Rick Scott: La acción militar de EEUU en Venezuela puede convertirse en una necesidad

No me interesa la “construcción de la nación”. Y como veterano de la Marina, soy muy cauteloso cuando se trata de usar la fuerza militar. Odio decepcionar a quienes quieren que Estados Unidos corrija todos los males del mundo, pero hace mucho tiempo acepté el hecho de que no podemos hacer eso.

Quiero que los EEUU siga siendo un faro de esperanza y libertad, pero simplemente no podemos comprometer fuerzas militares a menos que sea absolutamente necesario.

Lo que me lleva a Venezuela. es que estuve en la frontera entre Colombia y el país caribeño hace unas semanas. Lo que está pasando  es una tragedia humana. Veamos los hechos:

Las Naciones Unidas estiman que 3,4 millones de refugiados han huido del país. Casi el 90 por ciento de la población vive en la pobreza, la escasez de alimentos y medicinas lo que está desesperando a los venezolanos.

Esta es una crisis hecha por  Nicolás Maduro, el despiadado dictador de Venezuela, está matando a sus propios ciudadanos, entre ellos mujeres y niños. Venezuela tiene un líder constitucional legítimo: Juan Guaidó, quien, como presidente de la Asamblea Nacional, el último organismo elegido democráticamente en el país, está obligado  a asumir la administración interina hasta que se realicen nuevas elecciones libres y justas. El presidente Trump ha llamado hábilmente la atención del mundo a la situación y ha acumulado el apoyo de más de 50 países que reconocen a Guaidó.

Además, los demócratas harían bien en estudiar a Venezuela mientras contemplan su coqueteo actual con la idea más desacreditada del siglo XX: el socialismo.

Pero, como dije, no es tarea de los Estados Unidos enviar a nuestros hombres y mujeres jóvenes a un peligro para corregir todos los errores del mundo. Entonces, incluso si concluye que la lista de hechos anterior no justifica la intervención de los Estados Unidos, hay un problema masivo y de gran alcance que aún no he mencionado: nuestro propio interés.

Venezuela está en nuestro hemisferio. Las tropas rusas ya están en Venezuela.

¿Crees que sería de nuestro interés nacional permitir que los rusos,  los cubanos, los iraníes o los chinos, instalen bases militares allí? Puertos navales? ¿Debemos permitir que Hezbollá vague libremente?

Debemos hacer todo lo que esté a nuestro alcance para garantizar que eso no suceda.

Del mismo modo, no queremos una Siria en nuestro hemisferio, un lugar donde las potencias extranjeras y los grupos terroristas pueden establecer un campamento y sembrar la discordia en todo el continente. Considere las ramificaciones que esto tendría para nuestra frontera sur y para la estabilidad de los Estados Unidos. Esto no es complicado.

Solía ​​haber una cosa llamada la Doctrina Monroe; fue enseñado en clases de historia. El presidente James Monroe dejó en claro en su discurso anual ante el Congreso en 1823 que el Hemisferio Occidental estaba cerrado a una futura colonización, y cualquier intento de una potencia extranjera de oprimir o controlar a cualquier nación en el Hemisferio Occidental sería visto como un acto hostil contra los Estados Unidos.

A eso digo: Amén. No tengo ningún interés en dictar nada a la gente de Venezuela, pero creo absolutamente que deberíamos dictar algunas cosas a los rusos, los cubanos y los chinos. No, no le permitiremos establecer una tienda en Venezuela. No le permitiremos que tome el control de ese país y no le permitiremos establecer presencia militar en nuestro hemisferio. Nunca debemos permitir  otra Cuba, y no debemos meter nuestras cabezas en la arena y fingir que no sabemos lo que está pasando.

Cuando se trata de nuestra seguridad, la actual crisis migratoria de Centroamérica en nuestra frontera sur palidecerá en comparación con el éxodo masivo que el régimen de Maduro desatará bajo la dirección de Rusia y Cuba. Los dictadores en América Latina han utilizado efectivamente la migración masiva contra los Estados Unidos una y otra vez.

Para ser claros, respeto a los que son cautelosos sobre los peligros de la intervención militar, generalmente estoy entre ellos, pero es hora de reconocer también que la inacción puede ser un curso igualmente peligroso, si no más. No hacer nada siempre parece seguro, aunque puede ser el curso más imprudente e irresponsable.

Si la causa de la libertad es aplastada en Venezuela y las potencias extranjeras establecen una plataforma de lanzamiento y un puesto de avanzada allí por su hostilidad contra los Estados Unidos, recordaremos la primavera de 2019 y nos preguntaremos cómo es que fuimos tan cortos de vista. , cómo ignoramos la sabiduría del presidente Monroe. Ruego que ese no sea el caso.

Información del El Correo de Washington


Loading Facebook Comments ...