Rock in Río, el principal festival de música del mundo, abre este viernes las puertas de una nueva edición en su ciudad natal. Esta vez con la mayor infraestructura de entretenimiento de su historia y voces que esperan la visita de unas 700.000 personas.

Foo Fighters, Bon Jovi, Red Hot Chili Peppers, Iron Maiden, P!Nk, Muse, Imagine Dragons y Drake encabezan la lista de artistas que llevarán 300 horas de música a la Ciudad del Rock durante los siete días del festival, que incluye metal, rock clásico y alternativo, pop, rap, electrónica y el original funk de las favelas cariocas.

El viernes, cuando Rock in Río levante el telón, la principal atracción será el rapero canadiense Drake que ya aterrizó en la «cidade maravilhosa».

Este año, el entretenimiento superará todas las expectativas de los asistentes, que podrán disfrutar de un gigantesco parque de diversiones.

Con su infraestructura, distribuida en 385.000 metros cuadrados en el Parque Olímpico de Río de Janeiro, el festival ofrecerá este año 17 nuevas atracciones.

Es así como el grupo de teatro argentino Fuerza Bruta contará la historia de Rock in Río en un show, que comprenderá cinco espectáculos diarios. Este tendrá luces, música, acrobacias y coreografías propias.

Tecnología y música

La tecnología multimedia también estará presente en otra de las principales atracciones, el espectáculo futurista Nave: nuestro futuro es ahora, donde música, proyecciones y propagación de olores activarán los sentidos de los asistentes para una experiencia sensorial única.

Los amantes de la tecnología tendrán de nuevo su espacio en la Ciudad del Rock en el Gameplay Arena. Allí podrán participar en competiciones, disfrutar de demostraciones y conocer las últimas novedades del sector.

Otros escenarios como el Rock Street Asia, en el que se presentarán bandas asiáticas de rock, o el Espacio Favela, donde se podrán conocer artistas del funk, la música característica de estas comunidades, así como la cultura y culinaria propias de esas barriadas, también formarán parte de esta edición de Río de Janeiro.

New Dance Order será el espacio de la electrónica, donde se podrán disfrutar muchos estilos en medio de un palco con efectos visuales y demás.

Aunque los organizadores están conscientes de que en un solo día no se podrán conocer todas las novedades que trae el festival para este año, saben que las 14 horas en las que las puertas de Rock in Río estarán abiertas cada día será bastante lo que podrán aprovechar.

En su octava edición en Río de Janeiro, y vigésima a escala mundial, porque también se realizó en Portugal, España y Estados Unidos, los conciertos están programados en dos etapas.

La primera que empieza este viernes y termina el domingo 29 de septiembre, y una segunda que comienza el jueves 3 de octubre y concluye el 6, cuando la banda británica Muse clausurará esta edición de Rock in Río.

  • EFE