La situación de permanencia de las mujeres era irregular. Su última víctima es un ingeniero civil que llegó hace pocos meses de los Estados Unidos y quien le robaron artefactos, joyas y otros bienes valorizados en más de 80,000 soles; además de una motocicleta y un auto, los cuales fueron recuperados.

A esta persona lo captaron en un centro de diversión nocturna y luego lo citaron en un local particular donde lo convencieron para que las lleve a su domicilio y allí lo “pepearon” y consumaron el latrocinio que fue denunciado e investigado de inmediato por la Policía.

Las detenidas fueron identificadas como:
  • Mayra Alejandra Nijares Camacho, de 20 años
  • Yordelis Sinai Damas Piedra, de 19 años
  • Suandrelys Moyorlin Rodríguez Tejada, de 20 años
  • Yosirys Coromoto Gonzales Pino, de 42 años.

Todas fueron capturadas tras una investigación que realizó personal del Departamento de Investigación Criminal de Huancayo.

“Todas las personas detenidas y sus cuatro cómplices han ingresado en forma ilegal; en este momento ya fueron puestos a disposición del Ministerio Público, entidad con la que estamos realizando la investigación para capturar a los demás integrantes de la banda”, manifestó el jefe de Sexta Macro Región Policial, general Alejandro Oviedo Echevarría.

 

Las venezolanas utilizaban poderosos sedantes para dormir a sus víctimas, a quienes despojaban de todos sus bienes de valor. “Utilizaron benzodiacepinas para provocar un sueño profundo a las víctimas. Estas pastillas son molidas y disueltas y se agregan a bebidas alcohólicas, gaseosas y agua mineral, precisó la perito químico farmacéutico de Región Policial Junín, Esther Quispe Quispe.