Análisis de sangre e inteligencia artificial: la nueva técnica contra los tumores cerebrales

MUY DIFÍCIL DE DIAGNOSTICAR

Resonancia magnética de un cerebro

Los responsables de esta nueva técnica creen que puede aplicarse en el diagnóstico de otro tipo de cánceres difíciles de detectar

Un nuevo análisis de sangre que utiliza inteligencia artificial podría acelerar el diagnóstico del tumor cerebral, uno de los más difíciles de detectar. Un equipo científico de la Universidad de Edimburgo (Escocia) lo acaba de presentar en la Conferencia de Cáncer del Instituto Nacional de Investigación del Cáncer, que se celebra en la ciudad escocesa de Glasgow.

La prueba utiliza una técnica de espectroscopía infrarroja, para examinar la composición química de la sangre de una persona, y la combina con un programa de inteligencia artificial que es capaz de detectar las señales químicas que indican la probabilidad de un tumor cerebral.

Los investigadores decidieron comprobar la efectividad de esta técnica de diagnosis con muestras de sangre de 400 pacientes con posibles signos de tumor cerebral. De ellos, 40 fueron diagnosticados posteriormente con un tumor cerebral y la prueba fue capaz de identificar correctamente el 82% de los cánceres. En el caso de la forma más común de tumor cerebral, llamada glioma, la prueba fue un 92% precisa.

Alta fiabilidad

También identificó correctamente al 84% de las personas que no tenían tumores cerebrales, lo que significa que tiene una tasa baja de falsos positivos. “Estos resultados son extremadamente prometedores porque sugieren que nuestra técnica puede detectar con precisión quién tiene más probabilidades de padecer un tumor cerebral y quién probablemente no”, señala a The Telegraph Paul Brennan, uno de los investigadores.

“El diagnóstico del cáncer cerebral es muy complejo. Un dolor de cabeza podría ser signo de un tumor cerebral”

El tumor cerebral es uno de los más difíciles de diagnosticar, ya que tiene síntomas ambiguos, como dolor de cabeza o problemas de memoria, y solo es posible detectarlo a través de un escáner cerebral. Al mismo tiempo, es uno de los más devastadores, reduciendo la esperanza de vida en un promedio de 20 años.

Según Brennan, “el diagnóstico del cáncer cerebral es muy complejo. Un dolor de cabeza podría ser un signo de un tumor cerebral, pero es más probable que sea otra cosa y no es práctico enviar a todas las personas a que se hagan un escáner cerebral. El desafío es identificar a quién priorizar para una exploración urgente“.

Aplicable a otros tumores

Por ello, gracias a esta novedosa técnica, bastaría con analizar las señales químicas arrojadas por los tumores cerebrales a la sangre para hacer que el diagnóstico sea más rápido y más eficiente y mejorar la supervivencia a este tipo de tumores.

Al mismo tiempo, los investigadores consideran que esta misma técnica tiene el potencial de adaptarse a otros tipos de cánceres que también son difíciles de detectar, como el de ovarios, el de páncreas, el de intestino o el de próstata.

  • El Confidencial


Loading Facebook Comments ...