humboldt, gracias a Federico Pacanins, nos regaló este año piezas estupendas. De ese trabajo hay que rescatar sobre todo la maravillosa actuación de Jorge Palacios, quien se mete en la piel del rey irresponsable y senil capaz de repartir su poder entre sus tres hijas para, más temprano que tarde, vivir en carne propia la consecuencia de su decisión. A Jorge hay que aplaudirlo de pie durante largos minutos», dice Villamizar.

José Pisano coincide: «La actuación de Jorge Palacios en el Rey Lear fue un trabajo maravilloso. No solamente a nivel técnico en cuanto a memorización de texto, movimiento en escena, dicción, que está muy bien, sino a nivel de actuación. En alguien tan complejo como el rey Lear, Jorge Palacios logra, de alguna manera, poseerlo en el sentido de cómo va evolucionando el personaje tal cual fue escrito por Shakespeare, al punto de llegar al borde de la locura durante toda la situación que se plantea, tras la decisión que toma de dividir su herencia entre las tres hijas».

Nostálgicos homenajes

Otras piezas seleccionadas como las mejores propuestas son Si esto fuera un hombre, basada en el libro de Primo Levi, dirigida por Julie Restifo y protagonizada por Javier Vidal. Debutó en el Centro Cultural Chacao. También La señora Imber, basada en el libro homónimo de Diego Arroyo Gil sobre uno de los personajes más destacados de la cultura venezolana. Dirigida por Vidal, estuvo protagonizada por Restifo en una de las mejores y más retadoras interpretaciones de su carrera. Pasó por escenarios de Miami y Nueva York. Antes tuvo temporadas en el Centro Cultural Chacao y el Trasnocho Cultural. Renny presente, por su parte, llevó al número uno de la televisión a reaparecer en una comentada actuación de Daniel Jiménez. Dirigida por Juan Carlos Ogando, se presentó en el Centro Cultural BOD y en algunas ciudades del país.

La señora Imber
La señora Imber está basada en el libro homónimo del periodista Diego Arroyo Gil. Protagoniza Julie Restifo y dirige Javier Vidal | Foto Daniel Dannery

Para Joaquín Lugo son homenajes a personajes venezolanos y, en el caso de Primo Levi, de la historia mundial. Pisano los considera exitosos montajes, que apelan a la nostalgia. Los tres salieron de los escenarios de los centros culturales y se presentaron de manera gratuita para contribuir con la recuperación de la Concha Acústica de Bello Monte, a cargo de la Alcaldía de Baruta. Un proyecto que, a grandes rasgos, quiere incentivar el regreso de los ciudadanos a los espacios públicos a través de una oferta cultural que garantice la seguridad de los asistentes.

Ciudad Laboratorio figura como pionera con el espectáculo «Ilumina«, que llenó de gente las Colinas de Bello Monte desde las 4:00 pm hasta las 11:00 pm, en una ciudad catalogada como una de las más violentas del mundo, y en la que sus habitantes suelen regresar a casa antes de las 7:00 pm. «Nocturneando» fue la respuesta del municipio Chacao, que lleva tres ediciones.

Otras obras que llegaron a la Concha Acústica de Bello Monte fueron El hombre de La ManchaArt y El día que me quieras. «Sin embargo, hay que hacer algunas salvedades necesarias. En la parte interna de la Concha hace vida desde hace 10 años La Caja de Fósforos, uno de los proyectos teatrales y culturales más importantes del país, pero cuyas actividades se han visto interrumpidas con la iniciativa de la Alcaldía. Y entonces surgen preguntas inevitables: ¿no sería mejor que se trabajara de manera conjunta? ¿No es posible trabajar de la mano?», cuestiona Simón Villamizar.

Renny Presente BOD
Renny presente lleva a la audiencia a un programa en vivo de quien fue considerado como el número 1 de la televisión venezolana. Dirige Juan Carlos Ogando y protagoniza Daniel Jiménez | Foto Gerardo Román

Farías y Sciamanna, dos triunfadores

Entre los dramaturgos destacan Jesús Farías con Animal político, quien ganó el II Concurso de Dramaturgia de Trasnocho Cultural en 2018. El montaje fue protagonizado por Juan Carlos Ogando y Germán Anzola, y lo dirigió Rafael Barazarte. También Luigi Sciamanna fue galardonado por ser el autor y director de La Mamma. El montaje le valió el Premio Isaac Chocrón por Mejor Dramaturgia, así como el de Mejor Actriz a Larisa González, que protagoniza la obra de tres horas de duración.

El investigador de artes escénicas Edgar Moreno-Uribe recalca el trabajo desarrollado por la Compañía Nacional de Teatro, bajo la dirección de Carlos Arroyo, quien asumió las riendas en 2018. «Estrenó el más reciente texto premiado con el Apacuana, Fin de mundo, de Rubén Joya; mantuvo en cartelera a Oscuro de noche, de Pablo García. Y por si fuera poco, recorrió varias capitales regionales con el espectáculo Baño de damas, de Rodolfo Santana».

  • El Nacional