Decenas de miles de manifestantes asistieron a la llamada tercera “marcha más grande de Chile”, en la céntrica Plaza Italia de Santiago, donde a pocos metros y en medio de disturbios se quemó parte de una sede de la privada Universidad Pedro de Valdivia, que alberga las oficinas de la rectoría de la institución.