“El Negrito”, líder de una banda de Petare que no sabe cuántos ha matado, quiere emigrar: “Las balas están muy caras”

 

 

AP Photo: Casas hechas con bloques de concreto en las colinas de Petare, una barriada de Caracas, el sábado 25 de mayo de 2019. (AP Foto/Rodrigo Abd)© The Associated Press Casas hechas con bloques de concreto en las colinas de Petare, una barriada de Caracas, el sábado 25 de mayo de 2019. (AP Foto/Rodrigo Abd) 

Disparar un arma de fuego se ha convertido en un lujo. Las balas son caras, un dólar cada una. Y ahora que circula menos efectivo en la calle, los robos ya no son tan rentables como antes.

 

AP Photo: Giancarlo Paredes, más conocido como "El Mocho", y uqe se mueve en silla de ruedas tras perder una pierna en un tiroteo con la policía, sostiene a su hija en un edificio ilegal en la barriada de Petare en Caracas, Venezuela, el lunes 13 de mayo de 2019. Paredes, que estuvo 17 años en prisión por robo y secuestro, opina que el crimen ha descendido porque la gente no tiene dinero y las balas se pagan en dólares. Paredes añadió que muchos de sus amigos delincuentes ha emigrado a otros países. (AP Foto/Rodrigo Abd)
© The Associated Press Giancarlo Paredes, más conocido como “El Mocho”, y que se mueve en silla de ruedas tras perder una pierna en un tiroteo con la policía, sostiene a su hija en un edificio ilegal en la barriada de Petare en Caracas, Venezuela, el lunes 13 de mayo de 2019. Paredes, que estuvo 17 años en prisión por robo y secuestro, opina que el crimen ha descendido porque la gente no tiene dinero y las balas se pagan en dólares. Paredes añadió que muchos de sus amigos delincuentes ha emigrado a otros países. (AP Foto/Rodrigo Abd)


Para el malandro de 24 años, eso ha supuesto algo sencillo: incluso para los delincuentes, se ha vuelto más difícil llegar a fin de mes.

 

AP Photo: Un calle al anochecer en la barriada de Petare, en Caracas, Venezuela, el sábado 25 de mayo de 2019. Cuando cae la noche, las calles en Caracas se vacían en una especie de toque de queda no declarado. (AP Foto/Rodrigo Abd)
© The Associated Press Un calle al anochecer en la barriada de Petare, en Caracas, Venezuela, el sábado 25 de mayo de 2019. Cuando cae la noche, las calles en Caracas se vacían en una especie de toque de queda no declarado. (AP Foto/Rodrigo Abd)


Si disparas un peine (cargador), estás disparando 15 dólares”, comentó “El Negrito”, que habló con The Associated Press bajo condición de ser identificado solo por su apodo y fotografiado con una capucha y el rostro cubierto para evitar atención no deseada. “Si botas una pistola, o los policías te la quitan, estás botando 800 dólares”.

 

AP Photo: Una mujer baila con vecinos durante una fiesta de barrio por el Día de la Madre en Petare, una barriada de Caracas, Venezuela, el domingo 19 de mayo de 2019. (AP Foto/Rodrigo Abd)
© The Associated Press Una mujer baila con vecinos durante una fiesta de barrio por el Día de la Madre en Petare, una barriada de Caracas, Venezuela, el domingo 19 de mayo de 2019. (AP Foto/Rodrigo Abd)


Hace tiempo que el régimen socialista de Nicolás Maduro dejó de publicar estadísticas de delincuencia.

Pero en una especie de ventaja inesperada de la asfixiante crisis económica, los expertos señalan que los asesinatos y asaltos a mano armada han caído en picado en uno de los países más violentos del país. En el Observatorio Venezolano de Violencia, un grupo sin fines de lucro con sede en Caracas, los expertos estiman que los homicidios han caído hasta un 20% en los últimos tres años, basándose en datos como los reportes en medios y fuentes en morgues locales.

El declive está directamente relacionado con el desplome económico que ha ayudado a avivar la disputa política por el control de la antes rica nación petrolera.

 

AP Photo: Apartamentos construidos por el gobierno dentro de un programa de vivienda se ven iluminados de noche en Caracas, Venezuela, el lunes 4 de febrero de 2019. (AP Foto/Rodrigo Abd)
© The Associated Press Apartamentos construidos por el gobierno dentro de un programa de vivienda se ven iluminados de noche en Caracas, Venezuela, el lunes 4 de febrero de 2019. (AP Foto/Rodrigo Abd)


 

La inflación disparada alcanzó un millón por ciento el año pasado, haciendo el bolívar local casi inútil a pesar de que los cajeros automáticos tampoco podían dar más del equivalente a un dólar. La grave escasez de comida y medicinas ha llevado a unos 3,7 millones de personas a buscar mejores perspectivas en lugares como Colombia, Panamá y Perú, en su mayoría hombres jóvenes, el tipo de persona al que intentan reclutar las pandillas. Y los días de trabajo suelen verse interrumpidos por huelgas nacionales.

