Baldo Martinez (contrabajista): “Hago la música que me gusta, la que quiero y con la que me identifico”

Después de once años de no grabar con su propia banda, lo que no ha impedido en modo alguno que haya desarrollado otros interesantes proyectos, el contrabajista Baldo Martínez edita ‘Vientos Cruzados’ un disco en el que se contienen todas las esencias musicales del músico de origen gallego.

Ha tardado once años en editar un nuevo disco con su banda ¿a que se ha debido tanto tiempo de espera?
El hecho de no haber grabado en los últimos años con mi grupo no quiere decir que estuviese parado. Desde el anterior disco han surgido otros proyectos, tanto propios como compartidos y colaboraciones, Projecto Miño, Triez, MBM, ZAS Trío, Sons-Nus, Iberia Trío con Joachim Kuhn, Cuarteto Europa…muchas veces tenemos que actuar en función de cómo van surgiendo las cosas y en esta etapa han surgido muchas opciones que han supuesto un enriquecimiento de experiencias que creo también quedan plasmadas en Vientos Cruzados.

Aquí se presenta con una nueva formación, ¿Qué ha buscado con sus nuevos miembros?
Músicos afines a mí música, por ello están dos que me llevan acompañando muchos años y en diversos proyectos, y el joven Juan Saiz que además de ser conocedor de mi música aporta otra visión con perspectiva, además de lo que supone la introducción de una flauta en el grupo, para mi otro desafío como la falta de instrumento armónico.

El disco lo grabó en un día. Había mucha prisa o había poco dinero. 
Un poco de las dos cosas. De todas formas grabar en un día o dos no supone adelantar mucho en el tiempo, pero económicamente es el doble de presupuesto y sacar un disco supone una inversión que a los músicos en la actualidad nos cuesta asumir. Así todo, la música salió fluida en una sesión y si es así, eso es lo que te marca verdaderamente el tiempo.
Actualmente es casi una exigencia tener nuevo disco para poder presentarte en un festival o casi en cualquier tipo de programación, da lo mismo que hayas grabado anteriormente decenas de discos, es meter a la música como arte, en el ámbito de las modas y “los nuevos productos de temporada”, la ley de la oferta y la demanda en una sociedad de consumo, la velocidad de vértigo en la que vivimos. Antes un disco era algo que adquirías y lo escuchabas y re-escuchabas durante meses, y aún ahora puedes volver a hacerlo y lo disfrutas, pero actualmente a la gente se le vende la música como un producto de usar y tirar, una semana a lo sumo para disfrutarlo.

http://www.distritojazz.com/wp-content/uploads/distritojazz-entrevistas-Baldo_Martinez_Grupo.jpg

El Baldo Martinez Grupo en plena actuación.

Piensa como el poeta que “En el abismo está la salvación”. 
No en el propio abismo, y no la salvación, pero siempre estamos al borde de él para recordar que estamos vivos. Cuando haces música asumes riesgos, o por lo menos deberíamos asumirlos y eso es lo que nos mueve a la hora de crear algo, por eso el abismo.

Como amante del riesgo que es (al menos en la musical) le gusta saber que hay agua en la piscina o se lanza a estrellarse si es necesario. 
Hombre, el riesgo lo considero necesario para cualquier actividad creativa, pero tampoco hay que ser un suicida, tenemos que tirarnos y no esperar en la orilla a que todo pase, y por supuesto con agua en la piscina.

Ha hecho el disco que ha querido, que ha podido o que le han dejado. 
Cuando hago música, hago la música que me gusta, la que quiero y con la que me identifico. Dedicándome al Jazz sería algo tonto no hacer la música que quieres. Y con relación a la que he podido, me hubiese gustado poder hacerla con más tiempo y desarrollarla más, de hecho ahora lo está más que cuando se grabó, y lo estará más aún dentro de un tiempo, pero como comentaba antes las cosas van a demasiada velocidad y no se permite que uno pueda trabajar con la tranquilidad que le gustaría.

‘Vientos cruzados’ puede tener una lectura positiva o negativa. Cuál es su mirada a esos vientos (o acaso caminos) cruzados. 
Es una mirada positiva, es un cruce enriquecedor, donde se juntan tendencias y experiencias que te aportan muchas cosas, y algunas incluso en contraposición, pero siguen siendo enriquecedoras, según como las tome cada uno, y en este caso van por ahí. En todo caso sería un cruce de caminos.

