[HORRORES DEL CHAVISMO] Así tortura la DGCIM a Vasco Da Costa: “Me pusieron una bolsa con mierda en la cabeza”

  • “Apreciada Dra. Tamara Suju, le solicito una vez más que haga lo posible para que estos criminales en el poder paguen en la cárcel tanta maldad”
El preso político venezolano, Vasco Da Costa, rompió el silencio para denunciar las atroces torturas a las que son sometidos los enemigos del régimen de Nicolás Maduro en las cárceles del país, a través de una carta dirigida a la defensora de DD. HH. y abogada, Tamara Suju, describe qué maltratos lo llevaron a la patología que tiene actualmente.

“Haga todo lo posible para introducir de forma firme la demanda que el sufrido pueblo de Venezuela tiene que conseguir contra las violaciones de los derechos humanos que ha cometido y sigue cometiendo la Revolución Bolivariana (…) dicha demanda tendría que ser frente al Tribunal Penal Internacional (CPI) por la gravedad, constancia y sistematicidad de las violaciones a todos los derechos”, demanda el manuscrito.

Da Costa manifestó su desacuerdo en solicitar una medida humanitaria, pues considera que la justicia debe llegar y todos los presos y torturados deben ser libres.

No soy de los que acepta una sobadita por el lomo por parte de mi verdugo antes de cortarme la cabeza y después continuar con los que luchan conmigo.

Prefiero estar preso con la libertad de poder decir la verdad de la monstruosidad socialista de la tiranía, que estar afuera y tener que callarme porque me están curando. El cáncer que está carcomiendo mis carnes no es peor que el cáncer socialista que destruye mi patria”.

Detalló que actualmente padece de cáncer ocular, patología que asegura se desarrolló producto de las torturas, golpes, deficiencia en la alimentación y falta de atención médica.

“Es necesario recordar que la herida en mi ojo me fue hecha en la tortura que sufrí en abril de 2018 en la DGCIM cuando rasgaron el ojo con golpes, enseguida me pusieron una bolsa de cuero en la cabeza llena de mierda humana y la utilizaban de ayuda para hamaquearme la cabeza y golpearla contra el piso y contra una pared indiscriminadamente, durante espacios de tiempo prolongados y aplastándome para que la mierda penetrase por toda mi cabeza”, precisó.

De manera desesperada, solicitó justicia y libertad para todos los presos políticos.

“Apreciada Dra. Tamara Suju, le solicito una vez más que haga lo posible para que estos criminales en el poder paguen en la cárcel tanta maldad. Le agradezco todo lo que ha hecho por nosotros y por la libertad de Venezuela”.

La carta íntegra: 

Ramo Verde, 18 de julio de 2019
Dra.
Tamara Suju Roa
Apreciada amiga:

Le dirijo la presente con el fin de solicitarle encarecidamente haga todo lo posible para introducir de forma firme la demanda que el sufrido pueblo de Venezuela tiene que conseguir contra las violaciones de los derechos humanos que ha cometido y sigue cometiendo la Revolución Bolivariana, el socialismo del siglo XXI, Hugo Chávez, Nicolás Maduro, todos sus cómplices y quienes sean que utilizan  todo el poder del Estado para oprimir, reprimir, matar y torturar a quienes no están de acuerdo con ellos. Dicha demanda tendría que ser frente al Tribunal Penal Internacional (CPI) por la gravedad, constancia y sistematicidad de las violaciones a todos los derechos.

Como usted debe saber, se me ha detectado un cáncer en el ojo izquierdo, la dirección del centro penitenciario en donde estoy recluido, contra todo derecho me envió al hospital militar de Caracas por ser esta una cárcel militar, en dicho hospital me operaron, me dejaron una parte del tumor que amerita una segunda operación y dejaron una raíz del cáncer que no pudieron sacar por estar demasiado cerca del globo ocular interno y que pretenden diluir con medicamentos y terapias específicas.

Los médicos tratantes me respondieron que la razón del proceso cancerígeno se debe a maltratos y heridas en el ojo, proceso infeccioso, falta de tratamiento adecuado, falta de salubridad, dejar pasar mucho tiempo y alimentación inadecua-da. Es necesario recordar que la herida en mi ojo me fue hecha en la tortura que sufrí en abril de 2018 en la DGCIM cuando rasgaron el ojo con golpes, enseguida me pusieron una bolsa de cuero en la cabeza llena de mierda humana y la utilizaban de ayuda para hamaquearme la cabeza y golpearla contra el piso y contra una pared indiscriminadamente, durante espacios de tiempo prolongados y aplastándome para que la mierda penetrase por toda mi cabeza. 

