Un equipo internacional de científicos descubrió los rastros de un antiguo continente desconocido, debajo del sur de Europa. Así lo aseguró un estudio publicado en la revista Gondwana Research.

Los márgenes de este continente, del tamaño de Groenlandia, fueron reconstruidos por geólogos de la Universidad de Utrecht, en Oslo, y del Instituto de Geofísica ETH, en Zúrich.

Esta enorme masa de Tierra, llamada Gran Adria, surgió hace unos 250 millones de años. Ahora solo quedan unos pocos restos de este continente en las cadenas montañosas del sur de Europa.

Los autores detallan que Gran Adria se separó del megacontinente Gondwana (Africa, América del Sur, Australia, la Antártida, India y la Península Arábiga juntas), hace 240 millones de años.

A causa de los movimientos tectónicos, este continente se desplazó hacia el norte. Hace 140 millones de años, los expertos explican, una extensa parte de Gran Adria estaba cubierta por un mar.

Gran Adria surgió hace 240 millones de años. Foto | HINSBERGEN ET AL. GONDWANA RESEARCH

Hace 100 y 120 millones de años este continente chocó con Europa y terminó debajo de este. Solo una pequeña porción de Gran Adria quedó sobre la superficie. Fueron estos restos los que ayudaron a los geólogos a identificarlo.

Douwe van Hinsbergen, de la Universidad de Utrecht, autor principal del estudio, dijo a ABC de España que tuvieron que rastrear las rocas de Gran Adria a lo largo de 30 países. En los últimos años, gracias a un software de restauración cinemática, se logró fechar las muestras de roca y la dirección de los campos magnéticos atrapados en ellas. Con lo que pudieron determinar dónde y cuándo se formaron.

Van Hinsbergen afirmó que el impacto con Europa destruyó casi por completo la corteza de Gran Adria. Aunque ocurrió a una velocidad de tres o cuatro centímetros por año.

  • El Comercio