Las piletas y fuentes de la Torre Eiffel, “asaltadas” por gente que busca refrescarse (Reuters)
Las piletas y fuentes de la Torre Eiffel, “asaltadas” por gente que busca refrescarse (Reuters)

El mercurio seguía subiendo este martes en Europa, especialmente en el oeste del continente, con temperaturas inéditas para un mes de junio que podrían intensificarse en los próximos días en varios países.

En Francia, donde la ola de calor proveniente del desierto del Sahara se instaló desde inicios de semana, las autoridades emitieron una alerta naranja en 65 departamentos del país y pidieron a los residentes tomar precauciones.

El país sigue traumatizado por la ola de calor de agosto de 2003, a la que se le atribuye la muerte de 15.000 personas, principalmente ancianos, más vulnerables al calor.

En París, que como todas las grandes ciudades se convierten en burbujas de calor debido al cemento, a las actividades humanas y a la falta de árboles, los residentes tomaban por asalto las piscinas municipales de la ciudad (AFP)
En París, que como todas las grandes ciudades se convierten en burbujas de calor debido al cemento, a las actividades humanas y a la falta de árboles, los residentes tomaban por asalto las piscinas municipales de la ciudad (AFP)
“Traje a los niños para que se refresquen un poco, en casa nos sentimos sofocados”, cuenta Cecilia Teran, una madre de dos pequeños de 7 y 2 años. El termómetro marcaba el martes por la tarde en la capital francesa 32 °C.

Según el organismo nacional de previsión meteorológica, Météo Franceesta racha de calor no tiene precedentes para un mes de junio, desde 1947 por su intensidad.

Los expertos prevén que el termómetro siga subiendo el miércoles, hasta superar los 40 °C en varias localidades del este y del centro de Francia, como Besanzón, Clermont-Ferrand o Lyon, y se extenderá hasta finales de semana, al menos en el sureste del país.

“El infierno is coming

En España, esta ola de calor durará al menos hasta el 1 de julio. Las temperaturas podrían alcanzar el viernes 45 °C en Gerona y 44 ºC el fin de semana en Zaragoza, ambas en el noreste del país.

“El infierno ‘is coming'”, anunció en su cuenta Twitter la meteoróloga Silvia Laplana, del canal público RTVE, junto a un mapa prácticamente teñido de rojo.