La consecuencia de esto fue una infección brutal y permanente en mi ojo izquierdo que durante más de un año solicité atención médica estando en la cárcel militar de Santa Ana y posteriormente en esta de Ramo Verde, esa atención nunca se me dio a pesar de haber tenido varias órdenes del juez para eso y que nunca se hizo caso.

Es claro que en dichos centros carcelarios la alimentación es inadecuada, no hay servicios médicos y las condiciones de higiene y salubridad son paupérrimas inferiores. En Santa Ana el problema principal eran las cucarachas, eran tantas que a veces en las noches me despertaba literalmente cubierto por ellas y el promedio diario de cucarachas muertas y aplastadas en mis sabanas cuando me despertaba eran de 40. 

En Ramo Verde el problema principal es el volumen de ratas y las filtraciones en techos y paredes, a parte de la humedad y hasta que me operaron pasé todo ese tiempo durmiendo en el piso por falta de cama.

Es evidente que la rasgadura en mi ojo se infectó, me nació una piel sobresaliente, se llenó de venas del globo ocular, comenzó a crecer, la infección fue tomando todo el ojo y se formó una verruga la cual fue creciendo hasta que se hizo insoportable y me llevaron al médico en el hospital militar después de un año y dos meses, siendo que la médico dijo que eso no era nada importante y no lo medicó, después de un mes el dolor, molestia e infección eran tan impresionantes que me llevaron al mismo centro hospitalario y me dijeron que tenía un tumor cancerígeno.

En medio de tanta persecución a mí, mis familiares, seguidores, amigos y colaboradores, he visto con agrado y consolación el apoyo y solidaridad de personas que son nacionalistas y que buscan el bien, la justicia y libertad para Venezuela.

 

 

Algunas de estas personas han solicitado una medida humanitaria para mi situación médica, cosa que les agradezco, pero que en realidad no es de mi agrado plateada simplemente así. Yo exigiría junto a mi salida de la cárcel la liberación inmediata e incondicional de todas mis causas del mal llamado proceso Gedeón II, exigiría la liberación inmediata e incondicional de todos los líderes Nacionalistas presos como el General Raúl Isaías Baduel, el General Ramón Lozada Saavedra y el coronel Gámez, exigiría la liberación inmediata e incondicional de todos los presos políticos.

Como es posible aceptar una medida humanitaria para mí después que me pusieron en sus mazmorras y me hirieron y enfermaron con sus torturas y dejar atrás a mis compañeros de causa e infortunio esperando cual sea la próxima víctima de su crueldad que tenga un mal terminal para que la tiranía le conceda la “bondad” de otra medida humanitaria como la que están pidiendo para mí. No soy de los que acepta una sobadita por el lomo por parte de mi verdugo antes de cortarme la cabeza y después continuar con los que luchan conmigo. 

Prefiero estar preso con la libertad de poder decir la verdad de la monstruosidad socialista de la tiranía, que estar afuera y tener que callarme porque me están curando. El cáncer que está carcomiendo mis carnes no es peor que el cáncer socialista que destruye mi patria.

Un trabajador del Hospital Militar que ha visto de todo, me comenta que en materia de presos políticos atendidos allá él ha visto que están utilizando la técnica cubana de enfermar a los enemigos del gobierno según lo que éstos hagan mejor, o sea, a los que utilizamos la cabeza, el estudio y los ojos para la lectura nos golpean la cabeza, a los que utilizan las manos se las destruyen, a los que utilizan las piernas se las quiebran y a los que utilizan el corazón se lo marchitan. 

Frente a esto cómo voy a salir y dejar aquí solos a Regulo, José Luis, Yorfran, Luis y Alonso y a los otros causas míos; cómo voy a abandonar a Eva Lugo, Jesús Medina Ezaine y a los otros periodistas presos o a Antonio Pérez; cómo alguien podría dejar sin remordimiento al Dr. Aguado o al Dr. Marulanda sin mostrar su protesta,  cómo podría irme simplemente y no decir nada de tantos militares presos aquí conmigo, sufriendo las mismas penurias e yendo por el mismo camino al cadalso, simplemente por haber sido patriotas, luchar por la libertad del pueblo y para derrocar la tiranía castro comunista.

Apreciada Dra. Tamara Suju, le solicito una vez más que haga lo posible para que estos criminales en el poder paguen en la cárcel tanta maldad. Le agradezco todo lo que ha hecho por nosotros y por la libertad de Venezuela.

 

-con información de NTN24


Loading Facebook Comments ...