Clifton Ross: Venezuela y las medias verdades de Noam Chomsky

Siendo un joven socialista, el libro “The Washington Connection y Third World Fascism” de Noam Chomsky y su colaborador Edward S. Herman me ayudaron a sumergirme en la cosmovisión de la izquierda antiimperialista. Me mantuve como miembro de esta tendencia política, para quien Chomsky se ha convertido en un héroe intelectual sin rival, durante la mayor parte de mi vida adulta. Es decir, hasta que me enfrenté a la brecha entre sus doctrinas y una realidad en desarrollo de la que realmente sabía algo.

Sigo respetando algunos de los escritos de Chomsky sobre temas como la devastación de Timor Oriental por Indonesia. Pero cuanto más se sabe sobre un tema, más evidente es la selectividad del análisis de Chomsky. Cuando Chomsky argumentó que las atrocidades del 9/11 eran moralmente equivalentes al ataque con cohetes del presidente Clinton a la fábrica de medicamentos Al Shifa en Sudán (y que “nosotros” deberíamos dudar antes de juzgar a “ellos”), su antiguo admirador Christopher Hitchens observó que ” Noam Chomsky no se eleva muy por encima del nivel de la verdad a medias.” Esto, continuó quejándose Hitchens , se había” convertido últimamente en su sello distintivo “.

En retrospectiva, un escritor tan inteligente como Hitchens podría haber notado este hábito antes. En la escritura de Chomsky sobre Camboya (defendida por Hitchens), los Balcanes y varios otros conflictos, la complejidad se derrumbó de manera confiable en una acusación simplista de Occidente en general y de América en particular (independientemente de la afiliación política del presidente en ejercicio). La simplicidad puede ser seductora, especialmente cuando fomenta la indignación moral, y no fue hasta que vi las verdades a medias de Chomsky desplegadas en defensa del régimen bolivariano que comencé a cuestionar la honestidad y el interés de Chomsky en la objetividad.

La simplicidad puede ser seductora, especialmente cuando fomenta la indignación moral, y no fue hasta que vi las verdades a medias de Chomsky desplegadas en defensa del régimen bolivariano que comencé a cuestionar la honestidad y el interés de Chomsky en la objetividad.


Hoy, Chomsky encabeza una lista de académicos radicales que se llaman a sí mismos “El Comité para Salvar a Venezuela”, que firmó y distribuyó una carta abierta en enero en la que “se opone al intento de golpe respaldado por Estados Unidos”. “El gobierno de los Estados Unidos”, comienza la carta con severidad, “debe dejar de interferir en la política interna de Venezuela, especialmente con el propósito de derrocar al gobierno del país”. El 2 de marzo de 2019, Chomsky apareció en la Hora de Radio de Ralph Nader en la emisora KFPK de Los Angeles. Después de 45 minutos de charla agradable sobre la malevolencia de Estados Unidos, Israel y las corporaciones poderosas, Nader abordó el tema Venezuela.

La introducción crítica de Nader al tema comienza a las 46:34, y vale la pena escucharla porque ofrece cierto contraste con la defensa de Chomsky del régimen bolivariano. Nader reconoce la agenda de cambio de gobierno de la administración Trump y la historia sin gloria de la participación de América en América Latina durante la Guerra Fría. Sin embargo, continúa observando que “la corrupción, el colosal mal manejo de Chávez y Maduro han sido tan profundos que no se puede simplemente descartar como consecuencia de la intervención extranjera”. Nader lee acusaciones por la mala gestión del régimen, que incluye “[un] diez [aumento de la tasa de homicidios, estancamiento total, disminución brusca de la infraestructura hospitalaria, antes y especialmente durante [el período] 2000 hasta el presente”. Esta corrupción e incompetencia han dejado el país a merced de lo que el crítico llamó “elite neoliberal”, “compañías extranjeras de petróleo, minería y madera” y “medidas de austeridad al estilo del FMI que parecerán un picnic al lado de la locura de Maduro”. Invitado por Nader a responder, Chomsky comienza diciendo: “Bueno, ya sabes, tomaría un poco de tiempo analizarlo frase por frase y desarmarlo, pero hay algunos comentarios con los que podemos comenzar”. Durante los siguientes seis minutos aproximadamente, recapitula amablemente una serie de verdades a medias usadas por los “antiimperialistas” para defender el régimen bolivariano. Chomsky comienza prometedoramente al admitir que “hubo muchos problemas durante los años de Chávez”. Pero recuerda a sus oyentes que durante esos mismos años “la pobreza se redujo considerablemente y las oportunidades educativas se expandieron enormemente”. Esta es una de las maniobras más comunes adoptadas por los pro-chavistas cuando se cuestionó el triste historial de gobierno del régimen: llamo a este movimiento retórico un llamado a “ Un momento dorado como si fuera  eterno”. Claro, durante los primeros años del auge del petróleo durante una década, la pobreza se redujo y se ampliaron las oportunidades educativas. Cuando miles de millones de dólares inundan una economía, siempre hay un “efecto de goteo” ya que todos los barcos suben incluso en las mareas más rojas. Pero un momento no es una realidad permanente, y las consecuencias del “Momento Dorado de Venezuela” son comparables a la miserable resaca que sigue a una fiesta excesiva. Un intelectual responsable podría preguntarse por la sabiduría de la lógica de esa fiesta, no insistir en que es emblemática de todo el proyecto chavista.

