Expulsión provoca indignación en los eurodiputados y así actuarán

El eurodiputado del PP, Esteban González Pons declaró a su llegada a Madrid tras ser expulsado anoche de Venezuela que se trata de la experiencia “más incómoda, desagradable y triste” que ha tenido que vivir.

El grupo, en el que  le acompañaban la holandesa Esther de Lange, el portugués Paulo Rangel y los españoles José Ignacio Salafranca, Juan Salafranca y Gabriel Mato, había recibido una invitación por carta de la Asamblea Nacional y pretendía reunirse el martes con el presidente reconocido por la UE Juan Guaidó, que el pasado 23 de enero desafió a Nicolás Maduro al jurar como jefe de Estado interino del país.

“El dueño de la casa me invita a entrar, pero hay un bandido en la puerta”, ha señalado Pons, en alusión a Guaidó y Maduro. Durante la visita también tenían previsto intentar ver al opositor Leopoldo López, en arresto domiciliario.

Pons ha explicado este lunes en la sede del PP, poco después de aterrizar en Madrid, que al aterrizar en Caracas, les retiraron los pasaportes, intentaron revisar sus teléfonos móviles y hacerles un control de drogas (que no llegó a ocurrir)”. “Íbamos con espíritu de colaborar, no de provocar. Cuando un país cierra las ventanas y apaga las luces es que va a pasar de las palabras a los hechos”, advirtió, en alusión al régimen chavista. El sábado, viajarán a Colombia para participar en el intento de envío de ayuda humanitaria a Venezuela.

El vicepresidente del Grupo Popular Europeo ha pedido a la UE y a España que salgan del llamado grupo de contacto, que trata de establecer una dinámica política entre las partes para llegar a la convocatoria de elecciones en Venezuela lo antes posible. Pons ha pedido, asimismo, que se retire las credenciales a todos los embajadores de Maduro en la UE. Estados Unidos ya lo ha hecho. 

Hace diez días se celebró en Montevideo una reunión alentada inicialmente por México y Uruguay y apoyada por Bruselas para explorar las posibilidades de una mediación entre las partes. Sin embargo, la iniciativa se puso en marcha sin respaldos definidos.

El canciller venezolano, Jorge Arreaza, aseguró que los representantes europeos habían sido avisados antes del viaje de que se le impediría la entrada y arremetió contra la delegación.

“Por vías oficiales diplomáticas, las autoridades del Gobierno Bolivariano de Venezuela le notificaron hace varios días al grupo de eurodiputados que pretendía visitar el país con fines conspirativos, que no serían admitidos y se les instó a desistir y evitar así otra provocación”.

El propio Guaidó consideró que la misión invitada por el Parlamento fue “expulsada por un régimen aislado y cada vez más irracional”. “Es el usurpador quien eleva el costo a lo que es un hecho: la transición. Ejerceremos toda la presión necesaria para lograr el cese de la usurpación”, insistió.

EFE


Loading Facebook Comments ...