Nuestro hogar (2018) de Quintero’s Salsa Project, agrupación que integran  Robert y Luisito Quintero, casi no logra la postulación al Grammy Latino. Se acercaba la fecha límite para enviar los requisitos para la preselección a los premios, pero los primos hermanos no habían hecho la diligencia. Además, la diferencia horaria entre Nueva York, donde residen, y Los Ángeles jugaba en contra. Al final, Luisito envió el paquete y, desde ese momento, siempre estuvo pendiente del anuncio de las nominaciones.

Ambos sabían que tenían un buen proyecto entre manos. La noticia le llegó a Robert mientras estaba de gira en Croacia. Había cumplido años dos días antes de que se dieran a conocer los postulados. “Me llegó un mensaje de un amigo felicitándome. Yo estaba en una reunión. Pensé que era por mi cumpleaños y cuando leí bien era por la nominación”, relata el percusionista de 50 años de edad.

Cinco minutos después, Luisito levantó el teléfono y lo llamó. Es la primera producción discográfica que hacen juntos, como familia y bajo el sello Quintero Records. “Fue lo primero que vi apenas me desperté ese día. Estaba emocionado, agradecido con Dios y con la gente que nos ha apoyado”, cuenta el otro percusionista de 53 años de edad.

Nuestro hogar (2018) compite en la categoría Mejor Álbum de Salsa junto con Cuba linda, de Maite Hontelé; 55 Aniversario, de Mario Ortiz All Band; Mi luz mayor, de Eddie Palmieri y Más de mí, de Tony Succar. La gala se realizará en el MGM Grand Arena de Las Vegas el 14 de noviembre.

“Esto es de Venezuela, de barrio San Agustín. Es para darle un ejemplo a la juventud. No importa el status social, sino las ganas de echar pa’ lante”, destaca Robert. Ambos se criaron en San Agustín del Sur. Hijos de los integrantes del Grupo Madera y sobrinos del también percusionista Nené Quintero, el linaje de esta familia, por generaciones, ha sonado a salsa y jazz.

Luisito y Robert tocaron con Oscar D’ León, con quien lograron una proyección internacional importante. En la década de los años noventa se mudaron a Nueva York con la intención de “incursionar en otro mundo”, dice Robert.

Luisito ha trabajado como percusionista para Tito Puente, Marc Anthony, Gloria Estefan, Richard Bona, The Rolling Stones, Gato Barbieri, Celia Cruz, Jack Dejonette, Willie Colón, Rubén Blades, George Benson, Natalie Cole, Herbie Hancock, Chick Corea, Paul Simon, Masters at Work, Santana y la Spanish Harlem Orchestra.

Ha ganado más de 13 premios Grammy por su participación en numerosas grabaciones. Estuvo nominado previamente con 3rd Element (2014), un proyecto personal que compitió en la categoría Mejor Álbum de Jazz. El galardón más reciente es de este año, con la Spanish Harlem Orchestra, que ganó como Mejor Álbum Tropical Latino con Anniversary en la edición estadounidense.

Robert ha tocado con Celia Cruz, Marc Anthony, Gilberto Santa Rosa, Rubén Blades, Jerry Rivera, Celine Dion, el grupo Chicago, Aretha Franklin, Roy Hargrove, Gato Barbieri, Caribean Jazz Project, entre otros. Dice que ha ganado cerca de 50 gramófonos entre la edición latina y la americana como percusionista en proyectos de artistas; sin embargo, es la primera vez en la que va a los premios con un proyecto propio.

En un comienzo, Nuestro hogar era un proyecto que involucraba a toda la familia Quintero. Robert y Luisito tenían cinco años pensándolo, pero los compromisos musicales hacían imposible una reunión. Surgió la oportunidad de entrar al estudio y grabar “Estimada Flor”, una composición de Ilan Chester que interpreta Oscar Arriaga. “Luego de esa canción, arrancó Quintero’s Salsa Project. Coincidimos en Nueva York. No estábamos de gira. Teníamos un par de meses para trabajar en el proyecto y todas las personas que se sumaron estaban disponibles para ese momento”, recuerda Luisito.

Luis Enrique, Gustavo Aguado, Luis Fernando y Ronald Borjas, Marcial Istúriz, Isaac Delgado, Marco Fernández y José Mangual jr. participan en el disco. Cuenta con dos temas compuestos por su tío Rafael Quintero (“Chisme fresco” y “Nuestro hogar”), quien también canta “Hija mía”.

Hubo artistas como Oscar Hernández, Servando Primera y Oscar D’ León que por diversas circunstancias, básicamente de agenda, quedaron fuera del álbum.

Luisito y Robert eligieron las canciones. El disco se grabó entre Nueva York, Venezuela, Colombia, Miami, Francia y Cuba. Ahora trabajan en dos proyectos: un álbum con pocos invitados, nuevos temas y cantantes, así como en un homenaje a la Dimensión Latina, que está en fase de producción.

“Nosotros, los venezolanos, a veces no nos valoramos. Pensamos que todo lo de afuera es mejor. Y, desde los años sesenta, se están haciendo cosas buenas. Dios quiera y se lo llevemos al país”, expresa Robert.

  • El Nacional