Resultado de imagen para chavez y maduro
Chávez y Maduro

“Se están realizando encuestas periódicas … por Latinobarómetro”, continúa Chomsky, empleando cuidadosamente el tiempo presente antes de regresar a nosotros más de una década después. “Eche un vistazo a sus encuestas durante los años de Chávez: Venezuela se ubicó en la parte superior junto con Uruguay en apoyo popular a su democracia y apoyo popular al gobierno”. Esto, nos enteramos, fue porque “en las elecciones después de las elecciones y el referéndum después de referéndum” el Centro Carter certificó que “las elecciones venezolanas se encontraban entre las más libres del mundo “. Hay tres problemas con esta imagen feliz. El primer problema es que, nuevamente, el pasado se postula para evitar la discusión del presente. Sí, durante el auge del petróleo, una mayoría, como era de esperar, apoyó a Chávez. Como lo señalaron Javier Corrales y Michael Penfold, estados como Venezuela operan bajo un enfoque de “gobernar y relajar”. Durante los auges del petróleo, los gobiernos gastan abundantemente en sus circunscripciones y ganan una inmensa popularidad. Los estudios de Latinobarómetro a los que se refiere Chomsky se realizaron en 2007 en el apogeo del auge de los productos básicos. Pero aquel frenesí ahora ha caído y no dice nada sobre los descubrimientos más recientes de Latinobarometro. Su informe de 2018 mostró que sólo el 12 por ciento de los venezolanos expresaron satisfacción con lo que queda de su democracia. En segundo lugar, las elecciones “libres” no son lo mismo que las elecciones “libres y justas”. Es cierto que votar en Venezuela no es obligatorio. Pero el régimen controla el 98 por ciento de las divisas del país (el dinero del petróleo) que pueden gastar en sus campañas electorales, mientras que a la oposición se le niegan los anuncios de televisión, las cadenas (transmisiones obligatorias), los carteles, el tiempo de radio, por no mencionar las imprentas estatales. camiones para transportar a los trabajadores de la campaña, y a los propios trabajadores que están presionados a trabajar para el partido oficial. ¿Qué significado tiene “libre” en tales condiciones injustas? En 2008, Hugo Chávez declaró “Yo soy la ley … Soy el Estado”. Durante las elecciones presidenciales de mayo de 2018, Maduro prohibió la participación de los partidos de oposición más poderosos y permitió que sólo un hombre se postulara contra él.

 

