Precios del petróleo ponen a sudar frío a Maduro

Los precios del petróleo tiene una caída que nadie se esperaba. Este martes 18 de diciembre amplió el lapso de sus recurrentes retrocesos con el crudo Brent, referencia mundial para Europa, cayendo a su nivel intradiario más bajo desde octubre del año 2017.

El índice del Mar del Norte bajó desde un máximo de 86,74 dólares por barril a principios de octubre hasta un mínimo de 57,20 dólares. La tendencia negativa prevalece a pesar de los anuncios de la OPEP y sus aliados para reducir las cuotas de bombeo a principios de este mes.

De acuerdo a la visión de los analistas, los mercados de crudo “vienen siendo afectados por la venta masiva en las acciones globales y el incremento de la producción en países fuera de la OPEP, especialmente en los Estados Unidos, nación en la que según la Agencia Internacional de Energía se registra un impulso importante de producción”.

De hecho, este organismo determinó que ese país terminará el año como el principal productor de crudo del mundo, con un récord de 10,88 millones de barriles por día (bpd).

Golpe a los precios del petróleo

La producción de crudo promediaría 12,06 millones de bpd en 2019, un alza de 1,18 millones de bpd respecto a este año, y frente a un pronóstico previo de aumento de 1,16 millones de bpd. Esto influye directamente en los precios del petróleo.

Según explican, la revolución del esquisto ayudó a Estados Unidos “a producir una cantidad récord de petróleo en 2018 y a desbancar a Rusia y Arabia Saudita como mayor productor del mundo”.

Los precios del petróleo se van al suelo en el 2018.

Se estima que la demanda de petróleo en este país aumente en 330.000 bpd a 20,81 millones de bpd en 2019, por encima de su estimación anterior de un alza de 220.000 bpd. Al cierre del año, la demanda de petróleo en Estados Unidos subiría en 520.000 bpd a 20,48 millones de bpd, con lo que se eleva ligeramente su pronóstico anterior de un alza de 510.000 bpd a 20,47 millones de bpd, según se conoció.

Revisiones

El ministro de Energía ruso, Alexandr Nóvak anunció que revisó ligeramente al alza las proyecciones de producción del petróleo y gas condensado para este año.

“Por lo que respecta al crudo y el gas condensado, esperamos llegar a 556 millones de toneladas al cierre del año, unos 10 millones de toneladas por encima del volumen de 2017”, declaró el titular al reunirse con miembros del grupo parlamentario Rusia Unida.

En octubre, Nóvak dijo que la producción del petróleo se situaría entre 553 y 555 millones de toneladas en 2018. De cara a 2019, admitió que “mucho dependerá de las decisiones que se tomen para coordinar las acciones en el mercado” en el marco del grupo OPEP”, sostuvo.

“El pronóstico es de 555 a 556 millones de toneladas, pero podría revisarse a la baja —en tres o cuatro millones de toneladas, creo que hasta 552 (millones)— debido al recorte de la producción”, señaló el titular. Sobre el gas natural, Nóvak espera cerrar el año con “un resultado alto, casi un récord histórico para el sector, de 723.000 millones de metros cúbicos”, calculó.

La cifra supone un incremento del 4,6% en relación con los 691.100 millones de metros cúbicos que el país produjo en 2017. También dijo que la exportación del gas se anotará un crecimiento del 9,3% en 2018, de 224.000 a 245.000 millones de metros cúbicos.

Fuente: Noticias al Día y a la Hora


Loading Facebook Comments ...