Leyendo los títulos de los temas y escuchando el disco le ha salido un disco muy ‘existencialista’ ¿Es su estado de ánimo?
Posiblemente, al fin y al cabo la música refleja normalmente un estado de ánimo, te emocionas con ella. De todas formas yo no lo definiría como un disco existencialista, simplemente el reflejo de un momento, o de una etapa de la vida de cada uno, siempre es así ¿no? o casi siempre.

¿Qué busca en su música?
Como antes decía: emocionarme y con ello emocionar a quien la escucha. Esto es en síntesis, después hay muchas otras cosas con las que te encuentras en el camino y son las que perfilan tu trabajo y lo que lo define, pero eso creo que nos llevaría otra entrevista.

La poesía es su fuente de inspiración o sólo es un pretexto.
En la poesía siempre he visto y escuchado mucha música, y creo que en la música hay mucho de poesía, por eso me gusta buscar un complemento poético a la música, otra manera de expresar esas emociones. Para mí es importante.

Que le unía, si es que la unía algo, a José Hierro. 
La admiración hacia un poeta, a alguien que sabe expresarse con palabras y que consigue de alguna manera, esa emoción que recibo de la música. Algo que la complementa.

¿Cómo es su proceso de composición; va primero el título y después la música o es el revés?
La música siempre va antes aunque en ocasiones hay algún título de partida, pero en este caso no, es la música la que me sugiere el título.

¿Cómo hace para seguir grabando en una discográfica y no tener que recurrir al micromecenazgo como le está sucediendo a muchos músicos de jazz?
Bueno, las cosas han cambiado mucho en los últimos años, este disco es una producción mía y el mecenazgo es propio, me refiero que es al esfuerzo mío, de mis músicos y sobre todo de los que viven conmigo, mi familia. He tenido que asumir los gastos de la producción y los músicos han hecho el trabajo sin nada material a cambio. Esta es otra de las razones de porque no he publicado antes, necesitas tiempo y dinero para preparar un proyecto de este tipo. También la discográfica hace posible que esto sea una realidad aunque ahora está muchísimo más limitada para hacerlo. Supongo que el próximo disco tendrá que ser con micromecenazgo, cada vez es más difícil poder editar discos para mostrar tu música, y es una necesidad vital para mi además de la necesidad para generar trabajo.

¿Se siente aislado por el tipo de jazz que hace?
En España sí, no es que en el resto de los países sea el paraíso pero creo que decir que España es un país conservador en el ámbito del Jazz y de la música en general, no es ningún descubrimiento. Y lo malo es que esto no es por el público al cual creo que se le infravalora, sino por los medios de comunicación en general, los responsables en las programaciones, y unas instituciones públicas muy irresponsables a mi modo de ver. Como dice un amigo músico de aquí, que le gustaría que en este país no se pusieran tantas dificultades a la hora de hacer música, y su deseo, y también el mío es vivir en un país donde no se vea como una cosa rara, en muchos casos, hacer esta música. Por suerte cada vez me encuentro con más gente que disfruta con ella y la considera como algo normal, además de encontrarme cada vez con más músicos que exploran en este ámbito.

¿Ha podido presentar su disco en directo de una manera, digamos, razonable?
Si por razonable entendemos un concierto en un escenario en condiciones para hacer música, con buen sonido y con un público interesado por lo que va escuchar y disfrutando hasta la última nota, te diré que sí, sin ir más lejos hace unos días en un centro cultural en Madrid donde mantiene un ciclo desde hace más de 10 años -Encuentros culturales Portugalete- con un concierto de Jazz al mes donde la gente disfruta de la música, y con un auditorio lleno. Esto lo veo más que razonable, pero si hablamos de presentar un disco en directo con un despliegue de prensa, difusión con buenos medios, etc…..pues no, de hecho muchas veces se hacen presentaciones de disco en directo muchos meses después de haber salido, e incluso algunos medios no reflejan la noticia hasta ese momento.

Es más fácil grabar un disco en España o presentarlo en directo. 
Difícil me lo pones, cualquiera de las dos cosas es bastante difícil, y en la actualidad más complicado todavía.

¿Qué aprendió de su paso como responsable musical de Imaxinasons?
Muchas cosas….cómo funciona la organización de un festival por dentro, cuales son las dificultades para diseñar una programación, y no solo hablo de las económicas, la satisfacción de como el público descubre en directo músicos que le emocionan y no había tenido posibilidad de escuchar antes, de cómo descubren esa música. Y por otro lado lo complicado que es trabajar con una institución pública y lo alejados que están de la realidad, en este caso del Jazz.

Fuente: http://www.distritojazz.com/entrevistas-jazz/baldo-martinez-contrabajista-hago-la-musica-me-gusta-la-quiero-la-me-identifico


Loading Facebook Comments ...