Resultado de imagen para auge petrolero venezolano

Finalmente, incluso las elecciones libres y justas no son garantes de la democracia sin instituciones robustas e independientes. “No importa quién vote”, se dice que comentó Stalin. “Lo que importa es quién cuenta los votos”. ¿No le preocupa a Chomsky que Chávez se proponga destruir las instituciones de la democracia liberal el día que asumió el cargo (como expresa el extenso trabajo de Alan Brewer-Carias sobre el tema)? Que el Centro Carter certificó las elecciones significa que supervisaron los votos, no las instituciones. Y instituciones como el Consejo Nacional Electoral (CNE) y el poder judicial han estado bajo estricto control chavista, desde el “momento dorado del país” hasta hoy. Por fin, Chomsky trata de describir algunos de los errores cometidos por Chávez, incluido lo que él llama “un fracaso para cambiar la economía colonial”. Chomsky se refiere aquí a la dependencia de Venezuela de un solo producto, el petróleo, a expensas de todos los demás sectores. de la economía. Sin embargo, los gobiernos como el de Noruega también disfrutan de una gran riqueza petrolera, pero han encontrado formas de administrar sus excedentes de recursos y utilizarlos en su beneficio. La economía del petro-Estado ha sido un problema para los líderes venezolanos desde Juan Vicente Gómez en adelante, y nadie ha sido más inepto en su gestión que Chávez. Sin embargo, para que no tengamos la tentación de responsabilizar a Chávez, Chomsky agrega que “Estados Unidos ha estado manejando [la economía] de Venezuela durante un siglo. Desde que expulsaron a los británicos bajo Woodrow Wilson, cuando se descubrió el petróleo … “. Los argumentos de Chomsky siempre toman este giro tarde o temprano. En su mundo, los triunfos de sus naciones favorecidas se describen invariablemente como el resultado de sus propios esfuerzos nobles, mientras que sus catástrofes son responsabilidad de fuerzas poderosas e injustas sobre las cuales no tienen control. Así que los venezolanos se reducen a marionetas en manos de una despiadada élite imperialista estadounidense. Luz Varela, profesora de Historia en la Universidad de los Andes en Mérida, llama a este argumento un “simplismo”. En un documento aún no publicado titulado “Sobre cómo la crisis en Venezuela no ha sido orquestada por la derecha ni por el “Imperio” y otros simplismos “, Varela señala que ha habido una” reciprocidad comercial “entre Venezuela y los Estados Unidos desde la década de 1940, durante la cual” Estados Unidos ha pagado a Venezuela por su petróleo a través de derechos de explotación e impuestos elevados “. Compró ese petróleo a precios de mercado. Esta relación, a su vez, convirtió a Venezuela en un país rico; tan rico que atrajo a un gran número de inmigrantes europeos y latinoamericanos desde la Segunda Guerra Mundial hasta la década de 1980 … ”

 

Resultado de imagen para cne y TSJ

Continúa diciendo que mientras la extracción de petróleo se realizaba a través de compañías extranjeras, “nunca, en el siglo veinte, fueron los pozos o las reservas de petróleo de propiedad  el “imperio”. Los capitalistas tenían que” levantar la industria a través de concesiones. otorgado por el Estado [venezolano] que les permitió explorar, extraer, producir y comercializar el petróleo”. En la década de 1940, las regalías y los impuestos hicieron de esta una empresa 50/50, y las “compañías extranjeras establecieron el capital, asumiendo el riesgo, pagando a los trabajadores, pagando por la infraestructura, reinvirtiendo y pagando impuestos muy altos, y aún así, obtuvieron grandes ganancias “. Todo esto logró que la “Venezuela Saudita” en la década de 1970 fuera la envidia del resto de América Latina, con niveles de vida en  ese tiempo a la par con Canadá y el sur de Europa. No suena tan mal, ¿verdad?  Y difícilmente la versión de la historia de Chomsky dirigida por los “Estados Unidos sobre Venezuela” pasa por alto la Revolución de 1958 y 40 años de gobierno muy independiente, a menudo muy a la izquierda de los gustos de los Estados Unidos. Aun así, las fuerzas militares de EE. UU. nunca invadieron ni se involucraron en la intervención que se observó en otras partes de América Latina durante la Guerra Fría. La amenaza a la soberanía venezolana, curiosamente, vino de la izquierda: la invasión cubana en Machurucuto comenzó una guerra de guerrillas apoyada por Fidel Castro contra la democracia venezolana. Según el ex comandante de la guerrilla y fundador del Movimiento de la Izquierda Revolucionaria (MIR) de Venezuela, Héctor Pérez Marcano, aquello fue instigado por Castro en un intento de obtener acceso al petróleo venezolano. Si Chomsky sabe algo de esta historia, ciertamente no tiene prisa por decirlo. Cosas como los “subimperialismos” solo se arriesgan a complicar una visión sencilla del mundo. Estados Unidos, dice en cambio, ha estado “dominando [a Venezuela] con muchas atrocidades horribles …” en las que no tiene tiempo de meterse. Aunque Chomsky concluye esta digresión al reafirmar sus críticas a Chávez por no diversificar la economía, su lenguaje y el tiempo que asigna en su respuesta a su acusación de malversación en los Estados Unidos, deja al oyente desinformado y dudoso sobre dónde merece concentrarse la responsabilidad moral.

