“¡SER RICO ES MALO!” La foto del alcalde chavista de Maracaibo, Willy Casanova, en Moreno Restaurante, uno de los sitios más caros de Caracas

Sin duda que esa consigna que lanzó el fallecido Hugo Chávez, de “ser rico es malo”, es letra muerta para sus herederos políticos, que viven exhibiendo sus lujos, adquiridos no se sabe cómo, en medio de la miseria que azota a los venezolanos tras 20 años de “revolución”.

Suficientemente reseñados han sido, por ejemplo, los costosos zapatos, carteras y hasta teléfonos de última generación que sin pudor alguno muestra la vicepresidenta del régimen chavista, Delcy Eloína Rodríguez, quien ha sostenido que el socialismo que sufren los venezolanos -condenados a depender de una caja de alimentos podridos que se distribuyen en los CLAP debido a la crisis económica-, es su “venganza” por el asesinato de su padre, torturado por organismos de seguridad del Estado en la llamada “Cuarta República”.

 

 

Su hermano, el ministro de Comunicación e Información, Jorge Rodríguez, también es otro “bendecido y afortunado”, que además de ostentar relojes de “alta gama”, así como calzado y ropa de las más costosas que hay en el mercado internacional, tiene a sus hijos estudiando en Australia y en México, al contrario de ese pueblo humilde que dice defender, que a duras penas “estudia” en liceos públicos sin docentes ni comida, o en la Universidad Bolivariana, donde no hay parientes de “enchufados”.

 

Y para seguir el ejemplo de su máximo jefe, el “presidente obrero” Nicolás Maduro, que usa Rolex, anillos costosos y se da sus escapadas para que lo atiende el chef de las estrellas de Hollywood y del deporte mundial como es el internacionalmente conocido Salt Bae; también está el alcalde de Maracaibo, Willy Casanova, quien aprovecha sus constantes visitas a la ciudad de Caracas para descansar del infierno en el que sus “camaradas” convirtieron al estado Zulia, donde los servicios públicos están colapsados, el hampa impone su ley y la crisis económica empobrece cada vez más a los ciudadanos.

 

Es así como el periodista Lenín Danieri colgó en su cuenta de la red social Instagram al alcalde “chavista y socialista”, mientras estaba en uno de los sitios más costosos de Carracas, como es Moreno Restaurante, ubicado en el Altamira Village en el municipio Chacao del estado Miranda, reconocido como uno donde la gastronomía es todo un lujo, por lo que sus exquisitos platos se cotizan en dólares.

“Buen provecho señor”, escribió el Danieri al final de su reseña en el post, que ha desatado una serie de comentarios de usuarios indignados porque mientras Maracaibo está abandonado y a merced de una crisis sin precedentes en la historia, su alcalde se da una buena vida en Caracas…

¡Qué sabroso es ese “socialismo”!


Loading Facebook Comments ...