 

AP Photo: Un niño vuela una cometa en Caracas, Venezuela, el martes 5 de febrero de 2019. (APFoto/Rodrigo Abd)
© The Associated Press Un niño vuela una cometa en Caracas, Venezuela, el martes 5 de febrero de 2019. (APFoto/Rodrigo Abd)

 

Pero conforme el país avanza hacia la anarquía, muchos venezolanos que recurren al crimen se ven sujetos al mismo caos que ha derivado en un colapso social y político.

Las voces críticas culpan a los 20 años de revolución socialista iniciados por el fallecido presidente Hugo Chávez, que expropió negocios otrora prósperos que hoy producen a una fracción de su potencial bajo la gestión del gobierno.

El líder opositor Juan Guaidó inició este año una campaña con apoyo de Estados Unidos y más de 50 países para derrocar a Maduro, que sucedió a Chávez. Sin embargo, aún no ha logrado cumplir sus promesas de restaurar la democracia, reactivar la economía y hacer las calles más seguras.

Debido al caos, la delincuencia ha cambiado más que desaparecer. Aunque se han reducido los robos a mano armada, suben los reportes de robos y hurtos de cualquier cosa desde cables telefónicos de cobre a ganado. El narcotráfico y la minería ilegal de oro se han convertido en actividades por defecto del crimen organizado.

Cuando cae la noche, la mayoría de los vecinos de Caracas abandona las calles en un toque de queda extraoficial temiendo por su seguridad. Pese al descenso significativo en las muertes violentas, los venezolanos tienden a no mirar sus celulares en la calle. Muchos dejan las alianzas de boda de oro y plata en lugares seguros en casa, mientras que otros se han acostumbrado a comprobar si les están siguiendo.

“Venezuela sigue siendo uno de los países más violentos del mundo”, dijo Dorothy Kronick, profesora de ciencias políticas en la Universidad de Pensilvania y que ha realizado una extensa investigación en las barriadas de Caracas. “Tiene niveles de violencia como de una guerra, pero sin guerra”.

“El Negrito” lidera a un grupo de mercenarios llamados los Crazy Boys, una pandilla que forma parte de una intrincada red criminal en Petare, una de las barriadas más grandes y temidas de Latinoamérica. El líder, que aceptó una entrevista con dos compañeros en su escondite en Caracas, dijo que su grupo comete ahora unos cinco secuestros al año, mucho menos que en años anteriores.

“El Negrito” dice que ya perdió la cuenta de cuántas personas ha asesinado

Estos secuestros rápidos son un gran negocio. Normalmente, se captura a la víctima y se la retiene hasta 48 horas mientras sus seres queridos tratan de reunir todo el efectivo que pueden. Los captores se centran en la rapidez y en devolver rápido a la víctima, en lugar de en el tamaño del pago.

El rescate que fijan depende de lo que cueste el auto de la víctima, señaló “El Negrito”, y la operación puede acabar en muerte si no se cumplen sus términos.

Pero como muchos de sus pares, ha considerado dejar el negocio en Venezuela y emigrar.

Algunas personas han dejado el mundo de la delincuencia y buscado trabajo más honrado en el extranjero, temiendo duros castigos en otros países donde hay más cumplimiento de la ley.

Mientras explicaba que le cuesta mantener a su esposa y su hija pequeña, “El Negrito” se pasaba de una mano a otra una pistola plateada. La brisa movía las páginas de una Biblia que descansaba en una cómoda, abierta por los Proverbios.

Robert Briceño, director del Observatorio Venezolano de Violencia, dijo que el declive de los homicidios es una cuestión de economía básica: ante la escasez de efectivo en Venezuela, hay menos que robar.

“De quienes producen la riqueza, ahora ninguno está bien: ni el ciudadano honesto ni tampoco hay oportunidades para el delincuente”, comentó.

Un miembro de los Crazy Dogs que solo se identificó por su apodo, Dog, dijo que no le cuesta encontrar munición para sus armas en el mercado negro. El desafío es pagarlas en un país donde la persona media gana 6,50 dólares al mes.

“Esta pistola antes costaba un billete de estos”, dijo, arrugando un billete de 10 bolívares que ya no bastaría ni para comprar un cigarrillo. “Ahora esto no es nada”.

-vía AP


Loading Facebook Comments ...