Chomsky también tiene razón al criticar a Chávez por no haber ahorrado dinero durante el auge del petróleo. Pero luego hace la sorprendente afirmación que Chávez “dejó a la clase capitalista sin tocar [y] les permitió enriquecerse durante todo este período …” De hecho, Chávez pasó su tiempo en el poder expropiando a una clase capitalista productiva y entregando esa capital a una emergente clase no productiva y parasitaria, conocida como la boliburguesía, que ahora dirige el país. Chávez expropió todo, desde ranchos hasta industrias enteras, y todo lo que expropió se convirtió en polvo. Trate de encontrar una bolsa de concreto en Venezuela hoy, o aluminio, coque industrial, acero e incluso leche o maíz. Estas son todas las cosas que Venezuela produjo en abundancia antes de la revolución de Chávez e incluso las exportó. Ahora ya no se consiguen o están disponibles sólo como importaciones. La petrolera estatal PDVSA, que alguna vez fue una empresa de clase mundial, está colapsando tan rápidamente debido a la falta de inversión y mantenimiento que ya no puede refinar el gas. En mayo de 2013, Maduro denunció que Industrias Polar, la más grande de las empresas capitalistas restantes que aún no habían sido expropiadas, no producía, sino que estaba “acaparando” y “especulando” sobre los productos, particularmente la harina para las arepas. El presidente de Polar, Lorenzo Mendoza, respondió mostrando documentos en una conferencia de prensa nacional para demostrar que Polar estaba produciendo al 100 por ciento de su capacidad. El motivo de la escasez de harina, explicó, era que Polar representaba solo el 48 por ciento de los molinos de harina; el 52 por ciento restante era de propiedad estatal, y no producían nada. “Le preguntaría al presidente Maduro cuándo los inspeccionará, ya que hemos sido inspeccionados 1.500 veces. Quiero saber cuántas inspecciones han sido sometidas las fábricas de propiedad estatal .”

 

Resultado de imagen para bolivares y dolares

“Después de la muerte de [Chávez]”, continúa Chomsky, “un par de años después, los precios del petróleo bajaron y … el gobierno tuvo que ir a los mercados crediticios internacionales”. De acuerdo, pero Chávez comenzó su imprudente serie de préstamos siete años antes y su deuda alcanzó su punto máximo cuando los precios del petróleo todavía estaban en sus máximos históricos. En el transcurso de su gobierno, que terminó cuando los precios del petróleo aún superaban los $ 100 / barril, la deuda del gobierno se duplicó y la producción de petróleo disminuyó rápidamente debido a la falta de reinversión, y porque Chávez había despedido a todos los trabajadores petroleros competentes en el momento en que los precios del petróleo se estaban preparando para dispararse. ¿Y por qué Chomsky sólo está interesado en las agencias internacionales de crédito? Mientras que los bonos emitidos por esas agencias representan alrededor de $ 60 mil millones en préstamos, la BBC coloca la cifra de lo que Venezuela le debe a China y Rusia en $ 140 mil millones. Pero en realidad nadie lo sabe, ya que el gobierno no ha publicado ningún dato económico desde 2015. Chomsky continúa criticando las sanciones estadounidenses  (“duras, brutales, devastadoras”), pero no menciona que fueron los sectores de la oposición venezolana, alarmados de que Maduro arrastrara al país a estar más endeudado sin que la Asamblea Nacional pusiera frenos a ellos , quien instó al gobierno de Obama a poner fin a nuevas renegociaciones de la deuda. Tampoco explica que se vieron obligados a hacer esto porque Maduro tenía todos los actos de la Asamblea Nacional dominada por la oposición (elegida en diciembre de 2015 con una mayoría de dos tercios en las elecciones con una participación de votantes históricamente alta del 75 por ciento) anulados  por el Supremo Tribunal de Justicia. Al igual que el boicot internacional al Apartheid South Africa que exige el ANC, estas sanciones han tenido un impacto negativo en el país, pero es absurdo sugerir, como lo hace Chomsky, que  “convirtieron una crisis en una catástrofe humanitaria”.

 

Lo que provocó la catástrofe humanitaria fue el saqueo de más de US $ 475 mil millones de la tesorería nacional durante los 14 años de mandato de Chávez. Eso representó el valor de nueve años de importaciones de comida que podrían haber alimentado al país. Sin duda, esto es solo una fracción del dinero total desperdiciado en programas que no produjeron ningún desarrollo a largo plazo, sino al contrario incompetencia, desperdicio, patrocinio a clientes, sobornos, misiones que no dieron lugar a fines claros, todo lo cual se ha desarrollado en un entorno de total impunidad. Es probable que Chomsky tenga razón en que las nuevas sanciones bajo Trump harán la vida considerablemente más difícil para los venezolanos comunes, pero ciertamente se equivoca al describirlas como “un esfuerzo por hacer que la población se someta a la sumisión”. Un 80-90 por ciento de los venezolanos quieren deshacerse de Maduro y entienden que las sanciones son un torpe intento de Trump para lograr ese fin. A medida que se apresura, Chomsky finalmente dirige su atención a Maduro, calificando sus políticas de represivas y “espantosas”, pero, oye, ¿qué se puede esperar de los venezolanos cuando son sometidos a una “constante subversión” y críticas en los medios de comunicación occidentales?  “¿Alguien -él quiere saber-, “alguna vez ha retirado sus elogios por el golpe militar?” En 2002, la oposición venezolana intentó derrocar a Chávez y lo logró brevemente. A partir de ese evento, Chomsky hace girar toda una historia “de subversión, sabotaje, problemas internos y errores …” Y ahora, Chomsky se lamenta, “los medios internacionales hablan sólo por la oposición”. Tal vez sea porque el gobierno de Maduro ha cerrado los periódicos de la oposición. en el país, atacaron y censuraron publicaciones en línea, y encarcelaron a periodistas críticos con cargos falsos.

Resultado de imagen para bcv

 

El objetivo de la trama imperialista, concluye Chomsky, es “el regreso de Venezuela al tipo de circunstancias que se ven en algunos de los otros países de la región dirigidos por Estados Unidos. Si desea ver atrocidades, crímenes, etc., simplemente observe los países donde Estados Unidos ha mantenido el control. Los países de América Central”. Es cierto que a Honduras no le está yendo bien, pero otros estados amigos de los Estados Unidos como Chile, Colombia, Perú, Panamá están experimentando un aumento constante en el nivel de vida, quizás gracias a que son clientes de los Estados Unidos y no han sido manejados por los chavistas bajo la tutela de los cubanos durante 20 años. Los venezolanos podrían decir: “Deberíamos ser tan afortunados”. Y, con eso, los seis minutos de desinformación de Noam Chomsky llegan a su fin. Nader agradece a su invitado y lo describe como “una voz de intelecto y razón elevadas y una interpretación objetiva que es rara hoy en día en el discurso público”. Esta opinión está alarmantemente extendida. Ya en 1979, el New York Times describía a Chomsky como “posiblemente el intelectual con vida más importante en la actualidad”. Esa línea aparece de manera confiable en los numerosos y halagadores perfiles de Chomsky (generalmente en publicaciones que él califica incesantemente). El ensayo del marxista William Robinson en el que atacaba a los apologistas occidentales del dictador nicaragüense Daniel Ortega podría haber sido escrito sobre Chomsky: “De acuerdo con el punto de vista maniqueo e infantil de una parte importante de la izquierda de los EE. UU., el mundo es blanco y negro y hay buenos y malos. Esta es una plantilla en la que todo debe encajar con el dogma político”.

Richard Hofstadter nos advirtió sobre personas como Noam Chomsky en su gran libro “Anti-Intellectualism in American Life”. “Si hay algo más peligroso”, escribió, “para la vida de la mente que no tener un compromiso independiente con las ideas, es tener un exceso de compromiso con alguna idea especial y restrictiva”. Noam Chomsky se ha comprometido con la idea especial y restringida que las democracias liberales son simplemente una estafa para las camarillas capitalistas que manipulan a un público inconsciente mientras llenan sus bolsillos con dinero en efectivo. Y sobre esta base, ha pasado su carrera atacando los crímenes y la incompetencia de los Estados Unidos, y excusando lo mismo en sus enemigos. Esto es, por decirlo así, una visión reduccionista e infantil, incapaz de acomodar las complejidades de las realidades nacionales y geopolíticas. También deja a los que lo veneran como incapaces de comprender el significado del desastre que se desarrolla hoy en Venezuela, al que Chomsky y sus seguidores miran con solo un indicio de comprensión.

 

El original en inglés con los enlaces se puede leer acá:


Loading Facebook Comments ...